Las cuentas alegres de México frente a deportaciones

Las cuentas alegres de México frente a deportaciones

Foto: Internet

 

Siguen las cuentas alegres del gobierno mexicano  ante el anuncio de Donald Trump de que iniciará la deportación de 3 millones de migrantes, en su mayoría con algún record criminal.

“Estamos Contigo” se llama el programa anunciado por la canciller mexicana, Claudia Ruiz Massieu,  como una “estrategia” ante la oleada de deportaciones que se prevé inicie a finales de enero del 2017 y además la funcionaria llama a los paisanos que viven en Estados Unidos a que tengan “calma”.

No sabemos dónde quedo esta defensa heroica por los paisanos cuando el presidente Barack Obama deportó a casi 3 millones de mexicanos en su mandato, cuando dividió a familias y aún mantiene en centros de detención a miles de mujeres y niños migrantes.

Pero será tan eficaz la defensa de los más de 11 millones de mexicanos recién anunciada en favor de quienes carecen de un estatus migratorio legal en Estados Unidos, que el gobierno mexicano hasta se da el lujo de recortar los programas de apoyo consular.

Cuando ya había ganado Donald Trump y estaba por aprobarse el Presupuesto de Egresos de la Federación 2017, ningún funcionario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público intento o propuso corregir el severo recorte de recursos para la protección de los millones de mexicanos que viven en Estados Unidos.

La Secretaría de Hacienda propuso a la Cámara de Diputados dejar  en ceros el Fondo de Apoyo a Migrantes que en 2016 era de  300 millones de pesos. Al final los legisladores de oposición lograron reasignar 263 millones de pesos.

El Programa 3x1 para Migrantes, de Secretaría de Desarrollo Social, a petición del gobierno federal, se disminuyó para el 2017 de una bolsa de 685 millones a sólo 475 millones.

Del abultado presupuesto de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) que es de 7 mil 800 millones de pesos  en 2017, sólo están etiquetados 546 millones a la operación del Programa de Atención, Protección, Servicios y Asistencia Consulares. El resto es para la alta burocracia de la cancillería, embajadores, cónsules, agregados culturales y hasta para Josefina Vázquez Mota y sus fundaciones y viajes con cargo al erario federal.

Los millones de paisanos que podrían ser deportados no deben preocuparse. Según el  subsecretario de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, Humberto Roque Villanueva, aquí los espera un trabajo en las maquiladoras donde ganarán  aproximadamente dos salarios mínimos, es decir unos 140 pesos mexicanos, que convertidos a los tiempos de la devaluación son 7 dólares por día, es decir, menos de lo que ganaban en Estados Unidos en una hora.

Quien acuñó la Roque-Señal ahora metido a “vidente-migratorio” duda que Donald Trump vaya a deportar a 3 millones de mexicanos. “La información que nosotros tenemos es que en todo Estados Unidos existen alrededor de 27 mil  mexicanos sujetos no a procesos, sino ya internados en las prisiones federales. Entonces no veo de dónde salga la cifra de un millón, dos y mucho menos tres", asegura.

Lo que no sabe el señor Roque Villanueva, tal vez porque nunca ha tenido contacto con un mexicano deportado, es que en estados como Arizona, policías estatales o de condados, detienen a personas sólo por el color de su piel o su apariencia mexicana o bien por faltas de tránsito. De no contar con un estatus migratorio legal de inmediato lo ponen a disposición de la Patrulla Fronteriza para detenerlo y deportarlo a México.

Bienvenidos paisanos. Estamos Contigo. No Tengan Temor. Tal Cual.

 

 

Notas Relacionadas