Niños y el entrenador rescatados de Tailandia, están en muy buenas condiciones mentales

  • Niños y el entrenador rescatados de Tailandia, están en muy buenas condiciones mentales

    Foto: Internet

Fuente: 
Dpa y Afp
11-07-2018

Chiang Rai, Tailandia. Los 12 chicos y el entrenador de futbol rescatados de una cueva en Tailandia se encuentran "en muy buenas condiciones mentales" tras permanecer más de dos semanas atrapados, afirmaron los médicos.

"Puede ser porque pasaron todo el tiempo juntos como equipo, ayundándose unos a otros", dijo el funcionario local de salud Thongchai Lertvilairattanapong en una rueda de prensa en el hospital.

"Todos están en buenas condiciones físicas, sin fiebre o infecciones graves. Sólo tres de ellos tienen infecciones pulmonares menores", explicó Thongchai.

 

También te puede interesar: Cuba descongela a la iniciativa privada a partir de diciembre

 

Las autoridades tailandesas difundieron  las primeras imágenes en el hospital de algunos de los niños resctados de una cueva inundada, donde permanecieron más de dos semanas.

Los niños, que formaban parte de un equipo de futbol, aparecen sentados en sus camas con máscaras en la cara y saludando a la cámara. El video fue publicado por el departamento de Relaciones Públicas del gobierno de Tailandia.

El grupo, compuesto por 12 chicos de entre 11 y 16 años y su entrenador, de 25, permanecerá hospitalizado una semana para garantizar que recibe el tratamiento necesario, añadió.

Algunos de los niños tailandeses fueron sacados de la gruta en camillas estando "dormidos", afirmó a la AFP, un socorrista, excomando de la marina tailandesa que participó en la operación.

Se trata de uno de los primeros detalles proporcionados sobre la compleja operación de rescate de 12 niños y su entrenador de futbol, atrapados durante dos semanas en una cueva inundada por la crecida de las aguas, y que fueron rescatados desde el domingo al martes, en varios grupos.

El arriesgado rescate se completó el martes con la salida de los últimos cuatro adolescentes y del entrenador. El domingo se había logrado sacar a un primer grupo de cuatro chicos y el lunes a cuatro más. El grupo quedó atrapado el 23 de junio en el interior de la cueva Tham Luang-Khun Nam Nang Non, en una región próxima a la frontera con Myanmar. Habían ido de excursión a la cueva tras un entrenamiento de futbol, pero una inundación repentina los sorprendió y quedaron aislados. Fueron localizados por los equipos de rescate el 2 de julio y a partir de ahí comenzó una carrera contrarreloj.

En el sudeste asiático es temporada de monzones y todo el tiempo acechaba la amenaza de que subiese el agua en la cueva y tuviese que interrumpirse el rescate. Parte de la cueva estuvo totalmente inundada durante días y los buzos profesionales necesitaron entre cinco y seis horas para completar el trayecto. El camino era extremadamente angosto en algunos puntos y apenas se podía ver en el agua. Los chicos salieron acompañados de buzos que cargaban con sus botellas y les suministraban oxígeno a través de una máscara.

La FIFA había invitado a los jóvenes a asistir el domingo a la final del Mundial de fútbol en Moscú si se conseguía rescatarlos antes. Sin embargo, se perderán el evento al tener que seguir hospitalizados. El futbolista Paul Pogba, de la selección francesa, dedicó el martes a los chicos rescatados la victoria 1-0 de su equipo frente a Bélgica en la primera semifinal. "Está victoria es para los héroes del día, bien hecho chicos, sois muy fuertes", tuiteó junto a las fotografías de los jóvenes. 

El padre del médico y buzo australiano que atendió varios días bajo tierra a los chicos que estaban atrapados en una cueva en Tailandia murió poco después de que los menores fuesen rescatados, se informó hoy en Australia.

El padre de Richard Harris murió el martes, anunció en Twitter Andrew Pearce, director de servicios clínicos del Servicio de Ambulancias de estado de Australia Meridional. Harris, un anestecista de Adelaida con 30 años de experiencia como buzo en cuevas, hizo cada día la peligrosa travesía de cuatro kilómetros bajo el agua para controlar el estado de salud de los 12 chicos y su entrenador atrapados en una cueva inundada en Tailandia. "Este es un momento de tristeza para la familia Harris, magnificada por las demandas físicas y emocionales de formar parte de la operación de rescate altamente compleja y finalmente exitosa de esta semana", escribió Pearce. "Regresará a casa pronto y se tomará un descanso muy merecido con su familia", añadió en alusión a Harris. El médico, que trabaja en el servicio de ambulancias, fue considerado "esencial" por las autoridades para el rescate debido a su experiencia única como buceador y médico.

Notas Relacionadas

Rusia 2018