Un final feliz , una mirada fría sobre las clases altas

  • Un final feliz , una mirada fría sobre las clases altas

    Foto: Internet

Un final feliz es el decimosegundo largometraje dirigido por el aclamado director austriaco Michael Haneke, una obra que reúne las obsesiones temáticas y estilísticas del cineasta. La trama ofrece una mirada fría sobre las clases altas y su defensa a las apariencias y a los vínculos falsamente afectivos de una familia inmersa en conflictos e hipocresía.
 
La cinta del también Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2013 compitió en el Festival de Cannes por la máxima estatuilla, la Palma de Oro. Un final feliz llega a la Ciudad de México como parte de la 64 Muestra Internacional de Cine y se exhibirá en la Cineteca Nacional del 4 al 9 de abril en la Sala 1 Jorge Stahl.
 
D y G: Michael Haneke. F en C: Christian Berger. M: piezas de Hille Perl, Vladimir Cosma, Guillaume Grand y Laurent Lamarca. E: Monika Willi. Con: Isabelle Huppert (Anne), Jean-Louis Trintignant (Georges), Mathieu Kassovitz (Thomas), Fantine Harduin (Ève), Franz Rogowski (Pierre), Toby Jones (Lawrence), Laura Verlinden (Anaïs). CP: Les Films du Losange, X Filme Creative Pool, Wega Film. Prod: Margaret Ménégoz, Stefan Arndt, Veit Heiduscka y Michael Katz. Dist: Caníbal.   

 

También te puede interesar: Celebra el Día del Niño con el “grillito cantor”


 
En Calais, al lado de los campamentos de refugiados, se asientan los Laurent, una acaudalada familia con varios problemas: el patriarca Georges piensa quitarse la vida; su hija Anne lidia con su vástago inútil y con el negocio familiar; y Thomas, el hermano de Anne, mantiene un romance extramarital mientras se hace cargo de su primogénita, producto de su primer matrimonio. En su más reciente película, Michael Haneke diseña una áspera disección de una familia burguesa europea, a partir de una naturalista puesta en escena que enfatiza en los espacios vacíos, las miradas y los pactos tácitos entre los personajes para reflexionar sobre la hipocresía, la doble moral y la crueldad.

Notas Relacionadas

Rusia 2018