Turismo en la agenda de Trump

Turismo en la agenda de Trump

Foto: Internet

AUNQUE EL turismo entre México y Estados Unidos, hasta este momento, es uno de los sectores a los que Donald Trump no se ha referido directamente ni a favor ni en contra, no hay duda que será abordado, porque son muchos millones de dólares y de visitantes estadounidenses los que vienen a México.

La construcción del muro fronterizo puede ser la espada de Damocles para México, pues el flujo de paseantes por carretera es muy importante para ambas naciones.

Una alerta de Trump sobre la inseguridad que priva en algunos  estados del país podría ser muy dañina para nosotros.

Pero quizá la afectación mayor podría venir, si al loco de la Casa Blanca se le ocurriera imponer un impuesto adicional a los estadounidenses que quieran venir a México a pasear o dejar sus dólares en las playas de Quintana Roo, Jalisco o Baja California, lugares a los que más concurren año con año.

Hasta este momento el republicano del otro lado del Río Bravo no ha hecho referencias directas a las empresas turísticas o al sector, sin embargo, hay que esperar diversas acciones sobre ese importante segmento que para México significa derrama económica.

Trump odia a México y a los mexicanos, como odia a los chinos, a los japoneses, a los negros y a los musulmanes, así que cada decisión que tome está pensada con mucha anticipación.

Hay que subrayar que una cuarta parte de los turistas internacionales que vienen a México por vía aérea son de Estados Unidos.

Trump ya actuó contra armadoras y empresas que fabrican componentes electrónicos en México, como Ford y Carrier, pero están en su mira otros consorcios como IBM, Boeing y Toyota, etc.

Pero qué pasaría si pone en dedo en la llaga sobre las aerolíneas y exige política de cielos abiertos o aplica abultados impuestos a las aerolíneas mexicanas que quieran ingresar a su país. Sería desastroso para el turismo.

Nada ha dicho sobre los hoteles y cadenas restauranteras que en nuestro país se mueven como pez en el agua. Pero que quede claro, nadie está exento con el loco de Washington.

@AlejandraBernal

 

Notas Relacionadas

Valija Viajera

Alejandra Pérez Bernal