"Spider-Man: un nuevo universo", la araña pica de nuevo

  • "Spider-Man: un nuevo universo", la araña pica de nuevo

    Foto: Internet

Antes que nada, este su espacio de análisis y crítica cinematográfica, les desea un excelente año 2019, que todos sus proyectos sean exitosos y que la salud y el bienestar familiar los acompañe durante estos 365 días.

Dicho lo anterior, y como estamos en el inicio del año y los pequeños todavía se encuentran de vacaciones, nos hemos tomado la licencia de no ser tan exigentes a la hora de elegir nuestra película de la semana, por lo que, apelando a la flojera del primero de enero, nos fuimos a ver "Spider-Man: un nuevo universo".

Hay que reconocer que nuestras expectativas eran casi nulas, a pesar de que el Hombre Araña es uno de nuestros super héroes favoritos, y resulta que nos encontramos, sí, con una película más de super héroes, pero con la grata sorpresa de que, por lo menos, intenta explorar otras vertientes argumentales y visuales para contrarrestar las manoseadas y predecibles historias de Marvel y DC Cómics que todavía habremos de chutarnos este 2019.

 

También te puede interesar: Falleció Frank Adonis, actuó en el filme "Buenos muchachos"

 

Así que "Spider-Man: un nuevo universo", llega como un refresco ante esta oferta y, de entrada difiere en su factura pues está realizada en el formato de animación, uno un tanto estridente, pero efectivo, ya que mezcla el 2D con la animación por computadora con texturas que son fieles al cómic tradicional (viñetas, globos de diálogo y onomatopeyas incluidas), la novela gráfica y el graffiti.

Y si bien, el argumento está un tanto pirado y ya visto en diversas series del arácnido y en otras historias de ciencia ficción, el cual habla de una máquina que abre un portal hacia universos paralelos, por el que se cuelan (por obra y gracia sin detallar por qué) diversas versiones de hombres y mujeres arañas, quienes tendrán que lidiar con sus egos para unir esfuerzos y vencer al malvado Kingpin y regresar cada uno a su universo.

Lo refrescante del asunto es la aparición en pantalla grande del adolescente Miles Morales, un joven afroamericano-latino que, de la misma manera que Peter Parker, también fue mordido por una araña radioactiva que le dio sus poderes. Este personaje fue creado por Brian Michael Bendis y Sara Pichelli y está inspirado en el ex presidente estadounidense Barak Obama.

La película, entonces, nos vuelve a traer la historia del adolescente que sufre cambios y que, ante la muerte de Peter Parker, se encuentra en la disyuntiva de madurar y asumir la responsabilidad de sus nuevos poderes o seguir en la comodidad del núcleo familiar, situación que conecta, de inmediato con los jóvenes, público al que sin duda está dirigida esta animación.

El otro acierto de la cinta y tal vez el de mayor relevancia para la misma, es el tema de la diversidad, expresado en los diversos hombres y mujeres arañas que aparecen al lado de Miles Morales, pues representa una diversidad de género, de culturas, de estilos de vida, de especie, incluso de épocas, pasadas y futuras, lo que expande el abanico de posibilidades de que la historia sea aceptada, a parte de los jóvenes, por niños y adultos.

"Spider-Man: un nuevo universo" es una película que autoparodia al personaje en cuestión y su aparición en las diferentes versiones fílmicas, lo que la hace divertida para quienes vimos con entusiasmo la trilogía de Sam Raimi, principalmente.

La cinta también sirve como un sentido homenaje al creador del trepa muros, Stan Lee, pues fiel a sus cameos en las películas de los estudios Marvel, aquí también aparece en lo que quizás sea su última participación (aunque sea de forma animada), con reserva de lo que digan las películas de Avengers que están por venir, si es que lograron filmarlo antes de su muerte (12 de noviembre del 2018) o lo revivan en la pantalla con la magia de la tecnología.

"Spider-Man: un nuevo universo" se suma a la ola de películas de super héroes que Hollywood nos ha lanzado desde hace más de una década, pero ésta tiene la ventaja de ser una apuesta que se desvía de los convencionalismos del género y resulta divertida. No es la neta del planeta, pues en el pecado lleva la penitencia, pero sí es una opción para pasarla bien, sobre todo para los fans del personaje y los cómics.

Notas Relacionadas