Empresarios decepcionados al iniciar el diálogo en Nicaragua

  • Empresarios decepcionados al iniciar el diálogo en Nicaragua

    Foto: Internet

Fuente: 
Dpa
16-05-2018

Managua. Representantes del sector privado de Nicaragua reaccionaron con “decepción” al abandonar la primera sesión de un diálogo nacional, que busca una salida a la crisis y protestas que vive el país desde hace casi un mes.

El diálogo inició con un fuerte reclamo de estudiantes y de otros representantes de la sociedad civil que exigieron al presidente Daniel Ortega que "cese la represión" policial sobre las protestas cívicas. El mandatario no se comprometió a hacerlo.

“Estamos en una situación peligrosísima. Lamentamos que se haya desaprovechado una oportunidad única (para frenar la crisis). Hay que reevaluar si hay una voluntad seria de diálogo por parte del Gobierno”, dijo el Juan Sebastián Chamorro, uno de los delegados de la iniciativa privada.

 

También te puede interesar: Interfirió Rusia en comicios de EU para que Trump ganara: Senadores

 

Chamorro expresó sentir una “profunda decepción” por la jornada de esta mañana, a la salida del Seminario Nacional Nuestra Señora de Fátima, sede del diálogo del que la Iglesia católica es mediadora.

En un tono más pesimista habló el representante de los agricultores, Michael Healy, quien consideró que el diálogo, cuya siguiente  sesión fue convocada para el próximo viernes, no tendrá los resultados anhelados. “Yo no creo que no va a dar buenos frutos”, dijo a los periodistas.

“Ellos van a venir a hablar de temas económicos cuando nosotros queremos hablar de temas constitucionales: Que los nicaragüenses puedan salir a votar sin que nadie se robe las elecciones. Se esperaba hoy una respuesta positiva del presidente y dio una respuesta negativa”, añadió el productor.

En tanto, María Nelly Rivas, presidenta de la Cámara de Comercio Nicaragüense Americana (Amcham), respaldó la petición del cese a la violencia policial y de los paramilatares solicitada al Gobierno por los estudiantes en el inicio de la reunión.

“Nos unimos al dolor y a la indignación de los estudiantes y su llamado al cese de la violencia.  Seguimos planteando que la agenda inicie con el tema de la justicia” hacia las víctimas de los enfrentamientos, indicó.

José Adán Aguerri, presidente de Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), se mostró muy preocupado  por el futuro de la economía e instó a Ortega a atender el reclamo de los jóvenes. “No podemos dejar que el país se destruya”, advirtió.

Según proyecciones preliminares del sector privado, las pérdidas económicas por las protestas totalizan 233 millones de dólares, lo que representa el 1,6 por ciento del Producto Interno Bruto de 2017.

La crisis en Nicaragua inició el 17 de abril con una protesta de estudiantes contra una reforma del Seguro Social, que aumentaba los aportes de trabajadores y empresas. Pese a su posterior derogación, la situación derivó en grandes manifestaciones debido a la acción violenta de la Policía y de grupos paramilitares.

El Gobierno ha confirmado hasta hoy 16 muertes a causa de las protestas. Los organismos de derechos humanos no gubernamentales daban cuenta hasta hace tres días de 66 fallecidos durante el conflicto, más de 500 heridos, de ellos 200 por impactos de bala, además de numerosos detenidos y desaparecidos.

Notas Relacionadas

También puede interesarte

No se encontró contenido relacionado