Millones de niños en el mundo viven violencia en casa, escuela y comunidad

  • Millones de niños en el mundo viven violencia en casa, escuela y comunidad

    Foto: Internet

La violencia contra la niñez en el mundo sigue siendo una problemática que requiere atención urgente por parte de los gobiernos y de la sociedad, indica el más reciente reporte de UNICEF titulado, Una situación habitual: violencia en las vidas de los niños y los adolescentes.

“El daño infligido a los niños en todo el mundo es realmente preocupante”, dijo el Jefe de Protección Infantil de UNICEF, Cornelius Williams. “Bebés que reciben una bofetada en la cara; niñas y niños forzados a realizar actos sexuales; adolescentes asesinados en sus comunidades: la violencia contra los niños no conoce fronteras”.

México forma parte del comité de la Alianza Global para poner fin a la Violencia contra los Niños, Niñas y Adolescentes y con ello tiene la oportunidad de acelerar la respuesta ante esta problemática.

 

También te puede interesar: Acusan a Berlusconi de ser responsable de atentados en su país

 

México está en un momento propicio para cambiar el rumbo de situaciones como ésta”, dijo Christian Skoog, Representante de UNICEF México. “Como parte de la Alianza, el país tiene enfrente una oportunidad para acelerar las acciones de prevención y respuesta a la violencia, pues esta alianza involucra a los actores clave de gobierno, sociedad civil, sector privado, academia, entre otros”.

Skoog añadió que la sociedad tiene también una gran responsabilidad en la erradicación de la violencia en contra de niñas, niños y adolescentes, pues ésta sigue siendo ampliamente aceptada; particularmente el castigo físico u otras formas humillantes que son todavía usadas como medios de disciplina.

“Es necesario que todos los actores de la sociedad nos involucremos para dar una respuesta articulada y un mensaje contundente de no tolerancia a la violencia contra niños, niñas y adolescentes. Mientras sea socialmente aceptado o al menos no sea condenado el hecho de que se golpeé o maltrate verbalmente a un niño o niña, el esquema seguirá reproduciéndose”, destacó.

La publicación Una situación habitual: violencia en las vidas de los niños y los adolescentes utiliza los datos más recientes de diferentes países para mostrar que los niños sufren actos de violencia en todas las etapas de su infancia y en todos los entornos:

Violencia contra la niñez en sus hogares:

Tres cuartas partes de los niños de 2 a 4 años en todo el mundo –alrededor de 300 millones– sufren actos de agresión psicológica y/o castigos físicos por parte de sus cuidadores en el hogar.

Alrededor de 6 de cada 10 niños de un año en 30 países con datos disponibles están sometidos a algún tipo de disciplina violenta de manera sistemática.

Violencia sexual contra niñas y niños:

En todo el mundo, alrededor de 15 millones de mujeres adolescentes de 15 a 19 años han sido víctimas de relaciones sexuales forzadas en algún momento de sus vidas.
En México, al 2014, alrededor de 23 mil adolescentes (12-17 años) sufrieron algún tipo de agresión sexual, incluyendo acoso, tocamientos y actos sexuales no consentidos. (ECOPRED: 2014).
En los 28 países con datos, un 90% de las mujeres adolescentes que habían sufrido relaciones sexuales por la fuerza dijeron, en promedio, que el autor del primer incidente había sido una persona conocida.

Muertes violentas entre los adolescentes:

Cada 7 minutos (en el mundo) un adolescente es asesinado en un acto violento. En México, entre 2011 y 2015 fueron asesinados diariamente en promedio 3 niñas, niños y adolescentes de entre 0 y 17 años. (INEGI: 2011-2015).

América Latina y el Caribe es la única región en donde se ha registrado un aumento de las tasas de homicidio entre adolescentes; casi la mitad de todos los homicidios entre adolescentes que ocurrieron en 2015 se produjeron en esta región.

Violencia en las escuelas:

La mitad de la población de niños en edad escolar (732 millones) vive en países en donde el castigo corporal en la escuela no está completamente prohibido.

Tres cuartas partes de los tiroteos documentados que se produjeron en escuelas en los últimos 25 años ocurrieron en los Estados Unidos.

UNICEF prioriza en su trabajo los esfuerzos para poner fin a la violencia, incluyendo el apoyo a los gobiernos para mejorar los servicios dirigidos a los niños afectados, la elaboración de políticas y leyes que les protejan, y la prestación de ayuda a las comunidades, las familias y los niños para evitarla mediante programas prácticos; por ejemplo, cursos y actividades contra la violencia doméstica dirigidos a los padres y a las madres.

UNICEF hace un llamado a los gobiernos para adoptar medidas urgentes y respaldar la orientación de la estrategia INSPIRE que la OMS, UNICEF y la Alianza Mundial para Poner fin a la Violencia en contra de Niñas, Niños y Adolescentes han acordado y promovido.

Las siete áreas estratégicas para la prevención y atención de la violencia son:

Implementación y vigilancia del cumplimiento de las leyes. El objetivo de esta estrategia es garantizar la implementación y la vigilancia del cumplimiento de las leyes para prevenir los comportamientos violentos, reducir el consumo excesivo de alcohol y limitar el acceso de los jóvenes a las armas de fuego y de otro tipo.

Normas y valores sociales. Las normas sociales y culturales pueden crear un clima que fomente o normalice la violencia. Esta estrategia tiene como objetivo reforzar las normas y los valores que promueven las relaciones interpersonales no violentas, respetuosas, enriquecedoras, positivas y equitativas en cuanto al género para toda la población infantil y adolescente.

Seguridad en el entorno. El objetivo de esta estrategia es propiciar y mantener la seguridad en las calles y en otros entornos donde se reúnen y pasan su tiempo los niños, las niñas y la población joven.

Padres, madres y cuidadores reciben apoyo. El objetivo de esta estrategia es reducir las prácticas de crianza severas y crear relaciones positivas entre padres e hijos ayudando a que los padres, las madres y otros cuidadores comprendan la importancia de las medidas disciplinarias positivas y no violentas, y de una comunicación estrecha y eficaz.

Ingreso y fortalecimiento económico. El objetivo de esta estrategia es mejorar la seguridad y la estabilidad económicas de las familias, con la consiguiente reducción del maltrato infantil y de la violencia de pareja.

Servicios de respuesta y apoyo. El objetivo de esta estrategia es mejorar el acceso a los servicios de salud, bienestar social y justicia penal de buena calidad para todos los niños y las niñas que los necesiten, entre otras cosas, para denunciar casos de violencia, con el fin de reducir su el impacto a largo plazo.

Educación y aptitudes para la vida. El objetivo de esta estrategia es aumentar el acceso de los niños y las niñas a una educación que sea más eficaz y equitativa en cuanto al género, el aprendizaje social y emocional, y la adquisición de aptitudes para la vida, así como garantizar que los entornos escolares sean seguros y propicios

 

Notas Relacionadas

Fotogalería Relacionada: 
Violencia más allá del Bullying en escuelas

La violencia siempre ha existido y en los colegios no es la excepción, investigadores de la UNAM advirtieron que en las escuelas se crean condiciones para la violencia y este fenómeno va más allá del Bullying.| Foto: Interent