"Mirreyes vs godinez" o el "mirrey" no es como lo pintan

  • "Mirreyes vs godinez" o el "mirrey" no es como lo pintan

    Foto: Internet

El problema de "Mirreyes vs godínez", dirigida por Chava Cartas, es su poca originalidad y falta de pericia a la hora de querer explorar una realidad social que es más compleja, polarizada y dividida de lo que quisiéramos, una actualidad que no se puede reducir solamente a la reproducción de estereotipos y buenas intenciones de una comedia ligera como esta.

La premisa de la película es una confrontación entre dos grupos de jóvenes adultos, uno perteneciente a la llamada clase trabajadora de oficina conocida coloquialmente como "godínez", y el otro, representante de una clase "privilegiada" económicamente, mejor conocida como "mirreyes", que, por asares de la vida, se ven obligados a coexistir y competir en un ambiente laboral específico.

Si bien, para cumplir con su empresa, la cinta tiene que recurrir a la recreación de estereotipos de estos dos grupos, lo hace de una forma básica, sin complejidades ni profundización de personajes. Claro, no se trataba de llegar a la caricatura, pero tampoco alcanza los niveles de la sátira social.

 

También te puede interesar: Lista completa de candidatos a los Oscar

 

Por supuesto que se podría decir que se trata de una comedia sin pretensiones de crítica, pero lo cierto es que en la cinematografía nacional de este género han existido trabajos más interesantes como "Nosotros los nobles", en donde los "mirreyes" han estado mejor retratados, lo que los hace más creíbles que los de la película de Chava Cartas.

Es más, pareciera que "Mirreyes vs godínez" es el capricho de uno de estos "mirreyes" de querer hacer una película, cuya gestación podríamos imaginar en el siguiente monólogo (léase con una papa en la boca, disculpando el cliché, por supuesto): 

"Pfff, y qué tal que hacemos una peli muy así como 'Nosotros los nobles', con personajes como Javi y Barbi que también sufren una tragedia y tienen que ponerse a chambear porque si no se podrían quedar pobres, güe', por lo que deben de bajar al nivel de un godín, por ejemplo, y, obvio, como los 'Nobles', al final siguen conservado su estatus, pero aprenden una lección de vida. Es más, cabrón, invitamos al mismísimo rey de los "mirreyes" de la actuación, el Roberto Palazuelos, papá, pa' que salga a cuadro y, claro,  algún 'standopero' de moda para conectar con las masas, y ¡pum, vámonos a filmar!".

Y es que a leguas se nota que lo que se intenta con esta propuesta es tener una comedia "exitosa" en taquilla y qué mejor que hacerlo con una fórmula más que probada, perdiendo así toda posibilidad de ser original. 

Más aún, no conforme con seguir un modelo ya visto, la impericia se va notando conforme pasan los minutos, ya que, a pesar de que el planteamiento de la cinta y los personajes estereotipados se presentaron de una forma, digamos,  "aceptable", la trama se echa a perder como la tinga en el "tupperware" olvidada en el refrigerador, ya que el mentado enfrentamiento entre estos dos grupos se resuelve de una manera muy simple, pero sobre todo, romántica y cursi, algo muy difícil de tragarnos.

Hay ocasiones en que una película puede ser la medida o el reflejo de algún síntoma social, pero en el caso de ésta, por más que se diga que es una representación de la añeja discrepancia entre ricos y pobres, en este caso entre la clase que tiene que trabajar para sobrevivir y los que viven al amparo de la fortuna de sus padres, lo cierto es que sólo se queda en el nivel del cliché como una comedia liviana que entretiene, con uno que otro chiste bueno y actuaciones que se quedan en el nivel de telenovela que perpetúa el clasismo y los estereotipos que en apariencia pretende conciliar.

En este sentido, la arena idónea para medir la polaridad entre "mirreyes" y "godínez" se encuentra en las redes sociales, en donde, en ciertos temas, la lucha de clases se hace más que evidente y la triste realidad se impone, en el sentido de que estos polos opuestos difícilmente se atraen.

Justamente, en las redes sociales, en estos días anda circulando un artículo titulado "Educar a los mirreyes", en donde se da cuenta de cómo muchos de estos chicos y chicas, viven en una realidad muy diferente al grueso de la población y que es poco probable que cambien su vida de lujo por una más modesta y que las interacciones que tienen con personas menos favorecidas que ellos, por lo regular, son desde el punto de vista del privilegio que, por supuesto, la mayoría de ellos no está dispuesta a ceder.

Por desgracia, esta es una realidad que va más allá de las buenas intenciones de una película como "Mirreyes vs godínez", pues, en tanto producto audiovisual, resulta inverosímil su discurso si lo comparamos con programas televisivos como "Acapulco shore", donde, sin generalizar, podemos ver al "mirrey" tal cómo es, por lo que podríamos parafrasear el refrán y decir que, en el caso de esta cinta, "el mirrey no es como lo pintan".

Véala bajo su propio riesgo.

Notas Relacionadas