Reacción ante la incertidumbre

Reacción ante la incertidumbre

Foto: Internet

18-11-2016

El día de hoy el Banco de México decidió aumentar la tasa de interés en 50 puntos base, esto responde a la alta volatilidad financiera que ha permanecido en los mercados y que se vio aumentada con la victoria de Donald Trump en Estados Unidos.

Si recordamos un poco, la volatilidad ha estado presente en los mercados hace ya más de un año. La caída bursátil y el bajo crecimiento en China, la votación para salir de la Unión Europea por parte de Grecia, los bajos precios del petróleo y más recientemente el Brexit, todo ha agudizado la incertidumbre y estos sucesos han tenido efectos importantes en los mercados financieros. 

Desde el inicio de esta turbulencia financiera, el Gobierno Mexicano ha insistido en mencionar que los fundamentales de la economía mexicana son sólidos y es por ellos que podemos enfrentar la volatilidad y salir adelante a pesar de esto. 

Cabe mencionar que existen tres políticas económicas con las que el gobierno o los organismos autónomos, tienen inferencia y puede intervenir en estas fallas de mercado: la política cambiaria, monetaria y fiscal. 

La política cambiaria permite a BANXICO y la Secretaría de Hacienda intervenir en el mercado vendiendo dólares.  Sin embargo, cuando se aplicó esta medida resultó ineficaz por la alta volatilidad y lo único que logró fue reducir las reservas internacionales en cerca de 20 mil millones de dólares y enriquecer a algunos especuladores que pudieron comprar grandes cantidades de dólares a precios inferiores del mercado. 

Por otra parte, la política fiscal son los ingresos del gobierno y la manera en que gasta este dinero. Por el lado de los ingresos, la caída de los precios del petróleo disminuyó considerablemente este rubro, pero se pudo compensar con la mayor recaudación derivado de la Reforma Fiscal a inicios de esta administración. Sin embargo, el problema está en cómo gasta el dinero: el Presupuesto de Egresos ya fue aprobado por los diputados y este no responde a la situación adversa en la que nos encontramos.

A pesar de existir un recorte importante al gasto, la reducción se da rubros sensibles para la gente de menos recursos. Los principales recortes se dan en educación, en el campo y en la salud, por otra parte, el gasto en infraestructura es el más bajo desde el año 1991, siendo este el que puede detonar efectos multiplicadores en la economía. También vemos que los rubros que crecen son los gastos administrativos de organismos autónomos como el INE, la PGR, la Cámara de diputados, entre otros, mejorando sus prestaciones y su sueldo.

Finalmente, la política monetaria es la que se ha venido utilizando para tratar de contrarrestar los efectos de la volatilidad. Con el aumento del jueves, la tasa de interés ha aumentado 200 puntos base, por lo que se ubica en 5.25%. Los aumentos a la tasa de interés reducen la salida de capitales, pero de la misma manera encarecen los créditos que todos pagamos y los intereses de la deuda externa, que ya está en niveles preocupantes.

El gobierno federal ha mostrado irresponsabilidad al gastar mal los recursos de los mexicanos y al endeudarse de manera preocupante. Esta situación ha limitado las herramientas que se tiene ante la incertidumbre financiera dejando a BANXICO la única opción de aumentar la tasa de interés. Estos incrementos también tienen efectos negativos en el economía porque reducen el consumo, no será raro ver que los pronósticos de crecimiento económico para el próximo año empiecen a ajustarse a la baja.

Hay que mencionar que, ante las limitadas opciones, nos encontramos cada vez más expuestos a la volatilidad financiera. Es cierto que han sido factores externos los que han agravado la situación en la que nos encontramos, pero al actuar del gobierno federal no ha respondido ante la situación poniendo en riesgo los fundamentales de la economía.

@ovalle_omar

Notas Relacionadas

03-11-2016

Otra perspectiva

Omar Ovalle

Especialista en Economía y Finanzas