Desmantelan red de reclutamiento yihadista en 17 prisiones españolas

  • Desmantelan red de reclutamiento yihadista en 17 prisiones españolas

    Foto: Internet 

Fuente: 
Afp
02-10-2018

Las autoridades españolas anunciaron haber desmantelado una red de reclutamiento y radicalización yihadista presente en 17 prisiones, que incluía a dos personas implicadas en los atentados de 2004 en Madrid.

Agentes de la Guardia Civil identificaron e interrogaron "en calidad de investigados a 25 internos de diferentes centros penitenciarios españoles, acusados de formar parte de un grupo afín a Daesh [acrónimo árabe del Estado Islámico] dedicado a la radicalización de otros presos", indicó un comunicado del Ministerio del Interior.

Del grupo formaban parte una "veintena" de detenidos con antecedentes por yihadismo y el resto fueron radicalizados en prisión, según una fuente antiterrorista.

 

También te podía interesar: Irán realiza funerales de las víctimas de atentado en Irán

 

La fuente confirmó que dos de ellos estuvieron "implicados en los atentados del 11 de marzo" de 2004, el ataque yihadista más mortífero en Europa, cuando varias bombas colocadas en trenes de cercanías de Madrid causaron 191 víctimas mortales.

Se trata de dos marroquíes: Jamal Zougam, encontrado culpable en 2007 de haber sido uno de los que colocaron las bombas y condenado a 42.922 años de prisión, y Hassan el-Haski, que paga una pena de 14 años de cárcel.

Los miembros de la red son marroquíes o españoles de origen marroquí, así como españoles "convertidos" y un danés, precisó la fuente.

El ministerio ofreció escasos detalles de la actividad del grupo, mencionando solamente que tenía una "finalidad proselitista". No precisó si los presos estaban conectados de alguna manera con el Estado Islámico.

Según la fuente antiterrorista, no tenían un "plan concreto" de atentado, pero "creaban un estado de opinión beligerante hacia el personal penitenciario".

Algunos de ellos debían ser puestos en libertad próximamente, por lo que la justicia deberá determinar si son mantenidos tras las rejas.

"Si bien la investigación comenzó sobre un interno en un centro penitenciario en particular, a fecha de hoy la actividad ilícita del grupo se extendía a 17 centros, lo que supone el 55 por ciento de las prisiones que alojan presos vinculados al terrorismo yihadista", señaló el comunicado del ministerio.

España fue golpeada en agosto de 2017 por un doble atentado reivindicado por el Estado Islámico, en Barcelona y Cambrils, que dejó 16 muertos.

Las autoridades españolas anunciaron este martes haber desmantelado una red de reclutamiento y radicalización yihadista presente en 17 prisiones, que incluía a dos personas implicadas en los atentados de 2004 en Madrid.

Agentes de la Guardia Civil identificaron e interrogaron "en calidad de investigados a 25 internos de diferentes centros penitenciarios españoles, acusados de formar parte de un grupo afín a Daesh [acrónimo árabe del Estado Islámico] dedicado a la radicalización de otros presos", indicó un comunicado del Ministerio del Interior.

Del grupo formaban parte una "veintena" de detenidos con antecedentes por yihadismo y el resto fueron radicalizados en prisión, según una fuente antiterrorista.

La fuente confirmó que dos de ellos estuvieron "implicados en los atentados del 11 de marzo" de 2004, el ataque yihadista más mortífero en Europa, cuando varias bombas colocadas en trenes de cercanías de Madrid causaron 191 víctimas mortales.

Se trata de dos marroquíes: Jamal Zougam, encontrado culpable en 2007 de haber sido uno de los que colocaron las bombas y condenado a 42.922 años de prisión, y Hassan el-Haski, que paga una pena de 14 años de cárcel.

Los miembros de la red son marroquíes o españoles de origen marroquí, así como españoles "convertidos" y un danés, precisó la fuente.

El ministerio ofreció escasos detalles de la actividad del grupo, mencionando solamente que tenía una "finalidad proselitista". No precisó si los presos estaban conectados de alguna manera con el Estado Islámico.

Según la fuente antiterrorista, no tenían un "plan concreto" de atentado, pero "creaban un estado de opinión beligerante hacia el personal penitenciario".

Algunos de ellos debían ser puestos en libertad próximamente, por lo que la justicia deberá determinar si son mantenidos tras las rejas.

"Si bien la investigación comenzó sobre un interno en un centro penitenciario en particular, a fecha de hoy la actividad ilícita del grupo se extendía a 17 centros, lo que supone el 55 por ciento de las prisiones que alojan presos vinculados al terrorismo yihadista", señaló el comunicado del ministerio.

España fue golpeada en agosto de 2017 por un doble atentado reivindicado por el Estado Islámico, en Barcelona y Cambrils, que dejó 16 muertos.

 

Notas Relacionadas