Silvia Pinal, la crónica de una presentación apresurada

  • Silvia Pinal, la crónica de una presentación apresurada

    Foto: Internet

“Esta soy yo”, dijo Silvia Pinal al presentar su libro autobiográfico hecho “con mucho cariño y honestidad, pues es la primera vez que hablo abiertamente sobre mi vida, mi trabajo, mis hijos, mis amores, mis amigos, lo que disfruto, pero también del dolor y las pérdidas que he sufrido”.

En el marco de la XXXVII edición de la Feria Internacional de Libro del Palacio de Minería, Silvia Pinal, un icono de la época de oro del cine mexicano, durante la presentación de “Esta soy yo”, se hizo acompañar de José Miguel Pérez Porrúa, director de esta casa editorial, y de la periodista Fernanda Tapia, quien fungió como conductora de este acto, un tanto accidentado, como una película de Tin Tan.

Crónica de una presentación apresurada

Con un retraso de casi media hora y una FIL muy estricta en cuestión de horarios, como si fuera un examen profesional, la presentación resultó apresurada y Fernanda Tapia tuvo que improvisar para agilizar el asunto.

 

También te puede interesar: “Exceso de equipaje”, los viajes de las relaciones humanas 

 

Con la prensa impaciente que ocupaba una cuarta parte de los lugares en el Salón de Actos, donde se realizó la presentación, y con un público ansioso por entrar a ver a su “estrella”, éste no ocultó su descontento por la logística de acceso, pues mucha gente se quedó fuera, pero todo quedó olvidado cuando apareció la señora Silvia Pinal, quien fue recibida con una sentida ovación.

La primera dificultad fue el audio: los micrófonos no estaban encendidos. Cuando lo estuvieron, las bocinas delanteras no se escuchaban, sólo las traseras, pero a volumen bajo, por lo que la prensa corrió a cambiar sus micrófonos colocados en las bocinas mudas. Por fin se encendieron los altavoces delanteros y el audio quedó resuelto.

“Primero tomamos las fotos y luego lo demás”, dijo Fernanda Tapia cogiendo del brazo a la actriz que participó a lado de Cantinflas en “Puerta joven” para que posara ante las cámaras apostadas a los costados y al centro del recinto universitario. “Parece que la estamos fichando”, afirmó la periodista refiriéndose a la manera en que acomodaba a doña Silvia para la foto: “Ahora acá, uno, dos tres. Ahora de este lado, uno, dos, tres…”, lo que hizo recordar aquella canción del sabio Chava Flores: “tres de frente y tres perfil, pa’ Fidel el Albañil”.

Calificada por Fernanda Tapia como “la última musa del cine mexicano”, la presentación del libro de Silvia Pinal, “Esta soy yo”, se convirtió en un peloteo de preguntas y respuestas y el recuento de algunas anécdotas de la actriz de la cinta “El rey del barrio”, a lo largo de su carrera.

“¿Cómo convenciste a la señora Silvia para que escribiera el libro?”, soltó la periodista al director de la Editorial Porrúa, para que ella misma respondiera: “se han de haber tomado un tequila con chile”, lo que hizo que la actriz, editor y el público se rieran.

Cuando por fin doña Silvia pudo expresar más de una frase comentó que este libro “son confesiones de mi vida que fueron momentos maravillosos”, pero también lo hubo aciagos como  la muerte de su hija Viridiana. “No quisiera repetir esos momentos difíciles de mi vida”, dijo.

En este momento Fernanda Tapia aprovechó para preguntarle a la protagonista de “Simón del desierto” qué le diría a las madres y padres de los muchos desaparecidos en el país, a lo que la señora Pinal dijo que cada cabeza es un mundo y cada quien vive su dolor, pero “hay que salir adelante, hacer lo que sintamos: llorar, reír”.

Visiblemente emocionada y conmovida, Silvia Pinal dijo que “este libro tardó mucho en llegar a mi vida; nunca creí que iba a escribir uno, yo decía quién quiere saber de mi vida y resulta que sí”.

La actriz, quien también participará con luminarias hollywoodenses como Anthony Quinn y Burt Reynolds, habló de sus momentos más difíciles y satisfactorios de su trayectoria. En el primer caso, mencionó que una de las cosas más difíciles de su carrera fue “cuando hice Ana Karenina, era algo que no había hecho antes y fue muy difícil el reto”.

El momento más grato de su carrera, dijo, fue cuando la Película Viridiana, del gran Luis Buñuel y que ella protagoniza, recibió la Palma de Oro del Festival de Cannes. Precisamente, de Buñuel afirmó que “trabajar con él fue la consagración de mi carrera”. Al evocar estos recuerdos, Silvia Pinal derramó lágrimas e interrumpió su discurso por un momento. El público, al darse cuenta, soltó una nutrida ovación.

En cuestiones del corazón, Fernanda Tapia le dijo a la protagonista de “El inocente” (donde actúa con Pedro Infante) que ella es modelo a seguir porque “en el amor te dabas el lujo de decir: este sí, este no”. Doña Silvia respondió con un contundente: “pues claro”. El respetable se reía como si estuviera viendo la película “La marca del Zorrillo”, donde actuó con el ya mencionado Germán Valdez, Tin Tan.

En este sentido, se le preguntó a la señora Pinal qué había opinado Enrique Guzmán, una de las parejas sentimentales de la actriz, acerca del contenido del libro. “No tiene nada qué decir, más que darme las gracias”.

“Esta soy yo”, más que un libro es una charla deliciosa, honesta y autocrítica, dijo Fernanda Tapia y agregó que además “es un documento histórico porque se nos muestra otro cine, otra política, otro México”.

Finalmente, se le infirió a la artista, quien también ha andado en política, si le gustaría hacer una película basada en el contenido de este libro, y de ser así, quién podría interpretar el papel de Silvia Pinal. “Pues quién más, yo”, sentenció.

La tiranía del tiempo y la disciplina militar de los organizadores de la FIL no permitieron que la señora Silvia Pinal pudiera firmar los libros en ese momento; esta actividad tuvo que trasladarse a otro recinto del Palacio de Minería, a donde aquellos que habían comprado el libro siguieron a su actriz cual fieles seguidores.

Notas Relacionadas