Crece la influenza y el "Bernie Sanders" mexicano en campaña electoral

Crece la influenza y el "Bernie Sanders" mexicano en campaña electoral

Foto: Internet

 

Los casos de influenza en México se multiplican y no sólo en las maquilladas estadísticas oficiales que sólo hablan de 4 mil casos y 300 fallecimientos desde el pasado 2 de octubre y hasta el 23 de marzo de este 2017, ello de acuerdo a la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud (SSa).

En cuanto a los decesos, suman 315 en el citado periodo, donde domina la influenza AH1N1 con 233, equivalentes a casi tres cuartas partes del total. También van 30 de la tipo B; 28 de la A, y 24 de la AH3N2.

Por entidades, Nuevo León acumula 54; Querétaro, 31; Hidalgo, 29; Coahuila, 27; Aguascalientes, 25; Chihuahua, 15; Ciudad de México y Zacatecas, 12; San Luis Potosí y Estado de México, 11; Morelos, 10; Guanajuato ocho, entre otros.

A pesar de las cifras, que son poco creíbles por lo que se aprecia en centros de salud, dispensarios médicos populares y aún en hospitales privados, no hay una campaña nacional que advierte del riesgo de este brote, epidemia o como lo califique el Sector Salud. Estas son algunas de sus tibias recomendaciones a través de boletines de prensa:

“Si ya están enfermos, estornudar correctamente, utilizar un pañuelo desechable o cubrirse con el ángulo interno del brazo; usar cubre bocas; no saludar de mano o beso, ya que el virus se transmite por las gotitas de saliva, además de acudir al médico ante los primeros síntomas y tomar reposo”.

Pero nuestro “Bernie Sanders” mexicano, que busca emular el fenómeno del precandidato demócrata en Estados Unidos y su cercanía con los jóvenes,  es decir el secretario de Salud, José Narro Robles, vive en otro mundo. Desconoce que en oficinas pública, privadas, fábricas, escuelas e incluso salas de prensa, hay literalmente epidemias de gripe, catarro, tos o alguna variedad de influenza que están prácticamente sin control, mientras él anda en campaña, pero no de vacunación, sino electoral.

No sé quién le vendió la idea de que es presidenciable, pero el ex rector de la UNAM ya se percibe en el 2018. Cree que por haber estado al frente de la máxima casa de estudios del país, por cierto con una gestión muy mediocre donde alimentó la burocracia dorada y dejo pasar casos de excesos y corrupción, puede ser candidato.

Anda destapado el médico coahuilense, pero alguien en Los Pinos y en el PRI le están dando alas, cuerda, para ser una especie de “patiño electoral”. Orador en el pasado aniversario luctuoso de Luis Donaldo Colosio se volvió a envolver en la bandera del PRI y dijo que el sacrificio del político sonorense no fue en vano porque “hoy vivimos con más democracia, mayor libertad, menos autoritarismo y mayor equilibrio entre los poderes públicos. Hoy contamos con un federalismo fortalecido". En serio, con estados dominados por el crimen, con asesinatos impunes y fosas clandestinas por los cuatro costados del país.

Sin mencionarlo por su nombre, lanzó críticas en contra de Andrés Manuel López Obrador al señalar que “preocupa que se pretenda transferir culpas y responsabilidades a quien nada tiene que ver en hechos dolorosos, o a un instituto profundamente popular, con compromiso social probado, con apego institucional, vocación de servicio y compromiso en defensa de la libertad y la soberanía nacional".

Así está el Sector Salud del país. Con un secretario del ramo más preocupado en la grilla electoral, en aparecer como un posible presidenciable, en bailar ridículamente como botarga del doctor simil, con discursos obsequiosos que nada tienen que ver con la crisis sanitaria, que tan sólo por mencionar a la influenza, tienen gran parte de la población enferma, con escases del medicamento llamado “Tamiflu”, con nula atención en clínicas públicas. Vamos bien con nuestro Barnie Sanders región México. Tal Cual.

Notas Relacionadas

Tal Cual

Luis Carlos Rodríguez González

Luis Carlos Rodríguez González