Y conste que no es chisme

Y conste que no es chisme

Foto: Internet

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

 

En esta ocasión les platico que si bien la prensa tradicional ha difundido a través de sus espacios lo acontecido en el marco de la XLI Asamblea de la ONEFA, las reacciones en las redes sociales son las que han permitido dar a conocer de inmediato el sentir de la gente que permanece involucrada en el football americano de México. Llámese deportista, exjugadores, aficionados, o personas que hacen periodismo cibernético.

Y como en toda democracia, hay diversas opiniones tan respetables unas como otras. Sin embargo en esa democracia también debe privar la responsabilidad ética de quien comunica.

Señalando objetivamente hacia donde la mayoría, y las voces autorizadas (ex deportistas) han delineado su postura. Y en este sentido se coincide en puntualizar que los directivos y un grupo de entrenadores no tuvieron la capacidad de construir un esquema que permitiera, si ya no unificar el football americano, si permitir que continuara la interacción de las dos ligas hasta aumentar el número de juegos que fuera necesario en bien del football, jugadores y afición.

Los adjetivos para el nuevo presidente del organismo así como para los 8 entrenadores que votaron por el NO, han sido devastadores en las que su dignidad y la de sus instituciones han quedado en entredicho por quienes así se han manifestado. Incluso, aunque no me sorprendió pues por lo general el deportista es valiente y su deseo, a diferencia de los de pantalón largo, es medirse con los mejores del país. En las redes sociales hay declaraciones de jugadores Pumas que SI quieren la reunificación y quieren que se hagan campeonatos de verdad.

Después de lo que ha sucedido en México con el football americano estudiantil, sinceramente creo que el deporte se encuentra en una disyuntiva y las autoridades tanto de la ONEFA como de la FMFA no van a hacer nada, pero para los jugadores, las instituciones que SI quieren la reunificación, el aficionado que en su mayoría también quiere ver jugar a los mejores equipos del país en un solo circuito hay una opción. O cada quien desde su trinchera alienta el cambio para la realización de un nuevo congreso extraordinario; de solicitar la remoción de directivos y coaches que les tiembla la mano para resolver “ganar-ganar”; así como hacer un reiterativo llamado a las máximas autoridades de las instituciones educativas para que se involucren; o… perdemos todos, seguimos otros diez años de contemplativos y seremos la generación del fracaso y la frustración, del olvido, del bostezo, del confort, de  los que nunca hicieron nada y donde nunca paso nada… solo la mediocridad.

Tras la resolución de la ONEFA en su Congreso anual quedó confirmado que México nunca será un país solidario. Quizá lo que sucedió en el seno de sus deliberaciones fueron muchos factores, pero el que predominó fue el de la mediocridad, el de la sinrazón de la cerrazón a una enorme posibilidad de contribuir al desarrollo del futbol americano del país de una vez y para siempre.

Pero no, nuestro problema es cultural. ¿Por qué no jugar, si los niveles competitivos hoy son muy similares en ambas organizaciones? ¿Por qué no encontrar la debida medida que ayude a los jugadores, a las instituciones y al futbol? ¿Por qué no ir en un ganar – ganar y preferir el perder – perder?

¿Por qué no convertirse esta generación de directivos y coaches en el parte aguas del football y preferir la comodidad de la zona de confort y la de la cerrazón a la sin razón.

Lo vivido en el último Congreso de la ONEFA no honra de ninguna forma los 40 años de nacimiento de este organismo que surgió en el año de 1978 en la ciudad de Saltillo, Coahuila. Al contrario, nos muestra una cara que no se parece en nada a la de los fundadores: coaches, directivos y jugadores.

Ya no son los mismos, por supuesto. Pero la verdad nunca leí  o escuché  llorar a un Diego García Miravete, un Hilario Canseco, Manuel “Gallo” Vázquez, Mike Cervantes, Manuel Rodero, El Dr Jacinto Licea de aquella época, por las becas de los Tigres y de los Borregos Salvajes. Ellos jamás  mencionaron que sus equipos tenían miedo de jugar contra Tigres o Borregos de los setenta. ¿Jugadores? ¡Tampoco! Eran de otra madera, ellos eran los primeros en fajarse como mandan los cánones a la hora de jugar contra pochos, norteamericanos y becados. Aun esta en mi mente la gran victoria de los Pieles Rojas en 1975 contra los Borregos. Los jugadores de esa época, jamás se quejaron de que los regiomontanos trajeran en sus filas becados y aun así les ganaron el campeonato a los del Tec en una memorable tarde, por cierto llevada a la televisión por Televisa.

¿Pero hoy? Quiero pensar que los muchachos no son los temerosos, quiero pensar que en los muchachos sigue fluyendo el ansia de demostrar ser el mejor en el terreno de juego. Sin embargo, no podemos opinar lo mismo ni de sus directivos ni de sus entrenadores que hoy sencillamente escriben otra negra página en la historia de este deporte.  ¿Tendrán la vergüenza de pararse ante sus jugadores? ¿Qué pretextos les pondrán?

EL Dr. Radames Gaxiola tuvo en sus manos la gloria, el convertirse en el hombre que necesitaba el football americano de México. Representante de la máxima casa de estudios y ¿en qué quedó este señor? En nada, en menos que nada. Pues acabó incluso con los juegos interligas y el Tazón de campeones. Que pena por este señor y la institución que representa. Tuvo la oportunidad y sencillamente no estuvo a la altura de las circunstancias.

¿México necesita de esos negociadores, necesita de esos hombres que deberían ser resolutivos y no obstaculizadores? Pobre ONEFA, pobre football mucho ruido con las televisoras pero las nueces no dejan de salir vanas desde hace ya una década. Ahí síganle…haciéndose los...ya sabe usted mis palabras.

Agradezco su atención a la presente colaboración y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

 

 

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas