En México se agudizará la crisis laboral periodística en los próximos 6 años

  • En México se agudizará la crisis laboral periodística en los próximos 6 años

    Foto: Internet

La relación del Gobierno Federal con los medios y periodistas se convulsiona generando incertidumbre, desempleo y una posible crisis informativa para los próximo seis años en donde los principales perdedores serán los periodistas de a pie; los que alimentan diarios impresos, digitales, televisivos o radiofónicos así como áreas de comunicación social del Estado.

Esta ola de desempleo también alcanzará a fotógrafos y camarógrafos además de las ya muy mermadas plantillas de redacción de los diferentes medios informativos.

Mientras las grandes empresas periodísticas (en este reacomodo político donde asumirá el próximo 1 de diciembre la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien recibió ya su constancias de mayoría como Presidente electo),  están preocupadas, hacen ajustes de personal en los puestos directivos y su plantilla laboral; los reporteros viven una situación angustiante por los posibles recortes en sus medios o bien por la compactación y no desaparición, como se había anunciado, de las Unidades de Comunicación Social.

 

También te puede interesar: Inadmisible que siga habiendo compra-venta de niñas en México

 

Y es que el impacto informativo y laboral alcanzará a 18 Secretarías de Estado, a la mayoría de las 299 entidades de Gobierno así como a las 146 embajadas y consulados, de ahí que académicos, directivos de comunicación social, columnistas, maestros y doctores en periodismos consultados por México Nueva Era “Periodismo Digital de Vanguardia”, prevean un panorama desalentador para el ejercicio periodístico y la “centralización de la información para difundir un proyecto único de gobierno que será el “lopezobradorismo”.

Asimismo, en la industria informativa privada se prevé un desempleo mayor al ya visto desde la década de los noventas e inicio del nuevo milenio, cuando se dio por primera vez la alternancia en el poder presidencial con Vicente Fox Quesada, y ahora con la variante de ser, los reporteros, “limosneros de la nota informativa presidencial” la cual se tiene que “cazar” a la orilla de una banqueta, a pleno rayo del sol o frente a una pertinaz lluvia pero también a condición de poder acceder o no a la información en tiempo real que emita la nueva Administración Federal.

Lo anterior se suma al hecho de que en este proceso de deterioro en el que ejercen su profesión los periodistas, han quedado expuestos a la delincuencia durante la etapa de transición de poderes del Estado, del 1 de julio y hasta finales de año, y cubren las actividades del Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, en sus oficinas ubicadas en la calle de Chihuahua, en la colonia Roma Sur, delegación Cuauhtémoc, donde están expuestos a asaltos en agravio de su persona y de sus herramientas de trabajo como son celulares, grabadoras, computadoras, cámaras de foto e incluso de video.

Todo ello nos muestra que, como sostienen muchos colegas de profesión, se ha olvidado que el trabajo del periodista es ser contrapoder, es ahí donde el periodista debe estar; del otro lado del poder. Sin embargo vemos que en México el periodismo dictado desde la empresa “acompaña al poder y se olvidó de la sociedad”.

Este acompañamiento, de décadas más allá de partido políticos en el poder (PRI, PAN o MORENA), ha sido para vanagloriar al Estado para ser incondicionales a cambio de pautas o contratos publicitarios millonarios donde la crítica se da sólo si se afectan intereses empresariales o políticos de la empresa aunque se avizore, en corto plazo, una crisis financiera en la que muchos medios de comunicación masiva entrarán a partir del 1 de diciembre de 2018.

Así, con  la premisa de que la publicidad gubernamental se reducirá 50 por ciento durante la próxima Administración Federal, los 45 diarios impresos con impacto nacional (de acuerdo al Padrón Nacional de Medios Impresos), las nueve televisoras de cobertura nacional; las 178 Emisoras de Radio en México, de acuerdo aworldradiomap.com.mx así como cientos de medios informativos digitales de diferentes vertientes, están a la expectativa de cómo podrán acceder a la publicidad gubernamental mientras “se amarran el cinturón”.

En el análisis de este nuevo panorama político-informativo, Enrique Mandujano Sandoval, Director Académico de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, sostiene que “se viene una temporada muy difícil para los medios, habrá medios privilegiados porque los hubo cuando él (AMLO) fue Jefe de Gobierno”.

Dicho panorama no es diferente para José Luis Palacios, Director de Diario Digital Página Ciudadana y Maestro en Periodismo, quien sostiene que si bien no le preocupa la reducción presupuestal para la entrega de publicidad gubernamental pues la Secretaría de Hacienda “margina” y marginará a los medios de comunicación masiva, sí se prevé “centralización de la información”, desempleo y grupos periodísticos favorecidos por AMLO del 2018 al 2024.

De acuerdo a estos especialistas, los medios ganadores de la elección presidencial reciente serán, de acuerdo a los especialistas consultados, La Jornada, Milenio, TV Azteca, Televisa, El Universal y Reforma, entre otros, incluidos diversos diarios digitales como SDP; en tanto que los “negritos del arroz” serán aquellos que durante la campaña presidencial no fueron afines al proyecto “lopezobradorista”.

