En la FILPM, el "Cácaro" le hizo la mala hora al filme silente "Tepeyac"

  • En la FILPM, el "Cácaro" le hizo la mala hora al filme silente "Tepeyac"

    Foto: Luis Enrique Flores Aguilar

Al más puro estilo clásico, el "Cácaro" se apareció en la trigésima novena edición de la Feria Internacional de Libro del Palacio de Minería durante la presentación del filme mexicano silente, "Tepeyac" (1917), para hacer de las suyas, primero con el audio donde escucharíamos la banda sonora creada especialmente para la película a cargo del músico José María Serralde, y, después con la imagen cuando el dispositivo reproductor se "reseteó" y ya no permitió ver esta joya del cine mexicano restaurada por el cineasta Albino Álvarez, Subdirector de Rescate y Restauración de la Filmoteca de la UNAM.

Precisamente, y más allá de las fallas técnicas ocurridas y que no hallamos podido disfrutar de la película, Albino Álvarez comentó para México Nueva Era la importancia de este filme que puede catalogarse como documento histórico. 

"Su importancia radica en que subsiste con el tiempo y que documenta un México de esa época que provee información de la ciudad, del comportamiento de los mexicanos, el mito religioso de la Virgen de Guadalupe, todas las creencias. Pone en pantalla por primera vez, todas esta historia  inspirada en un texto de Ignacio Manuel Altamirano. Después vendrán otras películas; hay como 106 que han abordado este tema religioso. Entonces su importancia es de orden histórico y estético por todo el esfuerzo que implicó hacer la película y ahí uno observa cómo hicieron los decorados, el comportamiento de los actores, etc.".

 

También te puede interesar: "Una probadita de México" llega a Moscú

 

El especialista señaló que esta es una de las pocas películas de ficción de la época del cine silente que se conserva, hasta donde se sabe, y que en la Filmoteca de la UNAM se cuenta con tres filmes de este periodo. "Toda esa es información que sirve desde el punto de vista histórico, también para un artista le sirve porque puede indagar y explorar en esta historia".

Álvarez explicó a groso modo el procedimiento de restauración de esta copia que cayó en manos de la filmoteca en los años 70 del siglo pasado, en donde se intervinieron 49, 110 fotogramas.

"Es un procedimiento de revisión primero en el taller, reparación física del material, luego va a proceso de laboratorio cinematográfico de limpieza en todos los equipos y luego todo el procedimiento que es mucho más complejo, muy detallado en toda la parte de tecnología digital, donde se escanéa el material; intervienen más los restauradores con sorftware y hardware hasta que se logra masterizar en digital".

La restauración de "Tepeyac" es un trabajo conjunto entre la Filmoteca de la UNAM y  la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) con el objeto de preservar la memoria fílmica de los materiales en resguardo que tiene la Filmoteca.

Dirigida por José Manuel Ramos, Carlos E. González y Fernando Sáyago, "Tepeyac" ha tenido estrenos ya restaurada ante el público en el Festival de Guadalajara, en el de Bolonia, Italia y en San Luis Potosí, y esperaba tener su estreno en el marco de esta Feria del Libro ya como un producto audiovisual en forma con la banda sonora integrada, lamentablemente no se pudo llevar a cabo.

Y vaya que la presentación había generado expectativas, pues desde media hora antes, la gente ya hacía la democrática fila para poder ingresar al salón donde se llevaría a cabo. 

Previo a la función, Albino Álvarez, acompañado por José María Serralde, Daniel Hidalgo, representante de la AMACC, y Carmen Carracar, Subdirectora de Difusión de la Filmoteca, contextualizaron este filme en donde se destaca la música de José María Serralde, quien dijo que ya había trabajado en una primera versión hace 17 años, pero que, ante la invitación para integrar la banda sonora al formato digital, realizó algunos cambios tomando en cuenta los tiempos actuales y una investigación musical e histórica más profunda.

El concepto, señaló Serralde, tiene que ver con un acercamiento a la época del cine silente en México en donde quienes tocaban durante las funciones eran jóvenes estudiantes de música que intentaban ganarse la vida. 

Por eso, dijo el también director del Ensamble de Cine Mudo, para la creación de esta banda sonora, hubo algo de improvisación al sentarse al piano e ir tocando conforme veía las imágenes, por supuesto teniendo una partitura base inspirada, principalmente, en el tema tradicional " xochipitzahuatl (flor menudita)", así como en música de la época en que fue producido este filme, los primeros años del siglo XX.

Por su parte, Daniel Higalgo, también músico, mencionó que para la Academia "ha sido muy importante el rescate de nuestro cine; llevamos cinco películas trabajando en conjunto: "La mujer del puerto", "El tren fantasma", "El puño de hierro", "La barraca" y esta, "Tepeyac"".

Resaltó la importancia de "La barraca", de Roberto Gavaldón porque fue la primera película en ganar el premio Ariel a mejor película, galardón que otorga la Academia.

Adelantó que la AMACC tiene entre sus proyectos el rescate de las partituras de las 150 películas nominadas en ese rubro a lo largo de la historia de la Academía, pero, al mismo tiempo, lamentó que la mayoría de los músicos vivos y muertos, no se hayan tomado la molestia de escribir la partitura correspondiente, principalmente los mexicanos. 

Como el "Cácaro" no solucionaba el problema, los presentadores del filme silente se mostraron muy apenados por lo sucedido, y lamentaron no poder mostrar la película restaurada, lo más que se pudo hacer fue escuchar fragmentos de las piezas musicales de José María Serralde, quien las iba poniendo en su computadora al mismo tiempo que iba describiendo las imágenes que ahora solo podían estar en la imaginación de los espectadores.

Sin que el milagro guadalupano se realizara, se dio por terminada la sesión, pero el público, comprensivo, se retiró con la promesa de que sería compensado en una nueva convocatoria para otra función.

 

Notas Relacionadas