PUMAS CU, un campeón a los 90 años de vida

PUMAS CU, un campeón a los 90 años de vida

Foto: Internet

Amigos que gustan del football americano, les damos la más cordial bienvenida a esta su columna PRIMER DOWN.

En esta ocasión les platico que un gran ambiente de fiesta se vivió en lo que fue un gran cerrojazo a una temporada llena de emociones, como no se había vivido en mucho tiempo. Una temporada llena de emociones, donde vivimos grandes encuentros a un gran nivel, y no podía ser mejor que el marco de un pletórico Estadio Olímpico Universitario donde se contabilizó alrededor de 40,000 aficionados que vieron un gran encuentro de fiera, de los cuales los Pumas locales dieron cuenta de unos aguerridos Autenticos Tigres en un emotivo juego que ganaron los locales por 18 a 15.

Rápidamente los Auténticos Tigres también se pusieron en la pizarra, pero por vía de gol de campo, Ricardo Aguilar puso los primeros puntos de los felinos regiomontanos, convirtiendo la patada de 51 yardas demostrando la fuerza de su pierna.

En sus dos primeras series ofensivas, los Auténticos movieron la bola a merced; tanto el juego terrestre como los pases cortos y rápidos del mariscal de último año, Jose de Jesús Matta Charles. Sin embargo, ya en la zona roja, la defensiva local mostró el músculo, primero bloqueando el gol de campo, y luego forzando nada más tres puntos, gracias a un sack del feroz ala defensiva Marco Zúñiga.

Por parte de la muralla regiomontana, también hicieron su trabajo, ya que una vez hechos los ajustes y dominados los nervios, la ofensiva de De Juambelz se volvió prácticamente inoperante. Luego de anotar en su primera serie, sufrieron de una pérdida de balón ya dentro de la yarda 30 de los Auténticos. La defensiva se cerró, y perduró con 7 puntos en contra hasta los últimos momentos del segundo cuarto, cuando Diego Reyes convirtió un gol de campo de 32 yardas y que los Pumas se fueran 10-3 arriba al medio tiempo.

Inmediatamente regresando del medio tiempo, los Auténticos Tigres se vieron feroces y con ganas de meterse a las diagonales. Una serie que abarcó más de 10 jugadas y 76 yardas, pero que, una vez más, la defensiva universitaria se cerró con su espalda contra sus propias diagonales. El segundo gol de campo de Ricardo Aguilar, ahora de 22 yardas, acercó a los Auténticos a 4, abajo 10-6 con un mundo por jugarse.

Abraham Sosa capitalizó el ataque en cuarta y gol y una yarda por recorrer, metiéndose al endzone, y con 13 minutos por jugar, darle su primera ventaja del encuentro a los Auténticos. Los más de 30,000 aficionados a los Pumas se quedaron silenciados, pero sólo por un momento, ya que explotaron rápidamente con un goya para levantar los ánimos del equipo. Quedaba casi un cuarto por jugarse, y sólo estaban abajo por tres puntos.

En sólo la primera jugada, Iván Garza capturó a De Juambelz profundo en las diagonales, provocando el Safety y agregándole otros dos puntos a la ventaja de los Auténticos. Ahora con el 15-10 sobre los Pumas, forzaba a los Pumas a meterse a las diagonales para intentar robarle el tricampeonato a los regiomontanos. Cabe destacar que los Pumas no conocían el touchdown desde muy temprano en el primer cuarto.

Después del safety, la defensiva puma respondió a la tarea de evitar el crecimiento de la ventaja auténtica, y forzando el despeje de los Tigres, el escenario estaba puesto: 70 yardas por avanzar, 3:56 en el reloj, con un touchdown ganan el juego.

El tiempo difícilmente era factor, con los Pumas ya en la 40 de los Auténticos. De Juambelz volvió a conectar con De la Concha, jugador de quinto año, quién recibió los golpes de la defensiva pero aguantó la recepción y puso la bola en la yarda 22, presagiando el final del Campeonato.

En la siguiente jugada, De Juambelz lanzó el balón a las diagonales, con Ricardo Sainz esperando el envío. Aún en doble cobertura, Sainz desafió la gravedad y la fortaleza del perímetro tigre para, del cielo carente de nubes, robarse el balón, caer en las diagonales, y así, desatar las más de 35,000 gargantas extasiadas por el touchdown de la victoria para los Pumas CU.

Goyas explotaron de todas las secciones. El palomar, el pebetero, la cabecera norte, excepto la cabecera sur, donde los Auténticos Tigres y sus aficionados quedaron anonadados ante los acontecimientos.

La ofensiva Puma, ahora con la ventaja 16-15, fue por la jugada de dos puntos. De Juambelz conectó con Salgado, y ampliaron la ventaja con una diferencia de tres.

Todavía con un minuto, los Tigres podían intentar al menos, mandar el encuentro a series extras, pero en ese momento, el Estadio Olímpico Universitario se convirtió en un pandemonium de ruido de su preferencia. Los asistentes hicieron tanto un ruido que a cualquiera le provoca un dolor de cabeza, y a los Auténticos les provocó dos falsos arranques, forzando el inicio de su serie desde la yarda 10, en 1era y 20.

Con seis segundos en el reloj, los Auténticos se posicionaron en medio campo, lista la última jugada del encuentro. La confianza en Ricardo Aguilar existió, para ver si podía convertir el gol de campo más largo de la historia del deporte, 67 yardas totales.

Evidentemente la patada se quedó corta, Jerónimo Arzate fildeó el ovoide, y el campeonato regresó a la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los Auténticos Tigres estuvieron muy cerca de lograr la hazaña, conseguir el campeonato en Ciudad Universitaria donde los Pumas no conocían la derrota, y además, asegurar el espalda con espalda, el hilo de 3 campeonatos en ONEFA. Y con ello retumbó el Goya Auténtico…el de la UNAM: PUMAS CU, Campeón 2017 de ONEFA.

Agradezco su atención a la presente colaboración y los espero con sus comentarios, en la próxima ocasión de esta su columna PRIMER DOWN…hasta entonces.

Notas Relacionadas

Primer Down

Pablo Velasco Venegas