Especiales

Jalisco, un Narco-Estado

  • Jalisco, un Narco-Estado

    Foto: Internet

Fuente: 
numerocero.mx/The Exodo
26-03-2018

Una llamada: “Nos mandó llamar ‘el Mencho’ para decirnos que dejemos de hacer campaña o nos atengamos a las consecuencias”.

 

La elección intermedia del 2015 se ejecutaba con normalidad cuando un grupo de candidatos a munícipes y diputados de la zona sur de Jalisco pidieron audiencia en la sede nacional de su partido para pedir instrucciones a sus líderes, sobre la amenaza que les dio Nemesio Oseguera Cervantes, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Tres años después de ese hecho, el CJNG disputa (junto a sus aliados en el poder) el control de la entidad que hasta hace algunos años, controlaban por completo. El motivo era simple. En los últimos cinco años, los criminales, habrían sufrido una fuerte fractura interna, misma que esta siendo aprovechada por la alianza entre los cárteles del Pacífico o de Sinaloa, del Noreste (remanencias de Los Zetas), del Golfo y los grupos independientes.

 

También te puede interesar: Coca cola huye de Guerrero

 

Esa guerra apenas inicia y tendrá consecuencias político-electorales en Jalisco, ya que los políticos involucrados con los narcotraficantes, han tomado partido por alguno de los grupos criminales

Además, se ha roto la hegemonía que tuvo el Jalisco Nueva Generación, lo que le permitía controlar voluntades políticas a partir del dinero, la violencia o la intimidación. La guerra entre cárteles se debe a que Jalisco se ha convertido en un sitio estratégico no sólo para la distribución y paso de estupefacientes, sino para la producción de drogas sintéticas y lavado de dinero. La mitad de las empresas mexicanas investigadas por Estados Unidos por presunto lavado de dinero se encuentran en Jalisco.

El gran negocio en Jalisco es el blanqueo de recursos ilícitos y la elaboración de metanfetaminas. Diversos políticos piden su rebanada del pastel.

CIUDAD QUÍMICA

Pero lavar dinero es sólo la base de la narcoeconomía del estado. Las autoridades estadounidenses también consideran a Guadalajara como la capital de las drogas químicas y a Jalisco como un importante centro de producción.

“El 80 por ciento de la metanfetamina utilizada en Estados Unidos proviene de laboratorios operados por cárteles mexicanos. La producción es especialmente alta en los alrededores de Guadalajara debido a su ubicación geográfica, disponibilidad de materiales, infraestructura adecuada y experiencia científica”, señala el Consulado de Estados Unidos en Guadalajara, en un informe realizado en 2008 y revelado por Wikileaks como parte de los cablegate.

Jalisco es importante para los narcotraficantes porque se encuentra a 120 kilómetros del puerto de Manzanillo, en donde el gran volumen de contenedores facilita el contrabando de precursores químicos para la elaboración de “metas”. Además, tiene miles de kilómetros de sierra en donde se facilita instalar laboratorios clandestinos. El desarrollo de la industria farmacéutica en el estado ha ayudado al crimen organizado a conseguir todo el material y equipo químico que necesitan sin levantar sospechas.

Sumado a lo anterior, Jalisco “tiene una gran cantidad de jóvenes químicos e ingenieros que pueden ser reclutados por los narcotraficantes para sus laboratorios de metanfetaminas”, señala el documento del Consulado estadounidense en Guadalajara.

De acuerdo con el citado documento, la prohibición en México para la importación de productos químicos necesarios para la fabricación de “metas” ha ocasionado que los cárteles mexicanos utilicen el método “Walter White”, también conocido como “método sucio” o “método 2P2”, que consiste en producir a partir de la reducción de fenilacetona y metilamina, de fácil adquisición en el país.

No hay duda, la actual guerra entre cárteles de la droga en Jalisco dificultará el flujo de apoyos económicos de capos a políticos en campaña, fracturará o romperá alianzas y reacomodará las fuerzas políticas a partir de que se definan ganadores.

“Háganle caso”, fue la respuesta que obtuvieron los candidatos por parte de sus líderes de partido ante la orden de “El Mencho”.

AMISTADES PELIGROSAS

Ignacio Loya Alatorre: Operador financiero del Cártel de Sinaloa. Asesinado en febrero del 2007. Amigo de Aristóteles Sandoval Díaz, Alfredo Barba Mariscal, Abel Salgado Peña y Teresa López Hernández.

Jesús Gallegos Álvarez: Secretario de Turismo de Aristóteles Sandoval y presunto operador financiero del Cártel de Sinaloa. Asesinado por integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación en marzo del 2013, a diez días de iniciar la actual administración estatal. Amigo de Aristóteles Sandoval Díaz, familia Barba Mariscal, Rafael González Pimienta y Salvador González Reséndiz.

Jaime Navarro Martínez: Coordinador del Movimiento MAS en Zapopan y coordinador de Atención a Zonas Prioritaria de la delegación Sedesol en Jalisco. Presunto operador de José Ángel Carrasco Coronel, líder del Cártel de Sinaloa. Asesinado por integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación en julio de 2013. Amigo de Leonel Sandoval Figueroa.

Antonio Molina de la Puente: Abogado. Candidato a síndico del PRI por Zapopan en 2009. Asesinado en abril de 2015 junto con Luis Cortés Villaseñor (acusado por el gobierno de Estados Unidos de lavar dinero a Rafael Caro Quintero). Amigo de Aristóteles Sandoval, Emilio González Márquez, Leonel Sandoval Figueroa y Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco.

Sergio Kurt Schmidt Sandoval: Acusado por el gobierno federal de ser operador del Cártel Jalisco Nueva Generación y uno de los 122 objetivos prioritarios. Detenido por la PGR en agosto de 2016 y liberado por violaciones en el procedimiento en agosto de 2017. Amigo de Emilio González Márquez, Enrique Alfaro Ramírez, Ismael del Toro y Abel Salgado Peña.

 

 

 

Notas Relacionadas