Se compromete AMLO con cañeros y azúcar mexicana

Se compromete AMLO con cañeros y azúcar mexicana

Foto: Internet

06-02-2019

Por Agustín Vargas 
 
Por fin una alta autoridad en México entendió, puso los puntos sobre las íes, habló claro, no se hizo el desentendido y sobre todo prometió tomar medidas en beneficio de los intereses del campo y la agroindustria nacional, en uno de los sectores más importantes del país que es el cañero y la industria azucarera.
 
Se trata ni más ni menos que del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. “Vamos a revisar los acuerdos que hicieron de la venta de azúcar al extranjero, y de permisos que dieron para utilizar endulzantes que vienen del extranjero", afirmó al presentar el programa Sembrando Vida.
 
Palabras que deben estar rebotando en la cabeza de Ildefonso Guajardo, exsecretario de Economía, que cedió el año pasado hasta la ignominia en la negociación de los acuerdos para el comercio de azúcar entre México y Estados Unidos, y jamás se atrevió a investigar y mucho menos limitar la venta de ese país al nuestro de fructosa a precios dumping, desplazando al producto nacional con la complicidad de las grandes empresas refresqueras.
 
Las declaraciones del Presidente López Obrador se dan en el contexto de un serio conflicto en el sector debido a que se cumplen 19 días de que los cañeros mantienen bloqueadas las bodegas de los ingenios, para que se cumplan con las exportaciones pactadas de azúcar cruda, con un valor más bajo que la refinada, y evitar la saturación del mercado interno que abarata aún más su precio.
 
Hay un riesgo, la generación de un posible conflicto comercial con el proteccionista Donald Trump, quien obviamente festinó en su momento el “acuerdo” bilateral azucarero.
 
Por ello es imperante que, en el marco de los entendimientos del nuevo gobierno con el sector privado, autoridades y empresarios productores y consumidores, inicien un diálogo abierto y franco, negocien en favor del interés de todos, y se constituya una estrategia y un programa para evitar la distorsión en que se encuentra hoy el mercado azucarero.
 
La solución está a la vista, las compañías que utilizan edulcorantes en la fabricación de sus productos, deben privilegiar a la compra del azúcar mexicana sobre la fructosa estadounidense, para fomentar el desarrollo y la generación de empleos en el campo y la agroindustria en México.
 
Además está corroborado que la fructosa es un alto generador de obesidad y diabetes por su consumo, incluso en Estados Unidos existe un movimiento nacional en su contra, y una prueba altamente simbólica de ello es el simpático comercial que transmitió la cervecera Bud Light durante la transmisión televisiva del Super Bowl en ese país, en el que denota que en su producción no se utiliza el jarabe de maíz (fructosa) para provocar una más rápida fermentación, como sí lo hacen sus competidores.
 
Hay voces en el sector cuya experiencia y lucha permanente por atajar esta injusticia comercial pueden ser de gran utilidad para AMLO y su equipo económico, como es la de Enrique Bojórquez, presidente de Sucroliq, empresa productora de azúcar líquida, quien manifestó en las redes sociales, junto con la Unión Nacional de Cañeros, que presiden Carlos Blackaller, su respaldo al compromiso presidencial, al afirmar: “Uniendo esfuerzos, ideas y trabajo, se encontrará la fórmula para hacer de este país un México mejor”.
 
Infonavit, bajo revisión total
 
Y con el mismo ánimo tranformador y desechar lo inservible para la concreción de la cuarta transformación que persigue el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, en el Infonavit, que dirige Carlos Martínez Velazquez, se está llevando a cabo una serie de acciones encaminadas a la eficiencia del organismo bajo criterios de austeridad y, sobre todo, hacerlo “sensible socialmente”.
 
En este sentido es que recientemente se anunció que el Infonavit, la hipotecaria más grande de Latinoamérica, modificaría sus esquemas de cobranza social, desterrando las tenebrosas prácticas que llevan a cabo los despachos de cobranza que fueron contratados por anteriores administraciones y que le dejaron a la actual una deuda que supera los mil millones de pesos.
 
Es decir, el organismo de vivienda adeuda a los “coyotes” de los despachos de cobranza esa millonaria cantidad por la prestaciones de sus servicios, sin que siquiera pudieran cobrar del todo a los acreditados, pero eso sí, a éstos los mantienen, incluso hoy día, bajo amenazas y acoso indiscriminado. Eso, supuestamente cambiará a la brevedad para bien de los derechohabientes, según prometió el flamante director del Infonavit.
 
Otro de los temas revisados exhaustivamente es el relacionado con los créditos denominados en salarios mínimos, que son hasta 50 por ciento más caros que los contratados en pesos. Se tiene registro de que siete de cada 10 hipotecas fueron originadas bajo este esquema, esto es 4.4 millones.
 
Es por ello, que este miércoles en el marco de la conferencia matutina del Presidente López Obrador, el Infonavit presentará un Programa de Reestructura de Créditos que generará descuentos a trabajadores que estén al corriente en sus pagos y presenten un saldo deudor 1.5 veces mayor al saldo original.
 
Esto contempla beneficios para alrededor de 160 mil acreditados, quienes califican automáticamente para reestructurar sus hipotecas y que queden denominadas en pesos, con tasa fija y una quita al saldo actual.
 
La actual administración del Infonavit pretende desterrar de lleno las viciadas prácticas del pasado. El propio Carlos Martínez acusó que el organismo fue utilizado como negocio personal de ex funcionarios, empresarios y despachos de cobranza, todo esto en perjuicio de la institución y de los trabajadores derechohabientes. Hoy todo eso cambiará, según prometió el propio director del Infonavit.

Conavi, elefante blanco que se mueve

A propósito de organismos de vivienda, ayer la Sedatu que encabeza Roman Meyer Falcón, anunció que la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) dejará sus lujosas instalaciones que ocupa en Polanco, para mudarse a oficinas alternas que tiene la propia Sedatu.
 
Mantener las oficinas ubicadas sobre la Avenida Presidente Masaryk, una de las calles más exclusivas y caras del país, generaba un gasto a Conavi  de 11 millones 77 mil 456 pesos anuales, más una póliza de seguro del edificio.
 
Además, Conavi gastaba 1 millón 347 mil pesos al año en mantenimiento; 1 millón 709 mil pesos en renta de vehículos y casi 500 mil pesos en pago de estacionamientos en la zona de Polanco.
 
Según la información oficial, la Conavi,  que dirige Edna Vega Rangel, tendrá entre sus actividades principales, coadyuvar a la implementación de la nueva Política Nacional de Vivienda, en la que se tiene contemplado invertir 9 mil 446.8 millones de pesos, con el objetivo de garantizar el derecho humano a una vivienda adecuada, priorizando la atención a la población de menores ingresos, en condición vulnerable, tanto en ámbitos urbanos como rurales, en entidades federativas con rezago habitacional.
 
Cabe destacar que estas tareas fueron parte del fundamento que le dio vida a dicha comisión, hace tres sexenios, denominada entonces Comisión Nacional de Fomento a la Vivienda (Conafovi). Sin embargo, dicha institución, desde entonces a la fecha, se erigió como un “elefante blanco”, sin línea rectora y sólo engrosando las filas de la burocracia.
 
Comité Fintech en AMFE
 
Por cierto, en la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE), que también es presidida por Enrique Bojórquez, decidieron crear un “Comité Fintech” en virtud de que se han integrado a la Asociación las más  importantes firmas con este modelo de negocio y para abordar conjuntamente los temas de regulación específicos y la implementación de la ley específica para este sector.

Notas Relacionadas