Obra de suspenso se escenifica en los baños de Bellas Artes

  • Obra de suspenso se escenifica en los baños de Bellas Artes

    Foto: Cortesia | MNE 

Los baños públicos tienen la dualidad de ser un espacio íntimo para realizar nuestras necesidades fisiológicas y, al mismo tiempo, convertirse en un microcosmos social donde se puede manifestar nuestra libertad de expresión a través de rayones en los muros, hasta las pasiones más arrebatadas, pasando por actos sencillos que van desde la charla con la persona que nos acompaña a orinar o un voyerismo por saber lo que el otro está haciendo e,incluso, la comisión de un horrendo crimen.

Es lo que sucede con "Los baños", una puesta en escena del autor irlandés, Paul Walker que se presenta en temporada hasta el 27 de enero en los baños del Palacio de Bellas Artes, una obra a cargo de la compañía Por Piedad Teatro, con traducción de Ana Graham y Antonio Vega, dirigida por Enrique Singer.

Si ya de por sí el teatro tiene la característica de ser un acto cercano al espectador, pocas veces, la proximidad se vuelve tan inmediata como en el caso de este montaje, pues, como espectadores, estamos a escasos centímetros de los actores, a quienes podemos ver y sentir cómo respiran, cómo se mueven en el pequeño espacio, junto o frente a nosotros, tanto que podemos oler sus humores o perfumes y apreciar el más mínimo detalle de sus gesticulaciones.

 

También te puede interesar: "Spider-Man: un nuevo universo", la araña pica de nuevo

 

Como si de los fantasmas de Scrooge se tratara, el público realiza un viaje hasta el año 1957 en Dublín y, dividido en dos grupos de 24 personas, en un primer acto ingresa al baño de damas y en un segundo, al de caballeros, para que al final, en su mente, arme toda la historia y saque sus conclusiones.

El argumento es simple: una pareja se dedica a extorsionar a gente prominente, pero uno de estos "trabajitos" termina mal, por lo que desatarán la furia y el deseo de venganza de los ofendidos, y esta vendetta y lo que la rodea, se llevará a cabo, precisamente, en los baños del hotel Merrion Square, en este caso, en los baños de Bellas Artes.

A pesar de lo simple de la trama, el elenco se encarga de llevarnos poco a poco por un suspenso in crescendo a tal punto que nos sentimos incómodos (esto no significa que sea malo, todo lo contrario), tanto por volvernos invasores de la intimidad de los personajes, como por convertirnos en testigos e incluso cómplices de este juego de la ficción. Se trata de una experiencia que pocas veces podemos experimentar en una puesta en escena y que vale la pena hacerlo.

Este thriller ya se había presentado en temporadas durante el 2007, 2008 y 2009 y diez años después regresa para celebrar el vigésimo aniversario de la compañía Por Piedad Teatro y mostrarnos la vigencia y universalidad de la obra de Paul Walker, sobre todo en temas que siguen aquejándonos como sociedad, en específico la violencia que padecemos y que, en este caso, nos sirve como un recordatorio que es algo que ya no debe existir en nuestro país.

Cabe señalar que aquellos afortunados que puedan presenciar la obra deberán someterse a las estrictas reglas de comportamiento para que la experiencia se disfrute lo más que se pueda, entre éstas está que no se puede ingresar a los sanitarios con mochilas, y el teléfono celular deberá dejarse bajo resguardo con una llave donde el mismo espectador será el responsable de su custodia.

"Los baños" estará en temporada hasta el 27 de enero en el Palacio de Bellas Artes con funciones los sábados a la 12:00, 13:30, 18:00 y 19:30 horas; y los domingos a las 12:30 y a las 14:00 horas.

Participan: Ana Graham, Arturo Ríos, Hernán Mendoza, Antonio Vega, Romanni Villacaña, Maricarmen Núñez, Tania Ruíz y Belén Aguilar.
 

Notas Relacionadas