Salud, parte fundamental del empoderamiento de las mujeres

Salud, parte fundamental del empoderamiento de las mujeres

Foto: Internet

07-03-2019

 

Muchas son las acciones que se emprenden en el Marco del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) y que tienen que ver con aspectos económicos, políticos y sociales; dentro de este último la Salud, sin duda alguna el más importante de todos los aspectos.

Es por ello que a nivel nacional las instancias que integran el Sistema Nacional de Salud, de la mano con organizaciones de la sociedad civil llevan a cabo una serie de eventos encaminados a promover la cultura de la salud, basada en la prevención, y que van desde jornadas de salud, talleres, exámenes gratuitos de Papanicolaou, mastografías y vacunas para prevenir el Virus del Papiloma Humano (VPH) no sólo para mujeres con vida sexual activa, sino también en pequeñas de primaria y secundaria; precisamente para prevenir que en un futuro puedan ser contagiadas con este virus; precursor del cáncer cérvicouterino, una de las principales causas de muerte en México y todo el mundo.

Y es precisamente porque este tipo de neoplasia afecta en gran medida a mujeres económicamente activas, muchas de ellas madres de familia, que se hace necesario insistir en la prevención, a fin de revertir la tendencia –tan marcada- de acudir al médico sólo cuando nos sentimos verdaderamente mal o cuando la enfermedad se encuentra muy avanzada y, en consecuencia, ya no hay mucho que hacer.

Si bien es cierto, es obligación del Gobierno ofrecer servicios de salud, como parte de uno de los derechos universales que tiene todo ser humano, también lo es el que las mujeres tienen que poner de su parte para realizarse un chequeo médico de rutina, para asistir a las ferias de la salud, para conocer más sobre su cuerpo (sobre las enfermedades propias de su sexo y edad) a través de talleres, jornadas médicas y campañas de prevención entre otros aspectos; además de aprovechar los exámenes que se ofrecen de manera gratuita y que en muchas de las veces llegan casi hasta la puerta del hogar, mediante unidades móviles que recorren lo largo y ancho del país para abarcar zonas indígenas y marginadas.

Para nadie es un secreto que el sobrepeso y la obesidad, el sedentarismo, una inadecuada alimentación (exceso de grasas y carbohidratos), los malos hábitos como (fumar tomar alcohol) y la promiscuidad (tener varias parejas sexuales y relaciones sin protección) son factores de riesgo en las enfermedades crónico degenerativas como: cardiovasculares, diabetes, hipertensión y, por supuesto, cáncer. Factores que está en nosotras modificar, a fin de lograr un estilo de vida más saludable, que evitará el contraer alguna de estas patologías. 

Los cánceres que más afectan a las mexicanas

De mama, tiroides y colorrectal, son algunos de los principales tipos de cáncer que afectan al mayor número de mexicanas. De ahí que con motivo del Día Internacional de la Mujer, el cirujano oncólogo Manuel Acuña Tovar, hace un llamado a que ellas “estén atentas a los síntomas y acudan a realizarse una revisión médica, para obtener un diagnóstico temprano; ya que en el cáncer el tiempo es clave en el éxito del tratamiento”.

De acuerdo con el estudio Globocan 2018, en México, el número de nuevos casos de cáncer en mujeres y hombres fueron 190 mil 667. De éstos, en mujeres, el cáncer de mama fue de 27 mil 283 (26 por ciento), de tiroides 10 mil 188 (9.7 por ciento) y el colorrectal 7 mil 105 (6.8 por ciento).

Actualmente existen innovadoras opciones de diagnóstico y tratamiento, como los paneles genómicos para establecer el riesgo de recurrencia y evitar la quimioterapia, o bien, determinar cuál es el mejor esquema con base en cada persona. El uso de la inmunoterapia, dirigida al cáncer de mama y a identificar mutaciones con predisposición al cáncer; la nueva cirugía conservadora de ganglio centinela y la radioterapia intraoperatoria, (técnica en la que recientemente se certificó en Estados Unidos) forman parte de las opciones terapéuticas, precisó el también experto en oncocirugía.

En suma, lo que quiere decir es que nuestra salud  –en el caso de los adultos- depende absolutamente de nosotros, porque de nada sirven todo el grupo de acción en pro de una cultura de la prevención si no ponemos cartas en el asunto, si no nos interesamos en nuestra  propia salud; si todo es más importante (trabajo, familia, escuela, vida social) que destinar tan sólo un día o unas horas a checar nuestra salud. No debemos olvidar tampoco, que para bien o para mal, quienes somos padres, que somos ejemplo para nuestros hijos; de ahí que si desde pequeños  les inculcamos el cuidado en la salud, de adultos no le darán importancia. Así que en este Día Internacional de la Mujer además de felicitarlas, las invito a reflexionar sobre lo antes expuesto, porque con salud lo podemos todo y sin ella todo será más difícil de lograr.  

La salud, debe formar parte del empoderamiento de la mujer, es por ello que se debe exigir al Gobierno, a través de las instancias de Salud una política integral que permita atacar el cáncer –cuya tendencia va en ascenso en todo el mundo- que permita abordarlo desde la prevención, así como el diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno.

Notas Relacionadas

Hablemos de Cáncer... sin miedo

Irene Licona