Valle de Bravo, un intenso fin de semana

  • Valle de Bravo, un intenso fin de semana

    Foto: Internet

  • Valle de Bravo, un intenso fin de semana

    Foto: Internet

  • Valle de Bravo, un intenso fin de semana

    Foto: Internet

  • Valle de Bravo, un intenso fin de semana

    Foto: Internet

  • Valle de Bravo, un intenso fin de semana

    Foto: Internet

Si tu intención es lanzarte de fin de semana a la playa, pero aún no haz ahorrado lo suficiente y quieres darte un respiro, un par de días. La opción cercana a la Ciudad de México es el Pueblo Mágico de Valle de Bravo, en el estado de México, un lugar en el que te sentirás como pez en el agua por su bello lago donde el velerismo o el esquí son algunas de las alternativas para tu diversión.

Aquí, en nuestras recomendaciones turísticas de México Nueva Era, Periodismo Digital de Vanguardia, te diremos qué lugares de este pueblo pintoresco no puedes dejar pasar.

Te recomendamos llegar temprano para que disfrutes la mayoría de los atractivos que Valle de Bravo tiene para ti.

 

También te puede interesar: Vete de "pata de perro"… Arte Huichol en Paseo de la Reforma

 

Inicia tu recorrido en el Centro Histórico de este pueblo, cuyas edificaciones, la mayoría de teja, fueron construidas a partir del siglo XVI.

Al recorrer sus calles empedradas, te encontrarás templos, mercados, plazas y muchos restaurantes para consentir al paladar.

Visita el Centro Cultural Joaquín Arcadio Pagaza, la Plaza Independencia, los portales y la parroquia de San Francisco de Asis.

Sin duda, el principal atractivo de Valle de Bravo es su espectacular lago que se formó por el embalse de la Presa Miguel Alemán. Rodeado por montañas, el lago es el lugar perfecto para un paseo que puede ir desde lo más tranquilo y romántico hasta lo más extremo.

Puedes pasear en yate y disfrutar de una deliciosa comida o cena, pero también puedes aventarte y practicar  esquí, veleo, paseos en lancha o kayak, canotaje e incluso pesca deportiva.

Pero si de verdad eres superextremo, existe una novedosa atracción que puedes realizar en estas tranquilas aguas.

Se trata del "Flyboarding", en donde mediante una tabla de propulsión a chorro podrás elevarte unos 15 metros de altura. Aunque el precio es considerable, podrás vivir la experiencia de volar sobre el agua.

Y con la adrenalina a tope y las ganas de seguir volando, no dejes de visitar la reserva estatal Monte Alto, conocida también como la Torre del Guardabosque, en donde podrás practicar el vuelo en ala delta, parapente y tándem. La experiencia de volar sobre el lago y el majestuoso bosque es algo que difícilmente podrás olvidar.

Pero si lo tuyo no son las alturas, en esta reserva también podrás practicar ciclismo y la caminata en donde encontrarás a tu pasó cascadas y riachuelos que te conectarán con la naturaleza.

Ya, más relajado y con el ánimo de pueblear, te recomendamos visitar el mercado "El 100". Su nombre se debe a que este espacio busca a productores locales en un radio no mayor a 160 kilómetros, lo que es lo mismo que 100 millas. Se rige por cinco valores fundamentales: local, sano, justo, rico y limpio. Aquí encontrarás productos orgánicos como lácteos, hortalizas, frutas, entre otros.

Y ya que andas mercadeando, no puedes dejar de visitar el mercado de artesanías, en donde podrás encontrar artículos de la localidad y sus alrededores, así como las de estados vecinos como Guerrero, Jalisco y Michoacán, además de las del propio Estado de México. Las piezas que podrás encontrar van desde la alfarería, hasta la cestería. El límite siempre se encuentra en la imaginación de los artesanos.

Para relajar el espíritu después de toda la actividad previa, te recomendamos explorar la parte espiritual de Valle de Bravo. Te sorprenderá saber que esta no solo se limita a la religión católica.

Puedes visitar el templo de Santa María Ahuacatlán. Esta iglesia es popular porque en su interior se encuentra la imagen del Cristo Negro, uno de los más venerados por la gente de la localidad, ya que, dicen, es muy milagroso.

Otro de los lugares místicos de Valle de Bravo es el centro espiritual Carmel Maranathá, el cual fue construido por religiosos de la orden de los Carmelitas Descalzos. La arquitectura del lugar y sus espléndidos jardines te dejarán sin aliento.

Y si lo tuyo son las religiones orientales, no dejes de visitar la Gran Stupa para la Paz Mundial. Se trata de la primera Stupa budista en México y la más grande del occidente, cuenta con 36 metros de alto, simboliza la iluminación de Buda y, por lo tanto, pertenece al tipo ‘chian chiub chorten’.

Este monumento es a la vez un monumento funerario, una representación de un cuerpo muerto fusionado con un estado de iluminación y un lugar sagrado de peregrinaje.

Así que si te sientes muy bravo para un viaje de fin de semana, lánzate a Valle de Bravo, un pueblo mágico del Estado de México.

 

 

Notas Relacionadas