Se realizó Conversatorio sobre Cine y Educación

  • Se realizó Conversatorio sobre Cine y Educación

    Foto: Luis Enrique Flores Aguilar

Como parte del seguimiento a las mesas de trabajo que la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) ha venido realizando con la finalidad de analizar y proponer acciones para crecer y enriquecer la vasta cultura y experiencia mexicana en todos los campos de la cinematografía y el audiovisual, se realizó el Conversatorio sobre Cine y Educación.

Organizado por la Academia y la Embajada de Francia en México, el encuentro reunió a tres expertos en la materia: Brigitte Sztulcman, Coordinadora del dispositivo "Escuela y Cine" en Francia; Ludovic Bonleux, cineasta documentalista; y Gabriel Rodriguez, profesor de Sociología del Cine en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, además de ser promotor cultural.

Durante la charla, que se llevó a cabo en la Cineteca Nacional, se habló de la importancia de incorporar la cinematografía en la formación escolar y promoverla como herramienta pedagógica para generar un bagaje cultural en los niños y jóvenes. 

 

También te puede Interesar: Sylvester Stallone se despide de “Rocky Balboa”

 

En entrevista para México Nueva Era, Gabriel Rodriguez resaltó la importancia del cine como un medio de comunicación que está ligado a las artes, a las expresiones narrativas, plásticas que nos permite acceder a muchas experiencias, conocimientos y épocas que, de otra manera, sería imposible conocer.

"Es una ventana al conocimiento, donde lo importante del cine es que nos abre mundos y nos lleva a otros tiempos y eso, para la educación, es una gran herramienta para transmitir y alentar el conocimiento", aseguró.

Señaló que el cine es una herramienta que sistemáticamente se le ha dejado solamente en el campo del entretenimiento y no se le ha visto como un generador de conocimiento.

"Ha habido una miopía histórica en ese aspecto, llevamos 60 años que la UNESCO y las instancias internacionales recomiendan que se incorpore al cine dentro de la educación, y lo que estamos viendo hoy es que se tiene que hacer sí o sí, pues así como todos tenemos principios de literatura, porque aprendimos español, pues todos tendríamos que saber un poco de la historia del cine, dado que en toda nuestra vida estamos relacionados con las imágenes en movimiento", aseveró.

El académico puntualizó que uno de los aspectos positivos de tener una cultura cinematográfica es, precisamente, que contribuye a los procesos de sociabilización de los niños, pues les da herramientas para poder integrarse, analizar, expresarse, debatir, y criticar su entorno, apropiándose de un medio que es de todos y para todos.

"El cine nació popular, el cine nació público, nació para que se vea en un colectivo y eso también nos da una cultura universal; nosotros podemos ir a la India, podemos ir a China y podemos hablar de las mismas historias del cine; o sea, nos da una historia común. Entonces hay un patrimonio que  no lo estamos valorando".

Además de la apatía institucional para fomentar el buen cine, éste enfrenta los retos de la era digital, en donde más que confrontar las visiones del cine tradicional, el que se mira en las salas cinematográficas y el que se ve en los dispositivos tecnológicos, de lo que se trata es de encauzar ambas visiones, aprovecharse y nutrirse una de la otra, de acuerdo con Gabriel Rodriguez.

"Estamos en un momento en donde falta juntar varios elementos, unos son el lado tecnológico: dotar de infraestructura, pero del otro lado significa qué hacemos con esa infraestructura y cómo aprovechamos todas esas instituciones que tienen una representación virtual, osea, que podemos encontrarlas en internet, pero cómo las aprovechamos. Ahí estamos viendo otro desafío que es cómo construimos herramientas para que la educación pueda utilizar otras formas que durante mucho tiempo se pensaron que era para divertir y no para transmitir", apuntó.

Durante el conversatorio se detalló parte de la iniciativa "Educación al cine", un programa de iniciación artística que ofrece a niños y jóvenes un primer acercamiento a las artes a través del cine, cuyo reto es fomentar que los alumnos obtengan desde temprana edad una cultura artística y cinematográfica.

El programa está dirigido a alumnos de educación básicas, desde el preescolar hasta secundaria, así como a alumnos de bachillerato, los cuales, se dijo, pueden desarrollar competencias y cualidades como la sensibilidad, la creatividad y el sentido de identidad, aspectos necesarios para el fortalecimiento del tejido social.

El proyecto tiene cuatro ejes para su implementación: la selección de películas, la cual corre a cargo de especialistas y los docentes involucrados; la capacitación de los profesores participantes en el programa, la cual es impartida por profesionales de la pedagogía cultural y la educación artística, cuyos materiales son traídos desde Francia; el trabajo en clase con los alumnos, antes y después de la función, abordando diferentes aspectos del filme que tengan que ver con sus programas de estudio; y las proyecciones, donde se contemplan 3 por cada ciclo escolar y, de ser posible, se realicen en alguna sala cinematográfica para que la experiencia sea completa.

En este sentido, Brigitte Sztulcman contó lo exitoso que ha resultado este programa en Francia y en algunas escuelas privadas de México y señaló que no se trata de introducir una materia de cine en las escuelas, ni de formar profesionales de la industria, sino brindarle herramientas a los pequeños para su formación humana a través de la sensibilización y las emociones que dan las películas, para ello, la curaduría debe ser acorde a las necesidades sociales, pensando en contrarrestar a la avasallante industria hollywoodense cuya visión del cine va más por el lado del entretenimiento que deja ganancia y no del desarrollo humano a través del arte.

Por lo pronto, esta iniciativa está en la mesa para que el nuevo gobierno que entrará en funciones a partir del 1 de diciembre lo tome en cuenta y pueda implementarse dentro del sistema educativo nacional, pues, como se señaló en el conversatorio, en la llamada "Reforma Educativa", el cine es el gran ausente.

 

Notas Relacionadas