Especiales

"Abril y el mundo extraordinario", una reflexión por el medio ambiente

  • "Abril y el mundo extraordinario", una reflexión por el medio ambiente

    Foto: Internet

Comienzan las vacaciones de verano y una opción para que niños y adolescentes nos se aburran en casa (pensamos con optimismo) es que vayan al cine, hecho que no pasa desapercibido en Hollywood por lo que en estas fechas sueltan toda su artillería de películas de super hérores, robots que hablan y se transforman en autos, y animaciones chabacanas e insulsas que tratan a los niños como lerdos.

Precisamente, queremos recomendarles una cinta animada que no tiene nada que ver con el estilo hollywoodense y, por el contrario, trata una temática de relevancia para los tiempos en que vivimos.

Hablamos de la película francesa "Abril y el mundo extraordinario", dirigida por Christian Desmares y Franck Ekinci, que esta semana se presenta en la Cineteca Nacional, en el marco del 37 Foro Internacional y que, a grandes rasgos, nos cuenta las aventuras de Abril, una joven científica cuyos padres desaparecieron años atrás y que busca respuestas sobre su paradero, siguiendo su legado al restituir una fórmula que podría salvar muchas vidas.

 

También te puede interesar: "La 4a compañía" llegará a las salas de cines comerciales

 

De entrada esto no suena tan atractivo, pero el encanto del filme está en su hechura y en el género en el cual se enmarca: el "Steampunk", que aunque ya no es novedoso en películas de animación -recordemos el "El increíble castillo vagabundo", de los estudios Ghibli-, en este caso es llevado al extremo de la ucronía con un discurso totalmente ambientalista y unos toques de fantasía y ciencia ficción.

Inspirada en el universo gráfico del historietista francés Jacques Tardi, "Abril y el mundo extraordinario", de entrada, hace el planteamiento de qué habría pasado si los grandes cambios tecnológicos, tras la revolución industrial, donde el carbón y el vapor eran los motores del impulso del progreso, no se hubieran dado, por alguna extraña circunstancia como, por ejemplo, que los brillantes científicos desaparecieran, dejando a la humanidad sin los conocimientos para descubrir nuevas formas de energía como uso del petróleo y la electricidad.

Esto dejaría al ser humano con la única opción conocida hasta entonces: el carbón, como ya lo habíamos dicho, y las fatales consecuencias para el planeta con la sobre explotación de los recursos naturales como la tala inmoderada de árboles, al grado de que solamente queden unos cuantos de estos. 

Visualmente, tenemos entonces una atmósfera gris, en la que casi, casi, sentimos respirar hollín como los personajes y en medio de todo ese paraje yermo las fábricas y los transportes movidos por cables, engranes y vapor, una luz de esperanza se cierne sobre la humanidad, siempre y cuando esta la  pueda hacer suya y sepa darle un buen uso, nos referimos a la energía eléctrica.

Entonces, resulta interesante ver cómo podría ser nuestro mundo si nos estancáramos en una sola fuente de energía para mover nuestras agitadas vidas; la película nos habla del vapor y la forma de generarlo, pero basta con aplicar el sentido común para entender lo que, en verdad, podría pasarnos si continuamos teniendo como base de nuestra energía a los combustibles fósiles. Es un llamado para que con urgencia busquemos alternativas más limpias.

La película tiene una subtrama fantástica y algo inverosímil que la dota de acción y un poco de humor, quizás para atraer más público, pero a nuestro gusto no era necesario fabricar un antagonismo como el que tiene que enfrentar Abril.

A pesar de eso, el discurso por un planeta verde logra diseminarse por toda la película, lo que hace que nos olvidemos un poco de esos singulares villanos que, siendo imaginativos, podríamos ponerles un traje de políticos corruptos y sería lo mismo.

"Abril y el mundo extraordinario" es una película que sí merece ser vista por chicos y grandes. Es mucho mejor opción que ir a ver una rebuscada e insufrible basura como "Transformers: El último caballero". 
No lo olvide, estará del 26 al 31 de julio en la Cineteca Nacional con funciones subtituladas y dobladas, y luego en una breve corrida comercial por las principales cadenas de cine.
 

Notas Relacionadas