Más desarrollo y menos banca piden a AMLO

Más desarrollo y menos banca piden a AMLO

Foto: Internet

19-09-2018

Por Agustín Vargas 

Fuerte y claro el llamado que hizo el presidente de la Asociación Mexicana de Entidades Especializadas (AMFE), Enrique Bojórquez Valenzuela, al presidente electo Andrés Manuel López Obrador, y al que va a ser su equipo hacendario y financiero, para que en su  gobierno se aplique un cambio profundo en la banca de desarrollo para que realmente cumpla con sus objetivos de dispersar el crédito responsable y se convierta en un motor de la economía y el crecimiento.

Ese cambio debe representar un giro de 180 grados en el concepto, regulación y operación de los bancos y fondos de fomento, como se han manejado en las últimas administraciones.

Para los socios de la AMFE los bancos del gobierno no deben tener como finalidad la rentabilidad ni exigirles los mismos indicadores financieros como se les requiere a los bancos comerciales, como ha ocurrido en los últimos gobiernos.

Hasta ahora el concepto de banco de desarrollo es una entelequia, porque no opera como tal, son bancos que ofrecen fondeo a los intermediarios financieros a tasas iguales o más altas que los bancos comerciales, y que piden requisitos que hacen inaccesible para los intermediarios especializados.

Todo esto repercute en los clientes, en los empresarios de todos los sectores como el productivo, el agro, las pymes, que no se ven favorecidos con tasas de interés y comisiones no lucrativas, porque el mandato para los bancos y fondos de fomento es conseguir utilidades y operar con los criterios de cualquier empresa comercial.

Está comprobado que la banca comercial sólo acude a aquellos sectores, regiones y actividades que le representan altas ganancias, midiendo el riesgo bajo programas y reglas sumamente estrictas, bajo la permisividad de los reguladores y supervisores.

Por su parte, los intermediarios no bancarios, como las sofomes, tienen la vocación de atender ágil y con responsabilidad, a las zonas más apartadas del país, a las actividades productivas urbanas y rurales que requieren de conocimiento y especialización para desarrollarse y crecer.

Así que AMLO y su equipo tienen la oportunidad de recuperar el espíritu original de la banca de desarrollo que es fomentar el crecimiento económico del país, en particular las zonas y segmentos poblacionales más pobres, y dejar atrás a esos elefantes blancos que se mueven muy lento y que paradójicamente trabajan y apoyan a los que no lo necesitan.

Descentralización en marcha

Aun cuando le faltan más de dos meses para tomar posesión como Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ya mueve todos los hilos del poder para dar cumplimiento a sus promesas de campaña, aunque desde ahora ya se justificó que si no lo logra es porque el país está en “bancarrota”, según dijo, declaración que de inmediato le generó una ola de críticas y desmentidos por parte del sector empresarial y financiero.

Una de esas promesas fue la de mover al interior del país varias Secretarías de Estado, algo en lo que ya está trabajando el equipo de transición, al menos en lo que se refiere a la movilidad de personal de las dependencias federales que serán descentralizadas.

Se sabe que los empresarios del sector inmobiliario del país, representados en la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), que preside Alejandro Kuri Pheres, así como el de los constructores de vivienda afiliados a la Canadevi, que encabeza  Carlos Medina Rodríguez, se reunieron recientemente con Agustín Rodríguez López, quien se afirma será el próximoVocal Ejecutivo del Fovissste.

Rodríguez López, arquitecto de profesión que se desempeñó como presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco hasta 2017, se comprometió con la AMPI y Canadevi a lanzar a la brevedad un programa de movilidad inmobiliaria para los trabajadores del Estado similar a Cambiavit de Infonavit, con el objetivo de acelerar el proceso de cambio de residencia de los burócratas que tendrán que salir de la Ciudad de México y puedan acceder a una casa habitación sin mayores complicaciones.

Si bien es cierto que la descentralización propuesta por la siguiente administración Federal podría demorar más de seis años por la falta de infraestructura, conectividad e inmuebles que se necesitan para la recepción tanto de las instituciones como de los trabajadores, el equipo de transición ya trabaja para tomar las primeras acciones.

