Solidaridad en la tragedia, y el despertar de un pueblo

Solidaridad en la tragedia, y el despertar de un pueblo

Foto: Internet

SOLIDARIDAD, es la palabra y concepto que se observó la semana pasada en México, como hace 32 años, como aquel fatídico 19 de septiembre de 1985, cuya pesadilla se repitió, y dejó una estela de muerte y destrucción, pero también demostraciones de valor y de unidad de su pueblo generoso.

Millones de mexicanos se transformaron para dejar atrás el egoísmo y la apatía, para curar las heridas de los capitalinos que perdieron a sus seres queridos y otros sus bienes materiales.

En ese sentido, también surgió la solidaridad de empresas del sector Turismo, sus prestadores de servicios como hoteleros, restauranteros y líneas aéreas.

Toks y Brasileiríssimo, dos restaurantes reconocidos en la capital del país, levantaron la mano para ofrecer comida gratis a los damnificados por el sismo, así como a los rescatistas que desde el martes pasado se han ocupado de esa penosa labor.

Taquerías y loncherías modestas también ofrecieron menús y comida en forma gratuita a los afectados y personal de los cuerpos de emergencia.

También deberían ser dignos de mención las cadenas hoteleras y pequeños hoteles que ofrecieron noches gratuitas a los que perdieron sus casas, pero que prefirieron permanecer en el anonimato.

Algunos de estos hoteles, además de recolectar víveres, ropa y medicinas para los damnificados, se ocuparon también de habilitar dormitorios en sus salas de estar, porque el miedo se había propagado entre turistas nacionales y extranjeros.

Interjet implementó un operativo especial de ayuda con el objetivo de transportar a especialistas de la Brigada Brick, mejor conocida como topos, que llegó desde Cancún y también puso a disposición un vuelo especial desde Tijuana con un equipo de 30 rescatistas de la Fuerza de Tareas Especializadas del Departamento de Bomberos de Baja California.

Aeromar merece un capítulo aparte, no sólo porque no ha dejado de prestar ayuda desde el sismo del 7 de septiembre hacia los pueblos afectados en Chiapas y Oaxaca, y haberla redoblado con el terremoto del 19 de septiembre, sino también porque su hangar lo convirtió en centro de acopio para recibir ayuda para todos los damnificados.

René Giesemann, director comercial de esa aerolínea, comentó que se ha trasladado de manera gratuita a los brigadistas certificados de la región norte del país, que se han sumado a los trabajos de rescate en los edificios colapsados de la Ciudad de México.

Ante la tragedia de Oaxaca y Chiapas, donde la gente está muy necesitada, todos los días Aeromar transporta víveres y material de curación a Juchitán, Oaxaca, vía Ixtepec, donde se localiza el único aeropuerto cercano a la población afectada.

Todos los días llegan a esa región 5 toneladas de ayuda humanitaria, de las cuales media tonelada es para la Asociación Civil Operación Bendición y para el Hospital General de Juchitán, que se concreta gracias a la Asociación de Mamás Doctoras.

Aeromar también transporta gratuitamente a médicos y gente especializada a la zona de Oaxaca. La aerolínea recibe ayuda en todos sus aeropuertos.

Si alguien está interesado en mandar ayuda a Oaxaca puede entregar sus víveres o material de curación en el hangar de Aeromar, que está localizado atrás del hangar presidencial en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde puede rotular su apoyo, para que alguna asociación o familia afectada lo reciba directamente.

*****

El Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) aclaró que los atractivos turísticos operan normalmente y resaltó la calidad y calidez humana de los mexicanos.

El organismo, que encabeza Héctor Flores Santana, subrayó que los aeropuertos de los principales destinos turísticos funcionan sin contratiempo alguno y que en Oaxaca y Chiapas, los lugares de veraneo, como Huatulco, Puerto Escondido, Palenque y Bonampak, siguen abiertos para los turistas internacionales.

Resalta CPTM que no hay razón alguna para que los visitantes cancelen sus planes de viaje a México.

*****

OJALÁ QUE los diputados de esta Legislatura federal sí apoyen a los consumidores, y den paso libre a los cambios a la Ley Federal de Protección al Consumidor, mediante los cuales los dueños y concesionarios de espectáculos públicos reembolsen íntegramente los cobros que se hayan adjudicado, en efectivo o tarjeta de crédito, si el evento se cancela.

Los consumidores que gustan de acudir a espectáculos públicos requieren de mejor aplicación de las leyes, y no sólo del reembolso total del boleto de entrada, sino también de gastos accesorios, como traslados al lugar donde se realizaría el evento y hospedaje cubierto en caso de que el consumidor hubiera hecho un viaje foráneo.

Es injusto, por no decir un saqueo, que ante cancelaciones inesperadas sobre cualquier espectáculo público, al consumidor únicamente se le regrese una parte del dinero.

Las cifras esquilmadas son millonarias, y siempre van a parar al bolsillo del proveedor, el oferente del servicio, el administrador, el organizador o cualquier otra parte que intervenga en la ejecución del evento.

Ya lo hicieron con las aerolíneas y procuran someter a las telefónicas. Ojalá que dicha tarea no se quede sólo en buenas intenciones. Los cambios aún están pendientes.

*****

@AlejandraBernal

 

Notas Relacionadas

Valija Viajera

Alejandra Pérez Bernal

También puede interesarte

Septiembre, mes de los sismos, las pérdidas humanas y el dolor

Todo parecía un sueño, la mañana del 23 de septiembre apenas despertaba, cuando otro sismo sacudía a la Ciudad de México, esta vez en Oaxaca. Foto: Juan Carlos Campos | MNE

23-09-2017
Grietas en los edificios aún de pie, pero heridas en el alma que tardarán en cicatrizar

"Pero en vez de llorar actuemos: con piedras de las ruinas hay que forjar otra ciudad, otro país, otra vida". Poema: Elegía del Retorno. José Emilio Pacheco. Foto: Juan Carlos Campos | MNE

22-09-2017
Entra la luz, la oscuridad y la esperanza luego del sismo

Después de una tarde de dolor, llanto y miedo, los ríos de almas habían dado paso sólo al recuerdo y a la esperanza, en la noche más frágil de todas. Foto: Juan Carlos Campos | MNE

21-09-2017