Por secuestro exprés y robo, pasaría más de 90 años en el bote

  • Por secuestro exprés y robo, pasaría más de 90 años en el bote

    Foto: Internet

Un juez de control del Reclusorio Preventivo Norte, vinculó a proceso a un individuo de 24 años de edad por los delitos de secuestro exprés, robo de auto, tarjetas bancarias, entre otros objetos personales.

El impartidor de justicia, señaló que de ser declarado culpable  podría alcanzar una penalidad de hasta 90 años en prisión, por lo que respecta al secuestro exprés; por el delito de robo de vehículo la sanción es de hasta 22 años, y por el ilícito de robo agravado calificado podría estar encarcelado hasta 14 años.

Además, cuenta con un ingreso al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente en 2016,  por el delito de robo a transeúnte con violencia, y otro al Norte en 2015, también por robo a transeúnte con violencia.

 

También te puede interesar: México será potencia con educación ciencia y tecnología: Nuño

 

Explicó la Procuraduría General de Justicia de la CDMX, que los datos de prueba aportados al juez permitieron vincularlo a proceso.

Relató la dependencia local que el impartidor de justicia calificó de legal la detención del sujeto y dictaminó su prisión preventiva oficiosa, por lo que fue internado en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte.

De acuerdo al expediente la noche del pasado 7 de octubre, las víctimas se encontraban en su vehículo, Volkswagen, tipo Beetle, color rojo,  estacionado en una calle de la colonia Tlatilco, delegación Azcapotzalco, cuando fueron interceptados por el imputado y un copartícipe.

Con palabras altisonantes y golpes sometieron a las víctimas. A una de ellas la obligaron a pasarse a la parte trasera del automotor, junto con uno de los implicados, mientras que el otro se colocó en el asiento del copiloto.

Enseguida les exigieron que les entregaran sus pertenencias, entre ellas, diversas tarjetas bancarias; posteriormente obligaron a la pareja a trasladarlos a una sucursal bancaria para hacer retiros de dinero.

En el auto se quedaron la mujer y uno de los imputados, mientras que el cómplice y el hombre ingresaron al cajero automático.

Sin embargo, al realizar las operaciones bancarias, se percataron de la presencia policiaca por lo que el inculpado regresó al vehículo y ambos agresores huyeron llevándose a una de las víctimas, en tanto el otro agraviado, que se quedó en el cajero, aprovechó el momento para solicitar apoyo.

Los uniformados iniciaron la persecución del automóvil que terminó en el cruce de las calles Camarones y Biólogos Marinos, colonia Obrero Popular, donde los probables participantes se impactaron contra otro vehículo.

 

 

                                                            

Notas Relacionadas