Impuestos encarecen gasolina

Impuestos encarecen gasolina

Foto: Internet

01-09-2016

Para cuando se encuentre leyendo esto, el precio de la gasolina habrá subido por tercera vez en este año, siendo en septiembre la última del 2016. Para aclarar este punto permítame hacer un poco de historia.

Del 2015 y años previos,  los precios de la gasolina eran fijos, no podían subir o bajar del precio establecido.

A pesar de que los precios del petróleo estaban en niveles elevados, en algunos casos cerca de los 100 dólares por barril, en México consumíamos una gasolina más barata que en el extranjero, es decir, estaba subsidiada.

El precio de la gasolina está directamente relacionado al precio del petróleo, siendo un producto derivado de éste. En los mercados internacionales se encontraba por encima del precio establecido en México y el Gobierno no cobraba los impuestos por las ventas de combustible, aunque estaban considerados en su precio (Impuesto al Valor Agregado, IVA, y el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, IEPS). El Gobierno Federal podía absorber el costo debido a los altos ingresos que obtenía por las ventas del crudo.

Los gasolinazos era una reacción de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para aminorar los costos al erario. El último se dio en enero de 2015 cerrando todo el año con un precio de la gasolina magna el $13.57 y Premium en $14.38.

A partir del 2016 se instauró un sistema de bandas, en donde el precio del combustible es determinado por el precio internacional, con lo cual no se permite que el precio fluctúe +/- 3%.

Esto fue posible debido a la caída internacional de los precios del petróleo y, consecuentemente, el precio de los combustibles.

La baja de los precios permitió a la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) volver a cobrar tanto IVA como IEPS, y la fluctuación de las bandas sería  posible debido a que si el precio subía de manera excesiva, solo se permitiría un aumento del 3% y se sacrificaría el IEPS en el sobre costo, cosa que aún no ha pasado.

Esta medida permitió que a inicios del presente año la gasolina bajará por primera vez después de muchos años. La gasolina magna se vendió en enero en $13.16 y la Premium en $13.98 El Gobierno no se cansó de llenarnos de publicidad con esta noticia, vendiéndola como una de las bondades de la Reforma Energética, cosa totalmente falsa.

La instauración del sistema de bandas permitió la baja de los precios, cierto. Pero el Gobierno decidió no mencionar dos factores importantes; primero, que el precio real de la gasolina se encuentra muy por debajo del precio en el que se vende en México, actualmente pagamos cerca de 7 pesos de impuestos por cada litro de gasolina, casi la mitad del precio son impuestos; y segundo, que la baja del precio se debe a los bajos precios del petróleo (en enero 2016 la mezcla mexicana promedio 24 dólares por barril), y, al estar expuestos a la oferta y demanda, también pueden subir, como lo están haciendo ahora.

A partir de Julio del año en curso los precios se han vuelto a incrementar, esto se debe a una ligera recuperación del precio del petróleo, donde la mezcla mexicana ha rondado los 40 dólares por barril. Y también a la depreciación del peso frente al dólar, esto debido a que importamos cerca del 60% de la gasolina que consumimos. Para el 1 de Septiembre el precio establecido de la gasolina se encontrará en $13.98 para magna y $14.81 para Premium.

Para 2017 la SHCP estudia adelantar liberar por completo los precios del combustible, dejando que se muevan de la misma manera que el mercado. La liberalización del precio puede ser benéfica debido a que pueden entrar nuevos competidores a un mercado que se ha mantenido estático y que es muy atractivo para los inversionistas.

Sin embargo, de nada servirá un mercado competitivo con impuestos altos. Al liberar el precio la SHCP podrá mantener fijos los impuestos. La recaudación vía IEPS ha sido el rubro de mayor crecimiento, principalmente por lo cobrado en gasolinas, y se ve muy difícil que la SHCP renuncie a estos recursos, sobre todo ahora que acaban de anunciar que no habrá más impuestos.

Tendremos que esperar al Paquete Económico 2017 y a la reacción en la Cámara de diputados para tener certidumbre en cuanto a estos impuestos. Pero me gustaría cerrar con una pregunta para la reflexión; de mantener los impuestos como están, ¿se imagina que pasaría con la gasolina con un precio del petróleo en 80 dólares? 

Otra perspectiva

Omar Ovalle

Especialista en Economía y Finanzas

También puede interesarte

Renegociación del TLCAN genera volatilidad del peso frente al dólar

Especialistas de la UNAM advierten que la volatilidad actual del peso frente al dólar se debe a tres factores: la recuperación económica de EUA, la elevación de las tasas de interés de la Reserva Federal y la renegociación del TLCAN.|Foto: Internet.
 

18-05-2018