Catastrófico debut de México en el Clásico Mundial de Béisbol

  • Catastrófico debut de México en el Clásico Mundial de Béisbol

    Foto: Internet

Muchas veces hemos escuchado que en el deporte no se puede dar nada por escrito, pero si hay uno en donde el drama se mantiene hasta el último momento, ese es el béisbol.

Con un cierre dramático y catastrófico para México, la novena tricolor inicio con el pie izquierdo su participación en el Clásico Mundial de Béisbol al quedar tendidos en el terreno a manos de Italia por pizarra de 10 carreras a nueve, en partido que abrió las acciones del grupo D en el estadio de los Charros de Jalisco.

Los europeos se han convertido en los verdugos, ya que en el último World Classic Baseball realizado en el 2013, Italia también se encargó de ponerle el pie a México en su debut, lo que a la postre condujo a los nacionales a la eliminación en primera ronda.      

 

 

También te puede interesar: Política migratoria de Trump impediría Mundial en EU

 

 

Desde el primer turno al bate la novena mexicana se fue al frente en el marcador con home run solitario de Esteban Quiroz por todo el jardín izquierdo, sin embargo, los italianos regresaron el favor y de igual manera en su primer turno con el tolete, un vuelacercas de John Andreoli, igualo la pizarra en un arranque que marcaría el resto del guion de esta película.

Tras un arranque incierto por parte de los dos pitchers abridores, Yovani Gallardo por México y Alex Maestri por Italia, ambos lanzadores lograron establecer sus serpentinas para la segunda entrada y mantuvieron a sus rivales sin carreras, aunque el gusto les duraría poco pues de la tercera a la quinta entrada se presentaría una fiesta de carreras de ambas escuadras.

En el tercer capítulo una carrera de Sebastián Valle le devolvería la ventaja a los tricolores, ventaja que se acrecentaría para el cuarto inning con cuadrangular solitario de Japhet Amador y posteriormente carrera de Efrén Navarro impulsado por Sebastián Elizalde, para poner el marcador momentáneo de 4-1.

En ese momento, la fiesta beisbolera parecía inclinarse para los locales pero los italianos no bajaron los brazos y volvieron a emparejar el partido con rally de 3 carreras en la parte baja de la cuarta entrada.

Al puro estilo de una pelea de box, el juego se volvió de toma y daca, pues la novena tricolor retomó la delantera con 3 carreras más y los europeos contestaron con una, para poner los cartones 7-5 en favor de México al cierre del quinto episodio.      

En el último tercio del partido, en la séptima entrada, conocida como la fatídica o la de las grandes emociones, México amplió la diferencia con par de carreras de Japhet Amador y Chris Roberson, una ventaja de 4 carreras que parecía definitiva tras lo solido que se había mostrado el relevo mexicano en la lomita con dos de sus mejores hombres, los ligamayoristas Joakim Soria y Sergio Romo.

Sin embargo, un partido de béisbol no se acaba hasta que cae el out 27, y dicen que los últimos tres son los más difíciles de conseguir.

Cuando todo parecía que Guadalajara festejaría con mariachi y tequila el debut triunfal de México en el Clásico Mundial de Béisbol, los fantasmas del pasado se hicieron presentes en el estadio de los Charros e Italia le sacó de la bolsa el partido

El equipo dirigido por Edgar González, envió al centro del diamante a su cerrador estelar, Roberto Osuna, quien brilla en la MLB con la franela de los Azulejos de Toronto y tiene el récord de ser el pitcher más joven de la historia en llegar a los 50 salvamentos en las Grandes Ligas.

Osuna, de ser el encargado de salvar el triunfo, se convirtió en el pitcher perdedor al no poder sacar ni un solo out en la parte baja de la novena y por el contrario recibió dos carreras para dejar la ventaja en sólo dos unidades.

Con la pizarra 9-7 aún a favor de los aztecas, el serpentinero zurdo, Oliver Pérez entró al relevo pero de igual manera no pudo completar la misión y le conectaron tres carreras con las que Italia ‘noqueo’ a México y poner el marcador final 10 carreras contra nueve.

De esta manera, México desaprovecho la oportunidad de dar un gran paso en su camino en el Clásico Mundial de Béisbol y por el contrario recibió un golpe anímico enorme que costará olvidar previo al siguiente encuentro.

La actividad del grupo D continúa con el duelo entre Puerto Rico y Venezuela, las dos escuadras favoritas para avanzar en el sector.

Ahora México tiene un camino cuesta arriba para no fracasar pues, si quieren continuar con vida, el cuadro nacional está obligado a ganar sus siguientes dos encuentros ante Puerto Rico y Venezuela, dos equipos plagados de estrellas de la MLB.        

Notas Relacionadas