Masa crítica y legitimidad en CDMX

Masa crítica y legitimidad en CDMX

Foto: Internet

20-02-2017

La Novena Encuesta realizada por la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, levantada entre el 7 y el 9 de febrero de 2017, para medir las preferencias electorales de los capitalinos hacia las elecciones del 2018, plantea interrogantes que merecen respuestas.

En primer lugar, el hecho de que sea la novena encuesta en torno al tema electoral habla de cuestionables prioridades políticas y presupuestales de este gobierno. ¿La Asamblea Legislativa fiscaliza el uso de semejante uso de recursos públicos-en tiempos de extrema austeridad presupuestal nos dice el propio Mancera-siendo ésta la novena encuesta, y presumiblemente no será la última hasta el día de la elecciones del 2018? Las encuestas son un instrumento necesario de gobierno, sin duda. Pero, ¿la novena, y en materia electoral, en la ciudad? Posiblemente estemos ante un abuso presupuestal injustificado y un factor de cuestionamiento a la credibilidad del propio mandatario local.  

Ahora bien, los datos que arroja la encuesta son interesantes, especialmente si se comparan con los últimos comicios constitucionales en la ciudad: la elección de constituyentes en junio de 2016. Ambos ejercicios arrojan datos acerca de hacia dónde se dirige el electorado capitalino. Veamos: 

                                         Morena  PRD   PAN   Indep. PRI  Otros

Junio 2016                      33%        28%     9%      8%    7%   10%

Febrero 2017                  30%       18%     12%     7%    6%    8%

La encuesta confirma la tendencia del electorado que se definió en la elección de 2016 y que se mantiene en la encuesta de 2017. Morena ocupa un primer lugar cómodo en las preferencias electorales de los capitalinos (con Ricardo Monreal como el candidato más favorecido para jefe de Gobierno), el PRD en segundo lugar (con Alejandra Barrales como favorita de ese partido), el PAN en tercer lugar, la preferencia por un independiente en cuarto lugar (en ambos eventos) y el PRI en el quinto lugar. El resto de los partidos suman entre todos juntos del 8% al 10% de los votos.

La única anomalía electoral corresponde al PRD. La diferencia de 10 puntos entre una elección (2016) y una encuesta (2017) se explica por su capacidad de compra de votos. Solamente así se puede explicar esa diferencia, cuando el resto de los competidores tienen electores bastante estables.

Lo que los datos también confirman es que el cuarto lugar en la Ciudad de México lo ocupa el sentimiento  a favor de candidatos sin partido, numéricamente antes del PRI y después de Morena, PRD y PAN. Tanto en 2016 como en 2017 la gran masa crítica en la ciudad sigue prefiriendo candidatos sin compromisos partidistas. Es una masa crítica que está exigiendo una representación en el esquema de toma de decisiones en la ciudad, del cual está excluida en este momento. Por ejemplo, aunque esa masa crítica obtuvo el cuarto lugar en la elección para la Asamblea Constituyente, pero debido al mecanismo de cómputo y reparto de curules, quedó excluido de la Asamblea y, por tanto, no tuvo representación en el debate constituyente.

Para empezar la tarea de inclusión efectiva en el debate capitalino, pasando ahora por la aprobación de las leyes secundarias de la Constitución, habrá que contar con un mecanismo que incorpore a esa masa crítica que representa una franja importante de la ciudad. De no lograrlo, persistirá que falta de credibilidad en la toma de decisiones de la burocracia política capitalina.

@rpascoep

Notas Relacionadas

En el filo

Ricardo Pascoe