En medio de tragedias, los mayoristas llevan alimentos a los más necesitados