“Salimos del mar y soñamos el mundo”, la imaginación que crea

  • “Salimos del mar y soñamos el mundo”, la imaginación que crea

    Foto: Luis Enrique Flores

“Dicen los Huicholes que en el principio no había nada más que agua. Y que en medio de ese mar infinito y oscuro vivían tres dioses: Takutsi, Maxacuaxi y Kauyumari que no hacían nada más que nadar y flotar, hasta que se aburrieron. Entonces cerraron los ojos y comenzaron a imaginar. Cuentan que así fue como se creó este mundo”.

Bajo esta premisa, la puesta en escena infantil, “Salimos del mar y soñamos el mundo”, se inspira en el mito de la creación de la cultura huichol para sumergir al espectador, de una manera muy lúdica, en una cosmovisión que llegamos a ignorar por desconocimiento, alejándonos de nuestros semejantes los indígenas.

A través del poder de la imaginación, estos dioses crearán el mundo y las cosas que lo habitan: el sol, la luna, las estrellas, los seres humanos y el lenguaje, no sin antes enfrentarse a distintas adversidades en su camino.

 

También te puede interesar: Enrique Iglesias lanza nuevo sencillo “El baño”

 

En entrevista para México Nueva Era, Nora Manneck, directora de este montaje, comentó que la obra permite a los niños trabajar con su imaginación en un mundo absorto por la tecnología.

“Es muy importante alejar a los niños de estos elementos de tecnología en donde ya todo está dado, donde no tengo que imaginarme nada y nada más tengo que apretar un botón”:

Se trata, insistió, de “avivar este imaginario para crear y decirle a los niños y a los adultos que todo lo que uno imagina puede hacerse realidad”:

A pesar de que el montaje aborda un tema tradicional, y de acuerdo con Nora Manneck, el uso de la tecnología les permite acercarse más al niño de hoy.

“Se utilizan cuatro pantallas que crean un espacio vacío y encima de ellas se proyectan una serie de imágenes que los actores tienen que, de alguna manera, comunicarse con estas, y algunas de ellas se mueven, algunas otras crean mucha angustia y otras son muy bellas”:

La directora señaló que estas imágenes, que sustituyen cualquier escenografía, y el elaborado vestuario, confeccionado con luces LED, tienen su inspiración en la estética huichola, sin ser necesariamente los vestuarios tradicionales que mucha gente conoce, pero que pocos entienden su significado”.

En este sentido, Nora Manneck, indicó que la idea de esta obra, nace, precisamente, de su observación callejera en donde podemos encontrar a indígenas huicholes en las grandes ciudades del país vendiendo sus tradicionales artesanías y no saber, ya no digamos los niños, sino sus padres, de qué cultura estamos hablando.

“Se trata de acercar a los niños a sus propias raíces de una manera divertida para que conozcan realmente, basado en las historias antropológicas los grandes tapices que los huicholes crean; es otra estética, pero se puede acercar a los niños perfectamente, por ello se trabaja mucho con la interacción de los niños”.

Finalmente, la directora comentó que esta propuesta va un poco a contra corriente del teatro infantil que se hace en la actualidad en donde se confronta al niño con historias de mucha crueldad.

“¿Por qué confrontar al niño con eso? El teatro debería de ser una invitación a la magia, a los mundos mágicos”.
Con dramaturgia de Felipe Rodríguez, “Salimos del mar y soñamos el mundo” fue galardonada con el premio “La dama de la victoria” como mejor obra para niños y jóvenes.

Bajo la producción de Adrián Alarcón y Eloy Hernández, esta puesta en escena estará en temporada en el Teatro Helénico todos los domingos del 14 de enero al primero de abril.

Participan: Asur Zágada, María José Vargas, Erick Israel Consuelo, Juan Acosta, Bruno Benítez, Bernardo Benítez, Adrián Alarcón, Alejandro Herrera y Uriel Ledezma. El vestuario es de Yolotzin García.
 

Notas Relacionadas