En México existen ocho mil 948 empresas fantasmas

  • En México existen ocho mil 948 empresas fantasmas

    Foto: Internet

La diputada Adriana Lozano Rodríguez (PES) organizó el foro “En defensa de las MIPYMES”, cuyo objetivo es combatir y prevenir la facturación falsa. “En México se han detectado ocho mil 948 empresas fantasmas que, mediante ese mecanismo, han evadido 2.04 billones de pesos”, informó en el evento el subprocurador de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), Jesús Antonio Rodríguez Millán.

En el evento, la legisladora, secretaria de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, afirmó que el problema de empresas fantasma –que facturan falsamente operaciones para eludir o evadir impuestos— es grave, por lo que se debe determinar cómo resolverlo, sin perjudicar a micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), que sí son eficientes, eficaces y generan más del 70 por ciento de los empleos en el país.

Manifestó que hay medidas que pueden tomarse para evitar operaciones simuladas, combatir la corrupción y fortalecer la transparencia en el uso de recursos públicos, “porque no se vale el desperdicio ni el despilfarro, pero tampoco la trampa, la elusión y la evasión fiscal”.

 

También te puede interesar: Ventas por El Buen Fin 2018 serán superiores a 100 mmdp

 

Dijo que el foro será un espacio para la reflexión, la discusión y la preparación de leyes que permitan al gobierno cumplir mejor sus tareas y beneficiar a la población. Nos parece muy importante escucharlos y hacer sentir su opinión en el proceso legislativo que está en marcha.

Reconoció que hay disposición para pagar impuestos, si el trámite fuera rápido y sencillo, pero éstos también deben ser justos, transparentes, fáciles de determinar y de acuerdo con las posibilidades, de cada uno. Añadió que “no debe ser una labor tan complicada que eleve los costos y dificulte la operación de las empresas”.

Apuntó que existen propuestas que elevan costos de operación, y hacen que las personas físicas y morales sean fiscalizadoras que reportan a Hacienda operaciones de terceros, funjan como retenedores y realicen una labor que debería hacer la autoridad. “Si desde el punto de partida la fiscalización es débil, la recaudación y la supervisión no pueden mejorar mucho. Eso es parte del problema que tenemos que enfrentar y asumir”, destacó.

Notas Relacionadas