Presupuesto 2017: Una Renuncia al Futuro

Presupuesto 2017: Una Renuncia al Futuro

Foto: Internet

28-09-2016

En el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) deberíamos ver reflejadas, en teoría, las necesidades que aquejan a un país con una serie de problemas heterogéneos: disminuir la pobreza y desigualdad, reactivar la producción nacional, aumentar los niveles de seguridad, atacar la corrupción, mejorar la calidad de la educación, etc.

Uno supondría que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se toma meses en deliberar cuales son las prioridades y realiza evaluaciones exhaustivas a todos los recursos que se ejercen en las diferentes áreas y niveles de gobierno.

Desafortunadamente en el Proyecto del PEF enviado a la Cámara de Diputados no vemos expresado lo que, en teoría, la SHCP debería de hacer. Sin embargo vemos todo lo contrario en las partidas presupuestales que contiene el PEF y que deberían dar sustento a cambios en las políticas públicas.

Vemos por ejemplo, un aumento a las participaciones que reciben los gobiernos estatales. Este resulta ser uno de los gastos más onerosos del PEF, cerca del 50% de todo el presupuesto, y uno de los menos transparentes. En últimos años hemos visto como los Gobernadores han sido centro de atención por actos de corrupción y enriquecimiento ilícito. ¿Cómo es posible que en medio de tantos escándalos se les recompense con más dinero?

Otro rubro importante al que le han reducido recursos es a la educación. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha informado que sus países integrantes gastan en promedio 10,493 dólares en promedio por año por cada estudiante, en México sólo se gastan 3,387 dólares, ubicándonos casi al fondo de la clasificación, solo por arriba de Indonesia y Colombia.  ¿Cómo explicar el discurso de la Reforma Educativa que busca elevar la calidad de la educación ante esta realidad?

La reducción más grande fue al campo, 24 MMDP, uno de los sectores más sensibles para nuestra economía. Es aquí donde la mayoría de la población se encuentra en pobreza y son ellos quienes reactivar la economía aumentando la producción de productos básicos nacionales. Sin embargo aquí, los mayores recortes se dan en los programas que se enfocan en los pequeños y medianos productores, manteniendo los recursos que entregan subsidios millonarios a grandes empresas como MASECA, SUKARNE, entre otras.

También vemos que el tan mencionado Sistema Nacional Anticorrupción, la iniciativa ciudadana de la que muchos partidos quisieron colgarse, no tiene recursos. ¿Cómo contrastar el discurso de transparencia y rendición de cuentas cuando no se le asignan recursos para combatir la corrupción?

Podríamos seguir dando ejemplos de cada rubro, pero es claro que no vemos reflejadas las necesidades de la población y vemos, una vez más, a la SHCP faltando a las exigencias que el país demanda. Si vemos las presiones políticas de empresarios y gobernadores, vemos también, la necesidad de mantener una alta burocracia, cobrando sueldos exorbitantes que no justifican su trabajo.

Durante meses habíamos sido informados en los medios que era necesario un recorte para mantener la estabilidad macroeconómica y la salud en la finanzas públicas, es cierto. El recorte es necesario debido al despilfarro en años pasados y a que todo el dinero gastado no tuvo un impacto sustancial en el crecimiento económico.

La Secretaría de Hacienda debe entender que el presupuesto se ha convertido en una serie de partidas presupuestales de la que muchos políticos y empresarios obtienes grandes cantidades de recursos y esta situación ha sido inercial año con año. Es necesario hacer una reingeniería del presupuesto, una real, no como el Presupuesto Base Cero del año pasado.

Nos damos cuenta entonces que la SHCP renuncia a colocar las bases para los cambios que son necesarios en la manera en que se gasta el dinero. Durante años hemos visto como el gobierno gasta miles de millones de pesos sin darnos cuenta en que o como lo gasta. Esta era la oportunidad de cambiar esa situación, de dar cuentas de transparencia ante un entorno de volatilidad e incertidumbre. Esta era la oportunidad de sentar las bases para el futuro.

@ovalle_omar

Notas Relacionadas

Otra perspectiva

Omar Ovalle

Especialista en Economía y Finanzas