Urge un registro de bienes inmuebles

  • Urge un registro de bienes inmuebles

    Foto: Internet

Los fenómenos meteorológicos y los sismos que han afectado a la Ciudad de México han puesto a prueba las capacidades de las autoridades y son un recordatorio de su vulnerabilidad y, por tanto, del compromiso y responsabilidad para proteger y salvaguardar a la población con una cartografía estructural y censos sobre zonas vulnerables, consideró el Diputado Armando López Velarde Campa, Coordinador del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano.

 

En el marco de la comparecencia José de Jesús Gutiérrez, Secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Ciudad de México ante la Asamblea Legislativa, López Campa manifestó que es urgente un censo completo de los damnificados, así como de los daños ocasionados y una cartografía estructural, para que con los resultados geológicos y geofísicos se determine la habitabilidad de inmuebles afectados en la Ciudad de México o su reparación

Destacó la importancia de no repetir errores de antaño en la reconstrucción de inmuebles e infraestructura dañada, asumiendo criterios de participación y sustentabilidad que incorporen a quienes resultaron damnificados por estos fenómenos, con el mismo espíritu de los Sistemas de Actuación por Cooperación.

 

También te puede interesar: Fundamental establecer las delimitaciones territoriales: Diputado

 

“Tenemos que contar con información precisa que nos permita saber el grado de riesgo en el que vivimos o pretendemos vivir, es decir, conocer certeramente, primero, la porosidad y estabilidad del suelo en que se asientan nuestras viviendas y segundo, la fragilidad o fortaleza en que se encuentran los inmuebles en los que habitaremos”, dijo.

Bajo estas premisas es apremiante contar no sólo con un mapa de riesgos, sino de un Registro de Bienes Inmuebles Destinados para Uso Habitacional, Afectados por Sismos, en el que se describa el grado de afectación de los inmuebles, causada por algún temblor, lo cual nos permitirá saber con precisión, el estado físico estructural en que se encuentran los inmuebles en los cuales vivimos o pretendemos vivir.

Señaló también que las irregularidades que han salido a relucir en torno a los Directores Responsables de Obra y dada la delicada responsabilidad que tienen, hacen urgente una validación de la capacidad y conocimientos de quienes estén acreditados como tales y en los casos de no contar con la pericia necesaria, deberá hacerse una exhaustiva revisión de todas aquellas construcciones que hayan certificado.

En el impacto de los desastres naturales, existe una estrecha correlación con el desarrollo urbano y la incidencia de lo que hagamos o dejemos de hacer, podrá determinar la viabilidad de nuestras ciudades.

Es necesario reconsiderar temas como la desecación del subsuelo que se origina por la extracción de agua para satisfacer las necesidades de la población y que no se ha atendido adecuadamente.

Recientemente el Gobierno Federal anunció un programa para recarga de los mantos acuíferos de la ciudad con agua tratada. Sin embargo, existen estudios que señalan que gran parte del agua pluvial se va por el drenaje y aun cuando hay un proyecto coordinado por la Universidad Autónoma Metropolitana para crear más de dos mil pozos para reinyectar el agua de lluvia al subsuelo, éste no se ha llevado a cabo.

Son tiempos de reflexionar sobre los efectos del crecimiento urbano y corregir errores y vicios en la construcción existente y futura para que la planeación se convierta en un instrumento certero y confiable al servicio de la ciudadanía.

Notas Relacionadas

Rusia 2018