Oaxaca y su crisis turística

Oaxaca y su crisis turística

Foto: Internet

 

Los pronósticos más conservadores indican que el turismo en Oaxaca va en picada. Los estragos de las manifestaciones y bloqueos de los maestros de la CNTE han ahuyentado a los visitantes nacionales y extranjeros. Tan sólo en Huatulco, las cancelaciones de vuelos y reservaciones de hoteles van -hasta el momento- en un 50%, nos reveló José Luis Ortiz, Presidente de la Ruta de la Costa. En la capital del estado sólo están ocupadas 300 de los 6 mil cuartos de hotel disponibles.

Dicha ruta, integrada por los pueblos de Huatulco, Puerto Ángel, Zipolite, Mazunte (recientemente designado Pueblo Mágico), Puerto Escondido y las Lagunas de Chacahua, sufre las consecuencias de la insensatez de los maestros que se han apostado por las principales carreteras de Oaxaca y mantienen en vilo a la población ante la escasez de alimentos y combustible.

José Luis Ortiz se detiene cuando se le cuestiona la cantidad de personas que podrían irse a la calle ante la falta de visitantes y de ingresos económicos. La apuesta, dice, es que se resuelva el conflicto en esos días porque las vacaciones de verano ya están a la vuelta de la esquina.

Es un mensaje esperanzador pese a la terquedad de los líderes magisteriales que participan en el diálogo con el Secretario de Gobernación. Miguel Ángel Osorio Chong, cuyos oficios de conciliador se ha visto limitados.

Y en esta réplica de opiniones, surge la del conocido periodista de televisión, Jorge Zarza Pineda, quién el pasado 22 de junio en un evento del Senado de la República, criticó la violencia ocurrida en Nochixtlán donde dos colaboradores de TV Azteca, Fernando Albarrán y Pedro Cortés, fueron secuestrados por los maestros.

Al recibir la Presea Ricardo Flores Magón, Zarza Pineda condenó las acciones que “sólo desprestigian al movimiento magisterial”. En sus mocedades, el Conductor de Hechos AM participó activamente, al lado de su señora madre, María del Carmen Pineda, en algunas marchas y plantones en la Plaza de Armas de su natal Cuernavaca, Morelos. Ella fue maestra de primaria durante 30 años.

“Ahí pasé -dice el comunicador- con ella y con los hijos de otros maestros, muchas noches en la oscuridad iluminada por quinqués, dormido sobre cobijas para mitigar la dureza del cemento, arrullándome con las gargantas que entonaban ‘Vencereeemos, venceremos, mil cadenas habrá que romper…’

Zarza se dice a favor de las manifestaciones, como aquellas donde participó Doña Melus, como cariñosamente le llaman a su madre, donde no rompían vidrios, ni saqueaban comercios. Se declara absolutamente en contra de los actos vandálicos y de los monólogos donde sólo un interlocutor quiere imponer su postura.

Cuando las manifestaciones son infiltradas por vándalos, golpeadores y agitadores, “el objetivo legítimo de expresarse se prostituye”, expresó el periodista egresado de la Carlos Septién García.

Notas Relacionadas

Pase de Abordar