Especiales

"Marcianos vs mexicanos", una animación más para el olvido

  • "Marcianos vs mexicanos", una animación más para el olvido

    Foto: Internet

Si bien el cine mexicano lleva ya algunos años produciendo películas con cierta regularidad, aunque la mayoría de ellas en el género de la comedia, los largometrajes de animación siguen siendo el déficit de nuestra cinematografía; no es el caso de los cortometrajes animados que, esos sí, se producen en buena cantidad y muchos de ellos con gran acierto formal y temático.

Así que, de los poquísimos largos de animación que se realizan en México, la gran mayoría podrían calificarse  como películas de medianas a malas, tanto de fondo como de forma. Sabemos lo difícil  y costoso que resulta levantar un proyecto de este tipo, por eso nos cuesta trabajo entender cuando una cinta animada llega a la cartelera, esta resulte un producto cultural de véase y olvídese; ejemplos sobran. 

De nueva cuenta, llega a nuestras pantallas una animación de la mano de los hermanos Gabriel  y Rodolfo Riva Palacio Alatriste, los creadores de los "Huevocartoon", intitulada: "Marcianos vs mexicanos".

 

También te puede interesar: Presentan película inédita de Carlos Carrera

 

El título prometía, como para pitorrearse de esas películas donde los hombrecillos verdes hacen de las suyas con los pobres terrícolas que no saben ni dónde esconder la cabeza, pero... nada, de nada. 

Resulta que la trama de esta cinta se pierde en la inmensidad de un universo de chistes de todos los colores y sabores, desde el bobo, hasta el más vulgar: chistes de pedos, de mexicanos, de gringos, machistas, de doble sentido, de pedos, otra vez, ad nauseam.

El argumento es sencillo: por una imprudencia azarosa, se descubre que hay vida en Marte y como buenos salvajes que somos los humanos, provocamos una guerra intergaláctica, sin saber que los habitantes del planeta rojo son más "chipocludos" que los de la Tierra, por lo que un contraataque global pone a los humanos en una especie de estado de hibernación, excepto a un país que salió inmune a las armas marcianas... sí, adivinaron: México es el único país que no puede ser sujeto al dominio alienígena. El por qué, preferimos evitar el spoiler.

El chiste es que las autoridades gringas que lograron salvarse del ataque, piden la ayuda de una familia mexicana que fue la que logró descubrir cómo contrarrestar las armas marcianas, por lo que, al estilo "Armaguedon", son entrenados por la NASA para ir a Marte a combatir a los extraterrestres.

Hasta ahí, uno podría pensar que el absurdo sería el camino para conducir una película así, con toques de sátira para darle fuerza, pero no. Los creadores decidieron seguir en su zona de confort con el estilo creado por ellos con los personajes huevones, por aquello de los "Huevocartoon", aplicado en sus tres películas y sus animaciones.

Así que los estereotipos y lugares comunes que vemos en esas películas y en las creaciones de "Huevocartoon", los vemos aquí también, pero ya no con esas formas ovaladas, sino humanoides.

Así que, en lugar de huevos que hablan y se comportan de acuerdo a ciertos clichés, lo que vemos en "Marcianos vs mexicanos" son personas que destilan "barrio" hasta por los sobacos. Y no porque esto sea malo, sino porque se abusa en toda la película de la caricaturización de las clases pobres y sus supuestos estilos de vida y comportamiento.

Entre los estereotipos que vemos está el del "borrachín", la madre preocupona y sobreprotectora, el abuelo cábula, el "mirrey" que no tiene ni en qué caerse muerto mas que en sus propias "selfis"; también vemos a la chava "buenota" que no conoce los anticonceptivos y trae al mundo hijos de todos los sabores y colores, los cuales también entran en modelos ya establecidos como los niños desmadrosos o la niña nerd que es la "rara" de la familia (sí, se acordaron de Bibi, de la "Familia Peluche"), etc.

Pero los estereotipos no son un problema si se les sabe utilizar de manera correcta, como crítica pueden funcionar de maravilla, pero aquí no fue el caso.

Las referencias también son otro asunto porque algunas de ellas están obsoletas para los tiempos que vivimos y solo funcionan como nostalgia para quienes las logran entender. Otras se refieren a películas que bien identificamos como "Día de la Independencia". 

Aunque también cabe reconocer que algunas de ellas funcionan muy bien, sobre todo la del presidente estadounidense Donald Trump. De vez en cuando, pero de manera tibia, se hace crítica acerca de la corrupción y otros males que nos aquejan como sociedad.

Otra cosa que está de más son las intervenciones del youtuber "Galatzia" y del conductor  Jaime Maussan, quienes en un intento de romper la cuarta pared dan más pena que gusto. No había necesidad de insertarlos en una película así, pero, como había que llenar el espacio, tuvieron su momento de fama. 

Bueno, todo esto se pone en escena para sustentar una película que no iba más allá de la media hora para resolver su asunto. Pero como se quiso alargar la cosa (y no es albur), insistimos, se excede en chistes, lugares comunes y estereotipos para hacer que la trama tuviera la duración de un largometraje (87 minutos).

En conclusión, "Marcianos vs mexicanos", es una película animada que abusa de los "gags" y clichés de lo que es cierto tipo de mexicanos, y desaprovecha la oportunidad de hacer una verdadera sátira de la sociedad mexicana. es como si estuviéramos viendo un programa de televisión de sketches, tipo "La hora pico". Sirva solo como divertimento momentáneo. 

 

Notas Relacionadas