"Los Increíbles 2", el poder del que es distinto

  • "Los Increíbles 2", el poder del que es distinto

    Foto: Internet

Después de haber obtenido el Premio Oscar al mejor largometraje de animación con "Coco", Pixar y su distribuidora Disney, regresan con "Los Increibles 2", la familia Parr que con grandes poderes,  hace 14 años, sorprendió con una propuesta en el género que ahora vemos hasta en la sopa, el de super héroes.

Y sí algo hay que agradecerle a Pixar es que además de preocuparse por la excelencia visual en cada una de sus propuestas, lo mismo hace con el contenido temático, en el que, trátese de la fábula que se trate, siempre busca tener un guión sólido y un discurso que los distinga; a veces lo logra y a veces no.

En este caso se trata de una secuela donde, desde la primera parte (2004), permeaba el discurso de unidad familiar con unos integrantes, sí con poderes, pero cada uno con una personalidad definida, el cual vuelve a retomarse en está entrega con un leve giro en los roles familiares que en lugar de confundirnos, le da solidez al temperamento de los miembros de la peculiar familia.

 

También te puede interesar: "Malevolance", una obra que aborda el tema de los desplazamientos forzados

 

El asunto es el mismo: un villano conocido y uno por conocer que pondrán a prueba las capacidades de estos super héroes, tanto de manera individual como en lo colectivo. Se retoma la subtrama del peligro de los "mutantes" para la población civil, al estilo "X-Men", y que también "Avengers" utiliza, y que en este caso se trata de lo perjudicial que resultan las "hazañas" de los super héroes en detrimento de las urbes que se ven afectadas por los actos "heróicos".

Esto ya se manejaba en la primera parte, pero en esta segunda se consolida con la prohibición de cualquier tipo de intervención de los super héroes so pena de cárcel. Y esto será el punto nodal de la película que más que hablar de recomponer la imagen de estos personajes poderosos, se cuela, se ve que con toda la intención, un discurso pro migrante, si tomamos en cuenta que las leyes actuales en los Estados Unidos se han endurecido con los distintos, con los que consideran un peligro para la población en general, y que las autoridades no reparan en separar a hijos de sus padres.

Como respuesta a esta situación, a la par se nos muestra la importancia de los super héroes para la sociedad, y si nos ponemos gentiles, pues esto funciona como metáfora de lo indispensable que resulta para los Estados Unidos, el papel de los migrantes como agentes del progreso de esa nación.

Entonces, la propuesta camina en dos vertientes: por un lado, criticar las políticas y las posturas migratorias de los sectores conservadores y por el otro, hablar de la importancia de la familia como un modelo plural y progresista de la sociedad.

En este sentido, y podríamos considerarlo como un tercer aspecto del discurso, es que ese modelo familiar que propone la cinta es uno donde los roles tradicionales del padre y madre se invierten, en donde ella tiene que asumir la cabeza de la familia en el sentido de proveedora y él se hace cargo del cuidado de los hijos, un rol que por increíble que parezca, no había asumido Mr. Increible.

Y más allá de las peripecias que esto conlleva, el guión enfatiza en la necesidad que tanto papá como mamá compartan, repartan y se apoyen en las actividades familiares y laborales, en otras palabras, está bien visto que el hombre se quede en casa, mientras que la mujer salga a trabajar, tratando de encontrar el equilibrio en la realización personal de cada uno, pues, en este caso, es Mr. Increíble, cuyo narcisismo le hace difícil el cambio en los roles familiares, quien termina por ceder en beneficio de todos.

Esto en cuanto al fondo del asunto, pero la forma también tiene su acierto al presentarnos una película, si no original y sorpresiva como su antecesora, sí es una propuesta con la acción necesaria, visualmente cumplidora con los estándares de Pixar, pero con un tono que evoca a las grandes películas de espías (tanto cómicas como dramáticas) con un par de secuencias muy dignas y una banda sonora con mucho jazz que nos ubica en los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado.

Además la película tiene su buena dosis de humor con el bebé de la familia Parr, Jack-Jack, quien, con sorpresa, en su inocencia es quien saca la mayoría de las risas del público.

En conclusión, "Los Indestructibles 2" es una animación efectiva para el tipo de propuesta que ofrecen los estudios Pixar. Insistimos en lo que ya hemos dicho al respecto,que, a nuestro gusto, hay otras películas de animación que están por encima de muchas de la compañía creadora de "Toy story", pero en comparación con otro tipo de animaciones hollywoodenses, esta vale la pena echarle una mirada.

Notas Relacionadas