Habría nuevo campeón en Rusia 2018, según la historia

  • Habría nuevo campeón en Rusia 2018, según la historia

    Foto: Internet

 

Desde que Italia se proclamó bicampeona del mundo en tiempos de Mussolini al ganar los campeonatos de 1934 y 1938, por azares del destino o capricho de la historia, cada 20 años en surge un nuevo campeón de los Mundiales. 

Por ello, si la tendencia no falla, el próximo 15 de julio Bélgica o Croacia podrían estar levantando la Copa del Mundo para el beneplácito de sus aficionados. 

Tras la suspensión de los mundiales debido a la segunda guerra Mundial, Brasil superó los fantasmas de la trágica derrota sufrida en 1950 denominada como el "Maracanazo" y alzó su primer campeonato del mundo de la mano del joven Pelé en la edición de Suecia 1958 venciendo a la anfitriona por marcador de cinco goles a dos. 

 

También te puede interesar: No cambiará horario de la final de Wimbledon por final del Mundial

 

Veinte años después, tocaría turno a otra selección sudamericana. Argentina jugó el mundial en casa en el año de 1978 y ante más de 71 mil hinchas con playeras albicelestes que abarrotaron el Estadio Monumental, derrotaron a la potente Holanda que aún ejecutaba la obra de arte sobre el césped llamada "Futbol total". 

El "Matador" Mario Kempes, se alzó como el héroe con dos goles para llevarse la victoria 3-1 en la final y llenar de gloria a los pamperos que alzaban el trofeo por primera ocasión. 

Dos décadas más tarde, el final del siglo XX se aproximaba y el último mundial del milenio se llevaría a cabo en Francia y de nueva cuenta la selección anfitriona terminaría festejando en su tierra. 

Los galos habían sido varias veces protagonistas de los campeonatos, sin embargo, se le había negado el triunfo incluso la primera vez que organizaron el Mundial en el lejano 1938. 

De la mano de Zinedine Zidane la nación tricolor vencía a la Brasil de Ronaldo, Rivaldo, Roberto Carlos y compañía. Defendieron la casa y escribían su nombre por primera vez junto a los inmortales. 

Ahora, en Rusia 2018, las probabilidades de que tengamos nuevo campeón del mundo son del 50 por ciento ya que de los cuatro semifinalistas, Bélgica y Croacia nunca han alzado la copa y ni siquiera han llegado a una final, siendo sus máximos logros el cuarto lugar en 1986 y el tercer puesto en 1998, respectivamente. 

Inglaterra, la nación donde nació el futbol, y Francia son las dos naciones que ya han salido campeonas y que querrán terminar con esta racha e impedir que se inscriban nuevos nombres en la lista de las potencias. 

Primero, Francia y Bélgica se enfrascarán en un duelo que promete ser emocionante por el potencial ofensivo de ambas selecciones, las cuales han sido las que mejor futbol han desplegado a lo largo del torneo. 

De igual manera, los dos planteles están plagado de estrellas que juegan en equipos europeos de primer nivel. Por el lado francés están encabezados por Antoine Griezmann, Paul Pogba y la joven sensación, Kylian Mbappé, mientras que, por el lado belga, Eden Hazard, Kevin de Bruyne y Romelu Lukaku buscan dar el paso que nunca antes ha dado su selección. 

En el segundo duelo de semifinales, Inglaterra quiere avanzar en busca de renovar la gloria de su futbol y tendrá que pasar encima de una sorpresiva Croacia que en cualquier momento puede ser peligrosa. 

Los ingleses son de las selecciones más jóvenes que viajaron a Rusia, están en pleno cambio generacional y han puesto sus esperanzas en la potencia goleadora de Harry Kane, la habilidad de Raheem Sterling y la seguridad de su portero Jordan Pickford

Del lado de los balcanicos, cuentan con dos de los mediocampistas de mayor calidad a nivel mundial quienes son el equilibrio del equipo, nos referimos a Ivan Rakitic del Barcelona y Luka Modric del Real Madrid, en donde este último bien podría ser considerado a ganar el balón de oro de este año. Además, cuentan con la capacidad goleadora del Mario Manduzkic. 

Las semifinales del Mundial (aunque parecen de Eurocopa) están listas. Ambos duelos lucen parejos en el papel pero ha llegado el momento de dejarlo todo en la cancha en busca de la gloria de ser el mejor el planeta durante los próximos cuatro años.  

Notas Relacionadas