Viernes negro

Viernes negro

Foto: Internet

19-01-2017

El viernes negro es relacionado con muchas fechas importantes; la crisis financiera en Nueva York en 1869, una fallida escaramuza aérea por parte de los aliados durante la segunda guerra mundial, el inicio de las compras navideñas el viernes posterior al día de acción de gracias, entre otras.

El color negro también es un adjetivo que caracteriza a las crisis financieras. El jueves negro de 1929 y el lunes negro de 1987 son fechas que se identifican con el desplome de los mercados financieros a nivel mundial. 

El título de este articulo hace referencia al viernes 20 de enero, fecha en que Donald Trump tomará protesta como el presidente de Estados Unidos. Y aunque seguramente el día viernes no tendrá la misma intensidad a las crisis financieras antes mencionadas, será una jornada de alta volatilidad que traerá consigo peores consecuencias que se verán reflejadas a lo largo de su administración.

Trump ha llegado a la presidencia con un discurso proteccionista, antiglobalización y plagado de un nacionalismo conservador. Sin embargo, al ganar las elecciones de la primer potencia del mundo, sus palabras no son ignoradas por los mercados.

Sus declaraciones han ido en contra de todo lo que él considera mal. El déficit comercial Con China, las inversiones fuera de su país, los inmigrantes mexicanos. En contra de todo un sistema logra poner a temblar a los mercados.

Y precisamente el sector financiero será el primero en reaccionar ante la llega de este personaje impresentable a la presidencia de EU. Ante la incertidumbre que llevamos viviendo los últimos dos años, los mercados han venido mostrando señales de debilidad. Todo causado por movimientos políticos externos a los cuales la teoría económica no alcanza a dar respuesta.

En México no hemos sido ajenos a esta situación. Durante el primer discurso como presidente electo de Trump, nuestra moneda tocó mínimos históricos, una noticia que se está volviendo cotidiana. Desde la elección en EU, nuestra moneda ha sido la más depreciada a nivel mundial. Es claro que Trump encontró a quien bulear y probablemente disfrute hacerlo.

Nuestra economía se encuentra muy ligada a Estados Unidos, los altos flujos comerciales nos obligan a estar a la expectativa de las declaraciones del nuevo presidente. Durante años, la política económica en México estuvo dirigida al libre comercio, principalmente con EU. Hoy que nuestra economía tiene un alto nivel de dependencia de los norteamericanos, son ellos quien deciden dar reversa a un camino que los gobiernos mexicanos se empeñaron en recorrer juntos.

¿Cuánto nos han costado las declaraciones de Trump? 1,600 millones de dólares en inversión extranjera directa y otros 2,000 por la intervención del Banco de México para amortiguar la depreciación de nuestra moneda. Sin contar los miles de millones que se están perdiendo en flujos de efectivo y comerciales.

Sin duda, el 20 de enero será un viernes negro para el mundo y principalmente para México. Un racista xenofóbico gobernará al país más poderoso del mundo, los mercados debilitaran aún más a nuestra economía, veremos nuevos mínimos históricos y será el inicio de un cambio estructural para el mundo entero.

Para México nos esperan tiempos difíciles; presión en los precios al alza, depreciación de nuestra moneda, aumento de la deuda pública, menor inversión, menor comercio.

 Es tiempo de cambiar de rumbo. Es necesario repensar en insistir por mantener las relaciones actuales con Estados Unidos a buscar nuevos mercados que nos desliguen a la economía del vecino del norte. 

Notas Relacionadas

Otra perspectiva

Omar Ovalle

Especialista en Economía y Finanzas