Enseguida, encontró chamba

Enseguida, encontró chamba

Foto: Internet

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que Sergio Olvera Quintana agradece a haber cumplido una promesa que hizo hace 20 años con Javier Trevizo: estar trabajando juntos de coaches en un equipo grande. Este 2018, los amigos estarán en Liga Mayor con las Águilas de la Universidad Autónoma de Chihuahua, Trevizo como Head Coach y Olvera como Asistente de Head Coach.

Este viernes 11 de mayo, Olvera firmó contrato con la UACh, además para encargarse del puesto de Coordinador Ofensivo y también coordinar todo el programa de Infantiles y Juveniles de la Institución.

Sergio Olvera tiene actualmente 45 años de edad, 31 de los cuales ha sido entrenador de football americano. Jugó Liga Mayor en Águilas Blancas del IPN de 1992 a 1996, fue novato del año y cinco veces seleccionado del Politécnico y tres veces fue Selección Nacional.

Como coach comenzó desde muy joven, en 1987 con el equipo más pequeño de Redskins. Ya en ONEFA, fue entrenador de Liga Mayor en 1997, un año después de terminar su elegibilidad. Con el Coach Jacinto Licea fue el encargado tres años consecutivos de los corredores.

Para el año 2000 se integró al staff de Borregos Ciudad de México, bajo el mando de Antonio Martínez Celaya. Posteriormente se fue con Borregos Toluca que estaban dirigidos por el legendario Adolfo Jamal.

Posteriormente fue durante tres años Coordinador Ofensivo de Pumas Acatlán. Mismo puesto desempeñó en Linces de la UVM, Águilas Blancas del IPN y a partir de 2015 fue por primera vez Head Coach de un equipo de Liga Mayor con los Toros Salvajes de la Universidad Autónoma de Chapingo.

A partir de este viernes está con su amigo Trevizo con las Águilas de Chihuahua.

Manifestó estar muy contento y motivado por reunirse con Javier Trevizo, pues es algo que deseaba mucho, fue una promesa que le hizo hace 20 años cuando jugaban en Europa, de poder estar entrenando juntos en un equipo grande.

El equipo actualmente está en la etapa de primavera y ya van a comenzar a establecer el sistema.

Hay más de 80 jugadores, de buena talla, grandes atletas y se dice sorprendido del físico del equipo, pues ve chamacos muy grandes, afirma el nuevo Coordinador Ofensivo de las Águilas UACh.

“Me da mucho gusto de ver las grandes cualidades del quarterback Randal Mendoza que va por su sexto año, y estoy súper sorprendido de cómo Dios hace las cosas, porque Javier (Trevizo) convenció en diciembre pasado a mi sobrino (Luis Ángel Olvera) de venir a jugar a Chihuahua y luego de mi salida intempestiva de Chapingo, ahora yo estoy también aquí, coincido con mi sobrino al que he seguido muy de cerca”, declara Sergio Olvera.

Y es que el novato mariscal de campo fue el jugador más valioso de la Intermedia de FADEMAC en la pasada temporada jugando con Bucaneros de Satélite. Ahora en Liga Mayor decidió irse a Chihuahua con las Águilas Negras.

“Dios es grande y nosotros vamos a hacer cosas grandes en Chihuahua”, afirmó un Sergio Olvera intenso como siempre, con un ánimo que contagia y que sin duda lo pueden llevar a hacer bien las cosas junto con su amigo Javier Trevizo para beneplácito de las Águilas UACh y sus aficionados iniciando desde la próxima temporada de Liga Mayor que arranca en septiembre.

Como podemos ver, Sergio Olvera, se quedó sin chamba, y una semana después encontró un lugar donde desarrollar su potencial como coach. Eso significa que sin lugar a dudas, es un excelente coach que sabe trabajar y sin dudas encontrará éxitos en donde se encuentre. Yo lo siento por quienes no valoraron su trabajo, lo dejaron ir, y…a ver qué pasa con ellos. Ni modo.

 Agradezco su atención a la presente colaboración, y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas