Especiales

Disminuyen hogares nucleares en México y suben los ampliados

  • Disminuyen hogares nucleares en México y suben los ampliados

    Foto: MNE

  • Disminuyen hogares nucleares en México y suben los ampliados

    Foto: MNE

La familia, de acuerdo con la Declaración de los derechos humanos, “es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado” y es una estructura viva, que se mueve con los cambios propios de la sociedad.

Desde marzo de 2005, se instituyó en nuestro país el “Día de la familia mexicana”, el primer domingo de marzo en donde su objetivo, es crear conciencia de la importancia de los hogares familiares, con el propósito de hacer frente y crear políticas públicas orientadas a proteger los vínculos de sus integrantes.

Datos de la Encuesta Intercensal 2015, señalan que en México hay poco más de 31 millones de hogares, de los cuales 88.9 por ciento se conforman por individuos que guardan algún parentesco familiar entre sí, llamados “hogares familiares”, que, por su definición, nos aproxima a hablar de “familias”.

 

 

También te puede Interesar: En ascenso acelerado la desaparición de mujeres adolescentes en el país

 

 

Por otro lado, 10.8 por ciento no son familiares, es decir, son personas que viven solas, o con otras con quienes no guardan relación de parentesco con el jefe(a) de hogar.

Los roles de género, el retraso de la maternidad, el aumento de la cohabitación como inicio de la vida de pareja y de las uniones posteriores a la ruptura o divorcio, maternidades/paternidades sociales y biológicas, cambios económicos, e incluso de tendencias sociales, generan ajustes y reacomodos en las estructuras familiares y en la concepción de la misma.

Los hogares familiares pueden a su vez dividirse en clases, que se forman a partir del tipo de parentesco que se tenga con el jefe del hogar, formándose los hogares nucleares, ampliados y compuestos.

El primero se conforma por el núcleo familiar de primera generación, es decir, padre y/o madre con hijos o parejas sin hijos; el ampliado se compone de un núcleo familiar con algún otro pariente; el compuesto considera a los hogares nucleares o ampliados que incluyen, además, a alguna persona sin parentesco.

En 2015, del total de hogares familiares, siete de cada 10, es decir, 69.7 por ciento, fueron hogares nucleares; 27.9 por ciento ampliados y 1.0 por ciento son compuestos.

Respecto a los cambios en las clases, se ubica principalmente un aumento en los ampliados, que pasaron de 26.6 por ciento del total de hogares familiares en 2010, a 27.9 por ciento en 2015; por otro lado, los nucleares disminuyeron de 70.9 a 69.7 por ciento, durante este mismo lapso.  

Una clasificación más que se hace a los hogares familiares es a partir de, si al existir hijos, el jefe del hogar está o no con su pareja; así, se obtiene el hogar biparental, conformado por el jefe(a), cónyuge e hijos(as); y el monoparental, integrado por el jefe(a) que no cuenta con un cónyuge, e hijos(as).

En particular el monoparental resulta de interés, no solo porque ha venido en aumento, pues en 2010 representaban 16.8 por ciento del total de hogares familiares y para 2015 aumentó a 21.0 por ciento, sino porque aunado a otras variables, en su interior se puede presentar mayor riesgo de pobreza, dificultades económicas, precariedad e inestabilidad laboral, entre otras que señalan también mayor conflicto en el desarrollo de los hijos.

Estos hogares se han caracterizado por estar dirigidos por mujeres. En 2010, en los hogares monoparentales 84.0 por ciento estaban dirigidos por ellas y en 2015, presentaban esta condición 81.7 por ciento.

En cuanto al jefe de familia, aquel que sustenta la economía del hogar, en el 73.0 por ciento de los hogares familiares se reconoce como jefe a un hombre y en tres de cada 10, es decir, 27.0 por ciento, es una mujer quien asume este papel.

Existe un gran interés en el estudio de estas últimas, debido tanto a que han venido en aumento, pues del 2010 al 2015 este tipo de jefatura aumentó de 24.6 a 27.0 por ciento; como por otro lado, la posición de la mujer como jefa de hogar, que genera cambios en la dinámica de la familia, y suele darse por viudez o separaciones, además de que esta población presenta mayor vulnerabilidad a sufrir carencias o caer en pobreza.

En los hogares familiares, 82.4 por ciento de los jefes hombres son económicamente activos, característica que presentan 48.0 por ciento de las jefas.

 

Notas Relacionadas

También puede interesarte

"Los tuyos, los míos, los nuestros", diversidad en la familia

En el marco del “Día de la Familia”, en México hay poco más de 31 millones de hogares, de los cuales 88.9 por ciento se conforman por individuos que tienen algún parentesco familiar entre sí, llamados “hogares familiares”, de acuerdo al INEGI.| Foto: Internet

 

03-03-2017
Violencia más allá del Bullying en escuelas

La violencia siempre ha existido y en los colegios no es la excepción, investigadores de la UNAM advirtieron que en las escuelas se crean condiciones para la violencia y este fenómeno va más allá del Bullying.| Foto: Interent

22-02-2016