"Titanes del Pacífico 2: La insurrección", robot se escribe con T de Del Toro

  • "Titanes del Pacífico 2: La insurrección", robot se escribe con T de Del Toro

    Foto: Internet 

Poco hay que decir de "Titanes del Pacífico 2: La insurrección", salvo que Guiilermo del Toro ya no dirige esta secuela de los robots gigantes, conocidos como "Jaegers" que luchan contra "Kaijus", monstruos enormes venidos de otro mundo a través de una abertura abismal en el Océano Pacífico, por lo que solo aparece en lo créditos como productor.

Si en el 2013 Del Toro nos había, hasta cierto punto, sorprendido con sus monstruos colosales que eran combatidos por robots, conocidos también como "mecha" (pilotados por humanos), trayéndolos a la pantalla grande en acción viva y no animada como tradicionalmente los conocíamos ("Mazinger Z" y "Evangelion", por ejemplo), en esta continuación, ahora dirigida por el debutante en cine Steven S. DeKnight, no hay mucho qué aportar ni en la forma, ni en el contenido.

Esto se debe (disculpen el lugar común) a que la mayoría de las secuelas, principalmente las de Hollywood, responden a un interés meramente económico cuando el filme precedente tuvo una buena taquilla, local e internacional.

 

También te puede interesar: Phohibidas las selfies en el Festival de Cannes

 

Y aunque a "Titanes del Pacífico" le fue mejor en Asia que en la misma América, y a pesar de que artísticamente el propio Guillermo del Toro había manifestado su interés por una segunda parte de su filme más costoso, argumentando que muchas posibles historias se habían quedado en el tintero, la verdad es que no fue ni lo uno, ni lo otro; no se siente la imaginación del director jaliciense.

Como decíamos, el director mexicano que en estos momentos se encuentra en los cuernos de la luna por su premio Oscar, no fue el encargado de realizar la segunda parte de lo Titanes, y eso se nota, y tampoco se ve que alguna de esas historias que podrían haber sido semilleros para la continuación de la saga, cómo él lo dijo, haya sido de las imaginadas por el director de "La forma del agua".

Resulta que para darle sustento a una historia que había terminado con suma contundencia (el abismo-portal por donde entraban los Kaijus se cerró), se piensa en el argumento de que una mente malévola de nuestro mundo hará todo lo posible porque estas bestias regresen a la Tierra para destruirla definitivamente. Esto nos recuerda al Doctor Hell de "Mazinger Z".

Pero, para eso, un grupo de pilotos valerosos, entre los que está el hijo del mariscal Stacker Pentecost (Idris Elba), Jake Pentecost (John Boyega), quien reniega del programa "Jaeger", a pesar de que lo lleva en su sangre, salvará el día más con enjundia que con estrategia, sobretodo porque los "Jaegers" están a punto de la extinción por un nuevo programa de drones.

Entonces lo que vemos es un largo capítulo de la ya mencionada serie "Mazinger Z", donde por supuesto el Monte Fuji es protagonista y el humor adolescente se deja ver en los jóvenes pilotos que le tienen que entrar al ruedo para vencer la amenaza de la  Tierra. De echo, hacia el final, un simpático robot, muy parecido al conocido como "Boss" pone su granito de arena durante el combate.

Eso sí, en la última parte del filme lo que vemos es combate del bueno; una pelea gigantesca en medio del moderno Japón que, a todas luces, les queda pequeño como arena de lucha para "Kaijus" y "Jaegers", por lo que la destrucción de la ciudad está garantizada para aquellos a quienes les gusta el desastre urbano.

Podría decirse con ironía que la cinta de Steven S. DeKnight es luminosa, porque los combates principales se dan a la luz del día y los nuevos robots y los uniformes de los pilotos son más coloridos, en contraste con la oscuridad de la película de Guillermo del Toro y no solo de forma.

Esto tiene como consecuencia que "Titanes del Pacífico 2: La insurrección" sea más amable y se oriente a un público juvenil, el cual podrá ver que los sueños de ser alguien en la vida son posibles, y esto en sí, no es malo, pero afecta a la película en cuanto a credibilidad.

En este sentido, otra cosa que le quita sustento a la trama es la ausencia de la autoridad, que en otro momento se agradecería, pero que en esta ocasión provocó que la historia se sintiera acéfala porque las decisiones importantes que afectan a toda la humanidad solo son tomadas por las corporaciones encargadas de crear el nuevo programa que sustituirá a los "Jaegers", por un lado, y de aquella que tiene la estafeta y el control de estos "mechas", por el otro. Ninguna coalición mundial tiene voz o voto, como si ya no lo necesitáramos, y quizás, más que un fallo, sea un buen augurio, pero para el caso no funcionó así.

Por eso, "Titanes del Pacífico 2: La insurrección", quedará como un intento de superar a su antecesora, pero como en la mayoría de los casos se queda en la simple tentativa. 

Y si lo que se busca es solo un entretenimiento de Domingo de Pascua o vacaciones de Semana Santa, esta puede ser una opción. Así que no hay que generar expectativas.

 

Notas Relacionadas

Rusia 2018