De manteles largos la obra "Los niños perdidos"

  • De manteles largos la obra "Los niños perdidos"

    Foto: Cortesía|MNE

 

Con mañanitas, pastel, vals y hasta chambelanas, la obra Los niños perdidos celebra en el Centro Cultural Helénico sus primeros XV años en los escenarios, donde ofrecerá todavía dos funciones más, el 18 y el 25 de octubre.

Este monólogo basado en el cuento A los pinches chamacos del prestigioso escritor Francisco Hinojosa, cuenta con la adaptación, dirección y actuación de Esteban Castellanos, quien desde 2002 lo ha llevado a escena con gran éxito.

Suman ya 684 representaciones de esta pieza teatral que se ha presentado en 22 estados del país y más de 60 municipios, además de giras internacionales por España, Estados Unidos, Argentina, Ecuador, Perú, Venezuela, Bolivia y Colombia.

 

También te puede interesar: "Aniquilación" nueva cinta de la actriz Natalie Portman

 

En presencia de su autor, Francisco Hinojosa, Los niños perdidos o A los pinches chamacos ofreció una función más de celebración por estos XV años donde los espectadores se volvieron a conmover y a sorprender con esta impactante historia.

Y es que aborda una de las problemáticas más importantes que aqueja a nuestra sociedad: la violencia familiar que, en esta obra, es llevada a sus últimas consecuencias, la violencia infantil, a través de la historia de tres pequeños que se ven envueltos en un vaivén entre la inocencia y la maldad.

En una sociedad que margina a los niños, que a veces son vistos como un estorbo y hasta denominados como “pinches chamacos”, esta pieza cuenta la historia de Rodrigo, Mariana y el protagonista que, de a poco, va contando su historia.

Ante la falta de atención por parte de sus padres, los pequeños viven en un mundo de travesuras hasta que un evento inusitado les cambia la vida: el encuentro causal con una pistola.

A partir de este inusitado suceso, estos “pinches chamacos” escapan de casa e inician una aventura letal por las calles de la ciudad, llena de vicisitudes, pues en la huida se convierten en matones.

Con una escasa escenografía que incita a la potencia imaginativa del espacio vacío y una creativa iluminación y musicalización que le dan realismo a la pieza, el espectador puede disfrutar ampliamente de la fuerza dramática y descriptiva del relato, gracias al gran despliegue histriónico de Esteban Castellanos.

Esta función de XV años estuvo dedicada a las personas que perdieron la vida por los sismos de septiembre, pero también a todos aquellos que se volcaron a la calle a ayudar en los rescates y ahora, a los que apoyan en la reconstrucción.

Francisco Hinojosa, quien desde 2002 permitió que Esteban Castellanos montara esta obra, recordó que comenzó en un pequeño bar y que era muy breve. Poco a poco, dijo, ha ido creciendo y siempre tiene algo nuevo que ofrecer.

 

Notas Relacionadas

También puede interesarte

¿Has pensado qué hacer al final de tus días?

Seamos niños, jóvenes o adultos mayores todos llegaremos a un lugar al final de nuestros días, “la muerte” pero ¿qué haremos cuando llegue ese momento?. |Foto. Internet

27-03-2017
Familias tradicionales en peligro de extinción en pleno siglo XXI

En pleno siglo XXI en México de los poco más de 31 millones de hogares que hay, el 60 por ciento han sufrido metamorfosis ya que no siguen el modelo tradicional. Los hogares de antaño solo se componían de mamá, papá e hijos.|Foto: Internet

24-03-2017