Se estima que el programa de movilidad inmobiliaria para los trabajadores del Estado esté listo en el primer semestre del próximo año y de tenerlo quizá en su primer año de operación podría materializar la migración de cinco o seis mil trabajadores del Estado.

Ante tal expectativa, la AMPI en conjunto con la Canadevi lanzaron una aplicación (App) gratuita para que los trabajadores al servicio del Estado puedan buscar casa en otros estados.

Es una plataforma donde se capturó la oferta de vivienda nueva y usada que contiene información de una bolsa inmobiliaria por parte de la Asociación de alrededor de 75 mil inmuebles.

El presidente nacional de AMPI, Alejandro Kuri Pheres, detalló que la solución denominada “Explorador de Vivienda” se desarrolló para facilitar a los trabajadores encontrar una nueva propiedad en otra entidad, ante una posible descentralización de dependencias federales. O sea, la descentralización va en serio y está en marcha.

Damnificados en el viacrucis

A un año de los sismos del 7 y 19 de septiembre, en los que miles de personas perdieron sus casas, el sector asegurador aún tiene pendientes por pagar cerca de 9 mil 200 solicitudes de indemnización en casas habitación (tanto con seguro individual como con crédito hipotecario).

Manuel Escobedo, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), justificó que estos casos siguen pendientes por el retraso en los dictámenes de directores responsables de obra (DROs) de Protección Civil, porque los usuarios no tienen las escrituras de su vivienda o no están a su nombre, entre otros.

En general, el sector asegurador recibió un total de 75 mil 553 solicitudes de reclamación por una pérdida estimada de 30 mil 219 millones de pesos, los cuales ya se pagaron 18 mil 045 millones de pesos; el ramo de Daños tuvo la mayor participación con 73 mil 124 reclamaciones, de las cuales ya se cubrió el 82.17 por ciento; esto implicó pérdidas estimadas por un monto de 30 mil 90 millones de pesos y ya se pagaron 59.59 por ciento.

El representante de las aseguradoras del país confío en que los siniestros de casas habitación se concluyan en el transcurso de 2019; mientras que todos los casos estarán concluidos en un plazo de 36 meses a partir del siniestro. Esto significa que los damnificados seguirán en el viacrucis reclamando la indemnización por la pérdida de sus bienes inmuebles.

Y justo a un año de los sismos de septiembre de 2017, las aseguradoras y bancos presentaron un plan para proteger los seguros de créditos hipotecarios frente a futuros desastres.

Así, en los seguros asociados a créditos a la vivienda, la banca ya no asegurará únicamente el producto financiero sino que priorizará el costo del inmueble, informaron en conferencia de prensa conjunta la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) y la Asociación de Bancos de México (ABM).

Tache a Alcántara por Viva Aerobus

De escándalo la crisis que está atravesando la línea aérea del empresario mexiquense Roberto Alcántara, que lleva semanas sin cumplir los itinerarios de su vuelos vendidos, haciendo padecer esperas de entre dos y 5 horas a sus clientes en todos los aeropuertos en los que opera, e incluso llegan a cambiar los vuelos para el día siguiente. Obviamente no pagan alimentos u hospedaje de los afectados.

Lo peor es que la explicación de su personal grosero y desatento es que los aviones fueron afectados por rayos y tienen que ser reparados. Sólo hay que revisar las redes sociales para registrar los cientos de quejas y mensajes recriminatorios del pretexto que aducen.

¿La Profeco?, bien gracias, no sirve de nada solicitar la intermediación, por ejemplo, de los representantes de esta dependencia en el aeropuerto de la Ciudad de México, pues ni caso les hacen y son humillados por la gente de Viva Aerobus.

Empresas como Despegar.com y demás agencias de venta de boletos de avión y reservaciones de hoteles, deberían descartar a esa línea aérea entre sus proveedores porque denigran la calidad del servicio que ofrecen a los pasajeros mexicanos.

En el medio de la industria aérea todo mundo se pregunta qué espera Roberto Alcántara para despedir al “CEO” de la aerolíneaJuan Carlos Zuazua.

Notas Relacionadas