Presidenciables, obligados a presentar propuestas sustentadas en realidad del campo

  • Presidenciables, obligados a presentar propuestas sustentadas en realidad del campo

    Foto: Cortesía|MNE

 

Se busca, un Pacto Social de los Sujetos del Desarrollo Rural con el Gobierno y un Nuevo Sistema Nacional Agroalimentario. Son 50 mil egresados de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), en activo, los que están dispuestos en procurar políticas públicas diferenciadas por cadenas productivas, regiones y tipos de productores.

Para ello, la Asociación Nacional de Egresado de Chapingo (ANECh), hace un llamado a los 4 candidatos a la presidencia de la República para que consideren propuestas sustentadas en la realidad del campo mexicano.

El Presidente de la ANECh, Ismael Flores Torres, en entrevista, expuso que los que aspiran gobernar México (Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade Kuribreña, Ricardo Anaya Cortés y Jaime Rodríguez Calderón), deben tomar en cuenta que, desde hace tres décadas, nos encontramos bajo un modelo de desarrollo rural nacional neoliberal dependiente, en el cual el papel de Estado está sometido al mercado en el sector rural y la participación de la sociedad está individualizada y dispersa.

 

También te puede interesar: Productores mexicanos de miel alcanzan ventas por 27.3 mdd

 

Flores Torres, dijo que los integrantes de la ANECh darán el paso al frente y llevarán la voz del productor, de sus familias, de su comunidad, hacia las esferas de toma de decisiones, para implementar acciones que respondan a sus aspiraciones.

“Vamos a insistir que los alimentos son un asunto de Seguridad Nacional y establecer un Pacto Social de los sujetos del Desarrollo Rural con el Gobierno, para la creación de un Nuevo Sistema Nacional Agroalimentario”, subrayó el ingeniero agrónomo.

En este sentido, recordó que los egresados de la Escuela Nacional de Agricultura, hoy Universidad Autónoma Chapingo (UACh), afiliados a la Asociación Nacional de Egresados de Chapingo A.C. (ANECh), reunidos en Congreso General, acordaron por unanimidad presentar a la Nación, a sus tres poderes de gobierno, a los partidos políticos, a los candidatos a la presidencia de la República y a la población en general, el Manifiesto por la Seguridad y Soberanía Alimentarias y el Desarrollo Rural Integral de México.

Al respecto, se llevó a cabo un diagnóstico a nivel nacional con la participación de todos los asociados de la ANECh, en reuniones generales y grupales y a través de un foro virtual, revisando los resultados de las políticas públicas aplicadas durante los últimos 30 años.

Se valoró el papel del Estado en la promoción del desarrollo rural, la participación de la sociedad civil organizada en la instrumentación de las políticas públicas y la pertinencia del mercado como el eje central para la asignación de los beneficios entre los diversos actores que inciden en el medio rural, y los efectos en la naturaleza (agua, tierra, flora y fauna). A partir de ello, se plantearon alternativas de solución a la problemática identificada.

Indicó el extensionista que los agrónomos (50 mil egresados de la Universidad Autónoma Chapingo, activos), cuentan con la calidad profesional suficiente para integrar y proponerle al país el Manifiesto por la Seguridad y Soberanía Alimentarias y el Desarrollo Rural Integral en México.

Puntualizó, el dirigente de la ANECh, que los miembros de la organización, están dispuestos a participar en el desarrollo y fomento de las actividades agropecuarias y forestales del país, que son fundamentales para el combate a la pobreza, para la producción de alimentos y para la generación de servicios ambientales que la sociedad demanda.

Explicó que Seguridad y Soberanía Alimentarias consiste en impulsar acciones de corto, mediano y largo plazos, con miras de alcanzar la meta planeada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), de producir en México, al menos, el 75 por ciento de lo que la Nación consume, principalmente, con el maíz, frijol, arroz, trigo, sorgo, oleaginosas, cárnicos y lácteos, de los cuales se importa cada año más del 50% de lo que consumimos.

“Para aterrizar esta estrategia y vincularla con el resto de las tácticas a desarrollar, se realizarán en tres fases en paralelo: un Diagnóstico Integral Territorial Participativo; un Programa Integral de Desarrollo Rural Territorial y Proyectos de Inversión Territorial”, apuntó.

Esto, porque –anotó-, la pobreza, marginación, la falta de desarrollo de los territorios rurales, la baja productividad, la escases de financiamiento, el desempleo, la migración y el deterioro de los ecosistemas se convierten en una amenaza, no sólo para la viabilidad del campo mexicano, sino para toda la sociedad en su conjunto.

“Existen retos importantes que tienen que ser tomados en cuenta por los que quieren gobernar la nación debido a que los problemas económicos, sociales y políticos se manifiestan con mayor profundidad en el medio rural”, remarcó.

En cuanto a “Los Retos de la Soberanía Alimentaria y el Desarrollo Rural en México”, expuso que el Manifiesto plantea 10 retos que buscan, en principio, desligarse del actual modelo de desarrollo rural nacional neoliberal dependiente, que durante más de tres décadas de su aplicación el papel del Estado ha estado supeditado al mercado en el sector rural.

También, demanda una coordinación de los tres órdenes de gobierno e integración programática dentro de cada orden de gobierno, acompañado de un nuevo Marco Jurídico, estructura gubernamental coherente, presupuesto rural multianual con el mandato del aprovechamiento racional de los recursos naturales.

En cuanto a la educación media y superior: “Debe ser articulada, que incluya la competencia profesional de habilidades organizativas con una generación de tecnología y conocimientos, con financiamientos contra subsidios”.

Así como, incrementar los ingresos, las ganancias y las expectativas de Vida Digna de los productores y sus familias, de los indígenas, campesinos y empresarios que surten los mercados nacional e internacional, con un manejo sustentable de los recursos naturales, sin afectar ni destruir a las etnias y sus culturas milenarias.

Cabe destacar que la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), antes Escuela Nacional de Agricultura, con 164 años de vida, es la pionera y más grande e importante institución pública formadora de Ingenieros Agrónomos de México, con más de 50 mil profesionistas egresados activos.

Actualmente, ofrece 25 diferentes especialidades dentro de la Agronomía, lo que le otorga el status de la Universidad que ofrece la mayor y más completa gama de especialidades técnicas, sociales, económicas y ecológicas, relacionadas e indispensables para comprender y alcanzar el Desarrollo Rural Sustentable de todo el país.

Además, se ubica entre las primeras diez Universidades del país por su calidad educativa y dado el porcentaje de alumnos provenientes de zonas marginadas e indígenas, su visión social queda así manifiesta. El 20% de sus alumnos actuales, provienen y hablan su lengua indígena, fundamental para apoyar a nuestras 68 etnias.

Notas Relacionadas

Rusia 2018