Ixtle, eterno y útil producto mexicano

Fuente: 
Arturo Ríos
01-06-2015

EL ixtle, fibra dura, extraída de la planta Achmea magdalenae conocida como como Pita, hierba eterna de la clase de las bromeliáceas. 

Sus hojas son largas y espinosas, crecen hasta 3.5 m. de longitud, están en las orillas de los arroyos, zonas pantanosas y laderas del bosque neo tropical lluvioso, desde México hasta Ecuador, están agrupadas o en plantas solitarias.

La fibra larga y blanca extraída de sus hojas es fuerte, durable, resistente al agua salada, y se ha empleado en todo el trópico en una amplia gama de usos. 

Los grupos indígenas la utilizaban para hacer cuerdas, redes, cañas de pescar, bolsas, abanicos, sandalias, hilo de coser y cuerdas para instrumentos musicales, especialmente las que se usan en las jaranas de los músicos de Veracruz. 

Los nahuas de la región veracruzana utilizaban la fibra para hacer sus fajas tradicionales, así como su ropa tradicional como el ayate, Ayatlen en lengua náhuatl. El fruto, que tiene sabor a piña era gusto. 

La majagua, o lo que queda de la hoja de la fibra que se ha extraído, se trenza para hacer hamacas y con tejido grueso, tapetes. Las espinas servían de agujas y alfileres, el jugo de las hojas para quemar heridas y sanaran más pronto. 

Los indígenas extraían la fibra, oreaban las hojas unos 20 días para luego rasparlas con un hueso afilado o golpeando las hojas contra las rocas. 

Desde 1500 la fibra producida en el Bosque de la Chinantla, Oaxaca sede de una industria floreciente de ixtle desde esa época hasta el siglo XX, era adquirida por comerciantes zapotecas; que la cosían e injertaban a pieles y cuero.

Con ello comenzaba al bello Arte Piteado que desde la época colonial era exportado a España y que después de los años 1940, valorada entre la creciente comunidad Hispana en Los Estados Unidos de Norteamérica. En el siglo XIX, el ixtle también fue utilizado para la fabricación de papel.

Los europeos descubrieron el potencial del ixtle como una resistente fibra industrial, resistente al agua de mar, cualidad atractiva y la emplearon para hacer cuerdas y cabos de los barcos que cruzaban el Océano Atlántico. 

Durante la época colonial y hasta el siglo XX, se le conoce como " Pita Colonial" o "hierba de seda", como era conocido en Europa. GOTA basada en los datos aportados en la tesis de investigación en el año 2000 por Tamara Ticktin