Poco duró el gusto de ver a la Ciudad de México libre de smog