¡Hasta siempre Comandante!

¡Hasta siempre Comandante!

Foto: Internet

28-11-2016

Murió Fidel Castro a los 90 años de edad, personaje que pasará a la historia como uno de los líderes más emblemáticos del siglo XX. Sin duda hay y habrá quienes critiquen el trabajo de Fidel Castro y seguidores que lo elogien, es claro que existen éxitos como fracasos.

En 1959 el líder de la revolución cubana zarpó desde Veracruz para derrocar al dictador Fulgencio Batista junto con 82 hombres, entre ellos el argentino Ernesto Che Guevara. En medio de la Guerra Fría, cuando el mundo se encontraba polarizado por dos grandes bloques, el capitalista y el socialista, en Cuba se instauró el socialismo a tan sólo 150 km de la costa de Estados Unidos (EU).  

La cercanía de Cuba con el bloque socialista tensó aún más la relación entre EU y la Unión de Repúblicas Socialista Soviéticas (URSS). La amenaza de una invasión por parte de la isla, armada por la URSS, ponía nerviosos a los principales representantes del capitalismo. Definitivamente la URSS y Cuba tuvieron una correspondencia entre sus relaciones políticas, económicas y bélicas.

El comandante Fidel, declarado enemigo de EU, sobrevivió a más de una decena de presidentes norteamericanos, muchos de los cuales intentaron derrocarlo. La caída del muro de Berlín en 1989 y la disolución del bloque comunista pocos años después, sumió a cuba en una crisis económica de la cual no ha podido recuperarse por completo.

Para aquel entonces se decía que el capitalismo había demostrado su superioridad y que los países socialistas tendrían que cambiar de modelo económico, sin embargo, Cuba junto con un pequeño número de países se mantuvo socialista.

Hoy, a más de 50 años de la llegada de Castro al poder, muchos critican las condiciones de pobreza en las que se encuentran los cubanos y la falta de elecciones libres en la isla, tienen razón. Definitivamente el Comandante deja una deuda enorme con la democracia y la libertad de expresión, pero también hay que mencionar el bloqueo económico y comercial impuesto por EU, mismo que ha exacerbado las condiciones de pobreza y que seguramente las condiciones serían diferentes de no existir tales restricciones.

Actualmente y desde hace muchos años, en Cuba se tiene uno de los mejores sistemas de salud y educativos en el mundo y hace años se eliminó el analfabetismo y la desnutrición infantil. Es claro que estas condiciones no son suficientes para sacar a un país adelante, pero claramente son condiciones que muchos envidiamos y quisiéramos tener en nuestros países.

El legado del Comandante deja una serie de claroscuros, con aciertos y errores, con tinos y desatinos. Sin duda pasará a la historia como un hombre controvertido, donde sus críticos pondrán énfasis en sus errores y sus partidarios en sus aciertos.

Quienes nos ubicamos a la izquierda en el espectro ideológico, nos hemos formado viéndolo como un ejemplo a seguir en la lucha por las utopías que el capitalismo ha terminado por borrar en las mentes de las nuevas generaciones. Pero también debemos tener en cuenta los errores cometidos en aras de la lucha contra el imperio para poder lograr una sociedad con mejores condiciones de vida que todos deseamos.

El legado del Comandante no se limita a sus acciones en vida, Fidel Castro representa un símbolo de la izquierda latinoamericana y su vida será un ejemplo para demostrar que las luchas por una sociedad diferente pueden darse a través de cambios profundos en el sistema imperante en el que todos vivimos, que la lucha contra los poderosos y los dueños del dinero no debe intimidarnos para conseguir los cambios que buscamos.

Hoy, la izquierda mundial se encuentra de luto por perder a uno de sus máximos referentes en toda la historia. Hoy nos despedimos de Fidel Castro como alguna vez el pueblo cubano lo hicieran del “Che”, hoy le decimos: ¡Hasta siempre Comandante!

Notas Relacionadas

Otra perspectiva

Omar Ovalle

Especialista en Economía y Finanzas