En este pago y cobro de facturas es claro que la información en su contenido tendrá un impacto directo o indirecto en la sociedad mexicana pero también generará un  cambio en la forma de ejercer el periodismo en el próximo sexenio como lo manifiesta el columnista y también maestro en periodismo político, Joel Saucedo, al sostener que con  la próxima Administración Federal esta disciplina se degrada y se anula la posibilidad de contar con una verdadera política de comunicación social desde el Estado.

Asimismo, para Antonio Gutiérrez Trejo, periodista especializado en política y directivo de varias áreas de comunicación social durante su trayectoria profesional expresó que se prevé un caos informativo si se centraliza la información gubernamental a partir del próximo año y ello generaría una serie de contradicciones informativas debido a que, como hasta ahora se ve, Andrés Manuel López Obrador quiere ser “la única voz”.

La mayoría de los especialistas consultados se pronunciaron a favor de aprovechar la coyuntura laboral e informativa así como política para revisar la Ley General de Comunicación Social, publicada en el DOF este año, mejor conocida como la “Ley Chayote” toda vez que  las críticas a la misma se vinculan al favoritismo que dará relativo a la propaganda, bajo cualquier modalidad de Comunicación Social.

En ella se establecen las normas a que deberán sujetarse los Entes Públicos a fin de garantizar que el gasto en Comunicación Social cumpla con los criterios de eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez, y respete los topes presupuestales, límites y condiciones de ejercicio que establezcan los presupuestos de egresos respectivos.

Con ella, los medios electrónicos, medios impresos, medios complementarios, medios digitales y medios públicos estarán obligados a inscribirse al Padrón Nacional de Medios de Comunicación pero ello no garantizará su inclusión en las campañas publicitarias del Estado.

Por ello, el también doctor en Periodismo, ex reportero de El Universal y hoy empresario de su propio medio digital, José Luis Palacios, establece que “como medio independiente no me preocupa pues hemos subsistido durante este sexenio la discriminación del Gobierno Federal, desde la Secretaría de Marina, Presidencia de la República, entre otras dependencias como la Secretaría de Hacienda”.

Los beneficiados de Andrés Manuel López Obrador son, sostuvo, La Jornada, Milenio, SDP Noticias e incluso Ricardo Rocha (quien tiene su programa radiofónico y televisivo en Grupo Radio Fórmula) así como TV Azteca a través de Esteban Moctezuma y su red de complicidad pero además La  Jornada pasará a ser el órgano oficial del gobierno como en su momento fue el periódico El Nacional”.

En tanto, Antonio Gutiérrez Trejo, ex reportero de Novedades Editores y quien además ha ejercido como directivo de áreas de comunicación social tanto de secretarías de Estado, organismos descentralizados e institutos políticos, advierte el riesgo de “crear la Gran Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia de la República”.

“Me parece que sería, en lo personal, un error muy grave eliminar las áreas de comunicación social y si bien eso no lo veo como dictadura porque suena un poquito fuerte el término, yo le llamaría un monopolio de la información, una centralización absoluta de la información oficial y esto nos debe llevar a una preocupación mayor que son los medios de comunicación masiva y su relación con el gobierno”.

Por su parte, Joel Saucedo asesor en el manejo de medios para liderazgos políticos así como columnista de La Prensa opina que se vislumbra un “panorama negro para los  medios de comunicación masiva digitales”.

Asimismo consideró que el trabajo periodístico que ejercen los compañeros en la cobertura informativa del Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, se ha denigrado cuando es una actividad que reclama espacios adecuados para poder desempeñarse.

Por ello prevé que los reporteros que cubran  la fuente de Presidencia, al asumir de manera formal el  nuevo Jefe del Ejecutivo, tendrán que hacerlo “acampando en la plancha del Zócalo capitalino para hacer sus actividades de informar” considerando la nueva dinámica de trabajo de AMLO, sabedor de que en Palacio Nacional no hay una Sala de Prensa con cupo para todos los reporteros que hay actualmente y considerando que cuando el hoy Presidente Electo fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México centralizó  la información y orilló al gremio (hombres y mujeres) a allegarse hasta su propia agua  y papel de baño a la Sala de Prensa.

Ante este panorama que se avecina, el directivo de la Escuela de Periodismo Carlos Septien y quien estuviera por varios años como autoridad editorial en Novedades Editores y La  Jornada, Enrique Mandujano Sandoval, señaló que habrá medios privilegiados como los hubo cuando Andrés Manuel López Obrador fue Jefe de Gobierno en la Ciudad de México.

Debido a que por lo menos en los primeros tres años de la próxima Administración Federal serán difíciles, el académico, propuso dar una finalidad útil y práctica a los medios de comunicación masiva así como “romper la visión de que el periodista es solo un empleado de medios y pueda verse como un propio medio”.

“En momento de aceptar que la crisis de los medios tradicionales vino cuando se olvidaron de la gente y se enfocaron en los grandes temas del poder por lo que los medios y los periodistas deben regresar a la gente, deben regresar a ese contacto”, concluyó.

Notas Relacionadas

Video Relacionado: 

En entrevista con #MNETV. La corrupción publicitaria en Medios de Comunicación

06-09-2018

Ante la política de Comunicación Social que emprenderá la administración federal de Andrés Manuel López...

Cubrir Presidencia con AMLO, será "denigrante"

10-09-2018

Joel Saucedo asesor en el manejo de medios para liderazgos políticos opina que se vislumbra...