"Aquaman", un chapuzón de lo mismo

  • "Aquaman", un chapuzón de lo mismo

    Foto: Internet

La pregunta con las películas como "Aquaman" es ¿qué tanto podrá resistir la liga de los filmes de super héroes? Tanto Marvel como DC Comics están estirando la cuerda y en algún momento se puede reventar.

Y es que, desde que Hollywood descubrió el "boom" económico que representan este tipo de cintas, cada año nos vacunan  con al menos dos de ellas, pues no conformes con aventarnos "churros" colectivos de super héroes, desde hace algunos años les ha dado por arrojarnos películas individuales, casi, de cada héroe que aparece en sus llamados universos; sean éstas para hablarnos del origen del personaje en cuestión o para "explicar" el por qué de su participación en cierta trama, pero todo ello con el objetivo principal y sólo ese, de echarse a la bolsa unos cuantos milloncitos de dólares.

Por supuesto que no todas estas películas resultan ser bodrios; existen excepciones -quitando por supuesto la trilogía de Batman, de Christopher Nolan que esa se cuece aparte-  como "La Mujer Maravilla", "Ant-Man", incluso el "Hulk: el hombre increíble", de Louis Leterrier, y si somos benévolos, podríamos mencionar las primeras cintas de Iron man y Capitán América.

 

También te puede interesar: Acusan a Shakira de evadir impuestos en España

 

En el caso de "Aquaman" un personaje que llamó la atención en la cinta "La liga de la justicia", también se le hizo su película de origen con un resultado que, en nuestra opinión, fue un chapuzón de lo mismo: mucha acción, efectos visuales para llenar los 7 mares, una relación amorosa y un champurrado de mitos para explicar, casi a la fuerza, el origen de este personaje.

Al final de cuentas, lo que hacen los cómics y posteriormente las películas basadas en ellos, es recrear y perpetuar los mitos ancestrales y eso en sí no estaría mal, pero, la manera en que la misma industria, del cómic y del cine estadounidense, es explotar las mitologías al máximo no importándoles si las revuelven, las alteran o las manipulan para decirlo con todas sus letras a su antojo y conveniencia.

Es lo que pasa con "Aquaman", ya que se se utilizan la narrativa de la mitología griega donde se cuanta la historia de un héroe hijo de mortal y dios combinada con la leyenda del Rey Aturo y "Excalibur", y principalmente con el mito de la ciudad perdida de la Atlántida.

Insistimos, esto no sería tan grabe; se podrían pasar por alto estas "licencias", pero lo que no se perdona es que la forma en cómo son manejados estos recursos dentro de la narrativa del filme.

"Aquaman" tiene muchas incosistencias y contradicciones como esa que tiene que ver con su origen mítico en donde se da a entender que sus poderes le vienen por una madre semidiosa, porque nunca se aclara si los habitantes de la "desaparecida" Atlántida son dioses o qué carajos son.

De la misma forma, se habla de que esta civilización "milenaria" ha querido, por voluntad propia, permanecer oculta a los ojos de los humanos, pero que ya es tiempo de salir a la luz, y no porque las personas de la tierra estén contaminando su hábitat, los mares (que se infiere de cierta manera), sino por la ambición del medio hermano de Aquaman quien detenta el poder de Atlántida, por lo que el héroe de mar y tierra tiene que retarlo para destronarlo y evitar una guerra entre humanos y.... no sé cómo llamarlos: hombres-pez, semidioses, habitantes de los mares con poderes; ni idea.

Así, en esta revoltura de universos de super héroes, de Marvel y DC Comics, La Atlántida vendría siendo lo que Wakanda fue para Marvel, aunque en el caso de "Aquaman" no queda muy claro la función de la ciudad submarina.

Esto es sólo un ejemplo de lo que la cinta de DC nos ofrece, claramente subestimando el gusto de muchas personas por las películas de super héroes; se nota que no se esforzaron en un argumento y un guión que dignificara su propuesta; se fueron por la salida fácil de rellenar una historia mítica con efectos visuales, colorido, acción y aventura a la "Indiana Jones".

Lo que puede rescatarse de esa red agujerada que los productores lanzaron al mar es la actuación de Jason Momoa como Aquaman, quien se nota relajado y dispuesto a cooperar con la historia, la cual no le favorece. El discurso ambientalista también es algo que se puede rescatar, aunque sólo lo hayan tocado de pasadita.

En fin. "Aquaman" resultó ser una película origen que, si no se es fan de hueso colorado de este tipo de cintas y personajes, se va por la borda. La mala noticia es que seguirán haciendo estas películas por un rato más hasta que la liga de reviente.
 

Notas Relacionadas