"Pancho Villa es un santo, a lado de Donald Trump": Poniatowska

  • "Pancho Villa es un santo, a lado de Donald Trump": Poniatowska

    Foto:  Luis E. Flores | MNE

"Pancho Villa es un santo, a lado, por ejemplo, de Donald Trump, porque si ustedes leen lo que dijo Trump, una declaración de lo más estúpida, dijo: 'yo amo a las mujeres bonitas; me gustan las mujeres bonitas, apenas veo una mujer bonita y me le echo encima a besos y es muy fácil conquistar a una mujer, nada más les agarras el coño'".

Así declaró la escritora Elena Poniatowska, durante la presentación de su libro, "Las indómitas", en el marco de la XXXVIII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, en el sentido del machismo del llamado "Centauro del Norte", quien le sirvió para criticar la misoginia del presidente  estadounidense en la declaración citada por la autora y agregó:

 

También te puede interesar: Identifican primeras evidencias culturales fuera de África

 

"Fue sumamente grosero, machista, arrebatado y todo lo que tu puedas imaginar de rechazo a las mujeres, pero yo creo que las mujeres norteamericanas ahora han demostrado, nos han dado lecciones de valentía extraordinaria, porque si ha habido grandes manifestaciones en Estados Unidos en contra de Trump, han sido las manifestaciones de las mujeres norteamericanas".

"Las indómitas" es una serie de ensayos acerca de mujeres extraordinarias, por muchos olvidadas, que han sido parte de la construcción de este México convulso, como la soldadera de la revolución, Jesusa Palancares; las escritoras  Josefina Vicens, Rosario Castellanos y Nellie Campobello (quien se inició en las letras); o las activistas  Alaíde Foppa, Rosario Ibarra de Piedra y Marta Lamas, quien, por cierto acompañó a Elena Poniatowska en esta presentación.

"Yo siempre he dicho que si nosotras las mujeres nos decidiéramos a tomar Palacio Nacional podríamos imponer al candidato que quisiéramos, nada más es cosa de tomar esa decisión", dijo la también autora de "Hasta no verte Jesús Mío", seguida de una cariñosa ovación por parte de público que asistió al acto literario, gente que estaba entregada a su atora consentida.

De la mano de Marta Lamas, Elena Poniatowska, abrió la puerta de su memoria y sabiduría para ir desmenuzando una a una a las mujeres que desfilan por su libro. Con datos duros, sí, pero también con generosas anécdotas, como aquella de la revolucionaria, Jesusa Palancares,  a quien le costó mucho trabajo entrevistar, pues la soldadera no quería. Y en uno de esos encuentros, la mujer le pidió a la joven Elena que la ayudara a lavar ropa.

"Me puso a lavar overoles; ella no tenía lavadero, tenía una tablita acanalada y me costó mucho lavar. Entonces me dijo: 'usted es una catrina, usted no sabe hacer nada'", recordó la ganadora del Premio Cervantes 2013".

En este sentido, Elena Poniatowska dedicó un capítulo a las trabajadoras domésticas llamado, "Se solicita muchacha", que honra a su nana Magdalena Castillo, en donde hace un reconocimiento a todas estas mujeres anónimas que, algunas veces, llegan a formar parte de las familias que las contratan.

Con pena, dijo, "México es de los pocos países en el mundo que tienen a otro ser humano más o menos a su servicio; es un sistema que ya no existe en ninguna parte del mundo, en Europa no existe eso, en Estados Unidos no existe eso, el plomero gana más que cualquier pinche periodista".

Por eso, afirmó, la situación actual en los Estados Unidos, es crítica para los trabajadores migrantes, "porque decimos qué van a hacer,cómo lo van a hacer y cómo les vamos a pagar y ellos se quieren quedar donde les vaya mejor, y donde les va mejor no es en México, es en Estados Unidos".

Cuando Elena Poniatowska habló de la escritora Rosario Castellanos, considerada por Marta Lamas como una de las primeras feministas de México, lamentó las pocas oportunidades que han tenido las mujeres a lo largo de la historia.

"Las mujeres en México, hemos tenido mucho menor trato bueno que los hombres, muchas menores oportunidades que los hombres, mucho menor reconocimiento que los hombres; en general, las mujeres, sean capaces o no, siempre tienen las de perder". 

Un rayo de luz que se colaba por una de las ventanas del auditorio "La Capilla", donde se realizó la tertulia, iluminaba el rostro lechoso de la también periodista, como si el espíritu de la autora de "Balún Canán" estuviera presente:

"No sé si sea Rosario quien lo manda, diciendo cállate, cállate", dijo Poniatowska, al tiempo que los asistentes se reían y aplaudían el comentario.

Con un público entregado, Elena Poniatowska concluyó la presentación de "Las indómitas", recordando que el nombre de su libro es un homenaje a la lucha de la señora Rosario Ibarra de Piedra, al tiempo que afirmó que "no se necesita ser (una mujer) indómita para darse cuenta de que el gobierno mexicano les ha fallado a las mujeres, a los niños, al país entero, que nos ha puesto en una situación en la que Trump, nos puede faltar al respeto, nos puede maltratar, puede abusar de nosotros y puede deshacerse como lo está haciendo, de los migrantes... (como mujeres) nuestra tarea es cambiar a este gobierno".

 

Notas Relacionadas