Negociación de TLCAN sin opinión de productores y organizaciones

  • Negociación de TLCAN sin opinión de productores y organizaciones

    Foto: MNE 

El Presidente Nacional de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares, José Jacobo Femat, afirmó que en el contexto de nuestros negociadores estrella del TLCAN, José Calzada e Ildefonso Guajardo, no figuran los productores rurales y sus organizaciones, tampoco cuentan los principios de soberanía y seguridad alimentaria de nuestro Estado y mucho menos los principios éticos de distribución equitativa de la riqueza, contemplados en la Legislación.

Enfatizó el dirigente de COCYP, en entrevista, que los fuertes subsidios del gobierno norteamericano para sus productores rurales, contrasta con las fuertes restricciones presupuestales que impone el Gobierno Federal al sector agroalimentario del país, con reducciones del 35% a los de por si raquíticos programas y desorientados programas de apoyo a los campesinos mexicanos.

Al interior del país, urge construir una política integral para el desarrollo agroalimentario nacional que hace 30 años no tenemos, dijo.

 

 

También te puede interesar: Prácticamente concluidos conflictos agrarios en Tabasco

 

 

El momento impone crear una verdadera política agroalimentaria con base en las necesidades y capacidades del país y de nuestros productores., planteó.

De esta forma, discrepó con las declaraciones del titular de Agricultura, José Calzada en su reciente viaje a Estados Unidos para iniciar la renegociación del TLCAN, pues contrariamente a los dichos del funcionario federal, con 23 años de vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte éste no ha sido benéfico para el sector agrícola mexicano, ni para los consumidores, quienes no se han visto favorecido con una creciente variedad de productos alimenticios inocuos y económicos.

Por su parte, Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía, puso como prueba de su habilidad negociadora del TLCAN, una pésima renegociación del volumen de venta de azúcar refinada mexicana a Estados Unidos ya que ésta se desplomó en un 40%, al disminuir de 500 mil a 300 mil toneladas de azúcar por año.

Con ambas acciones de los titulares de Agricultura y Economía, queda clara la cultura de sumisión que prevalece en nuestros funcionarios frente a la cultura arrogante y abusiva de los políticos y empresarios del país vecino. “Le están rogando a Donald Trump, que conceda la renegociación del TLCAN”.

Poner la negociación del TLCAN en manos de los empresarios privados, no garantiza que sus intereses particulares coincidan con los intereses de los campesinos y mucho menos con los propósitos y necesidades de los mexicanos, consideró.

La diversificación de mercados internacionales es una vieja tarea no atendida por las autoridades nacionales, consideró José Jacobo Femat.

El Presidente de COCYP, señaló que las posibilidades de alcanzar otros mercados de consumo para colocar los excedentes productivos así como promover los productos no tradicionales, que son fuente importante de divisas, debería ser la parte sustantiva del trabajo de la Secretaría de Economía.

Las necesidades del mercado mundial pueden ser satisfechas con muchos productos mexicanos, por ello, urge cambiar de ruta comercial.

Sin embargo, lo único que cuenta es el interés de los coyotes, convertidos por resolución oficial en agro empresarios rentables, que con el apoyo del Gobierno Federal tienen un crecimiento económico anual superior al 10% en cualquiera de los rubros de la economía primaria, secundaria o de servicios, gracias a la súper explotación protegida de obreros, campesinos y jornaleros.

El Gobierno Federal no se ha dado cuenta de que sin proyecto nacional agropecuario, no hay futuro para México, el largo abandono o descuido en que se ha mantenido el sector agropecuario no favorece el desarrollo nacional aún con las capacidades productivas y disponibilidad de materias primas para la producción industrial, conluyó.

 

Notas Relacionadas